El crimen del taxista que conmocionó a Málaga

Movilizó al sector en demanda de más seguridad

El crimen del taxista que conmocionó a Málaga
Archivo
José Manuel Alday
JOSÉ MANUEL ALDAY

El asesinato de un taxista conmocionó a la ciudad y movilizó al sector en demanda de más seguridad en febrero de 2001. El cuerpo de Juan C. C., de 46 años, casado y con hijos, apareció muerto en el interior de su vehículo en la calle Brújula del sector de Martínez de la Rosa el 15 de febrero de ese año. El taxista, que esa semana trabajaba en el aeropuerto de Málaga, presentaba heridas de arma blanca en el cuello y costado.

La esposa del taxista, alarmada al no haber regresado su marido a su casa tras estar de servicio durante la noche, alertó a sus compañeros, quienes localizaron horas después al taxi y a su conductor muerto en su interior tras una labor de búsqueda por toda la ciudad en la que participaron todos los taxistas que ese día estaban de servicio en la capital. Su cuerpo fue hallado entre los asientos delanteros y traseros del taxi, que se encontraba cerrado con llave y estacionado encima de la acera.

El taxista asesinado llevaba poco tiempo en la profesión, oficio en el que trabaja también su hermano, ambos naturales de Casabermeja. Compañeros de profesión del taxista asesinado acudieron a la calle Brújula al conocer por la emisora de radio lo ocurrido. Allí expresaron su indignación por lo sucedido y arroparon a los familiares de la víctima entre grandes muestras de dolor y rabia. Posteriormente, los taxistas protagonizaron una concentración en la avenida de Martiricos en protesta por el asesinato de su compañero y en demanda de seguridad, pues se quejaban de que las noches en Málaga se habían vuelto muy peligrosas y apenas había presencia policial.

Las movilizaciones del sector protagonizaron esta portada de SUR en febrero de 2001.
Las movilizaciones del sector protagonizaron esta portada de SUR en febrero de 2001.

Dos días después del crimen, la policía detuvo a dos ciudadanos de los paises del este de Europa como presuntos autores de la muerte del taxista. Las detenciones se produjeron en los alrededores del Centro Municipal de Transeúntes de calle Góngora, a donde acudían los sospechosos a comer. El entonces subdelegado del Gobierno en Málaga, Carlos Rubio, indicó que el robo fue el móvil más probable de la acción delictiva de los dos detenidos. El arresto de los dos ciudadanos del este corroboraron las sospechas iniciales de los investigadores del Grupo de Homicidios de la Comisaria Provincial de Málaga, después de que en la zona del Camino de Suárez, no muy lejos de donde apareció el taxis con su conductor muerto en su interior, fuera encontrado un monedero de plástico de los que suelen utilizar los taxistas para guardar la recaudación.