La tarta más cara era gay

Daniel MacArthur, responsable de la pastelería Ashers, y su mujer, ayer tras el fallo. :: afp/
Daniel MacArthur, responsable de la pastelería Ashers, y su mujer, ayer tras el fallo. :: afp

El Supremo de Londres da la razón a un pastelero de Belfast que se negó a rematar un dulce con un eslogan en favor del matrimonio homosexual

ÍÑIGO GURRUCHAGA

londres. El Tribunal Supremo británico ha fallado en favor de los dueños de una pastelería de Belfast que, en 2014, rehusaron hacer una tarta para un cliente que pidió que incluyese el eslogan 'Apoyo al matrimonio gay', que no tiene reconocimiento legal en Irlanda del Norte, aunque sí en el resto de Reino Unido. El pastel costaba unos 40 euros y el caso legal se ha disparado hasta casi los 400.000.

El tribunal de mayor rango en Gran Bretaña -su ámbito de competencia sobre la ley escocesa es más reducido- ha decidido por unanimidad de cinco jueces que la negativa de los propietarios no constituye discriminación, porque la pastelería estaba dispuesta a hacer un pastel para el cliente, Gareth Lee, pero no aceptó incluir el lema por ir en contra de sus creencias religiosas.

La sentencia afirma que tanto las leyes norirlandesas como la Convención Europea de Derechos Humanos impiden la discriminación contra personas por su orientación sexual, «pero eso es diferente que obligar (a los propietarios) a suministrar un pastel rematado con un mensaje con el que ellos están hondamente en desacuerdo».

Daniel MacArthur, el gerente de la pastelería Ashers, es cristiano y había perdido los casos presentados por Lee en las dos instancias inferiores -un tribunal local y el nacional de Apelación-, pero el Abogado General del Gabinete británico exigió a esta última corte judicial que aceptase el envío del pleito al Supremo, que ha fallado tras cuatro años de litigio.

Lee es un activista por los derechos de los homosexuales. El rechazo por el Partido Democrático Unionista (DUP) de la legalización del matrimonio gay es uno de los motivos que alega el Sinn Féin, nacionalista irlandés y republicano, y asociado históricamente al IRA, para el fracaso en la negociación que permitiría restaurar el Ejecutivo autonómico compartido desde enero de 2017.

Lee quería llevar la tarta a un evento de la comunidad gay. En su diseño, el eslogan de apoyo al matrimonio homosexual era sostenido por dos personajes, Epi y Blas, del programa 'Barrio Sésamo'. La dependienta de Ashers en el centro de Belfast tomó el pedido y cobró el importe, pero tras consultar con el gerente la empresa devolvió el dinero y explicó las razones por las que no podían hacerlo.

Lee ha contado con el apoyo económico de un ente público, la Comisión de Igualdades de Irlanda del Norte, para financiar su denuncia. Y MacArthur ha recibido el respaldo económico del 'Christian Institute' para su representación legal. La BBC lo describe como «el pastel más caro de la historia», aunque no lo hubo.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos