Por Sarah y por todos

Sarah y sus padres en su visita al Ministerio de Sanidad. /SUR
Sarah y sus padres en su visita al Ministerio de Sanidad. / SUR

La familia de Sarah Almagro lleva al Ministerio de Sanidad su petición para mejorar el Catálogo Ortoprotésico para todos los afectados

Charo Márquez
CHARO MÁRQUEZ

La familia de Sarah Almagro, la joven marbellí que perdió manos y pies por una sepsis meningocócica, sigue luchando para mejorar las condiciones de vida, no sólo de Sarah, sino de cualquier persona que pueda encontrarse en su difícil situación. La familiaha iniciado una campaña para solicitar la mejora del Catálogo Ortoprotésico de la sanidad pública, que debe entrar en vigor en 2020, la subida del nivel de las prótesis, permitir la cofinanciación y el estudio individualizado de cada afectado.

Sarah y sus padres han llevado esta petición, en persona, a la ministra de Sanidad, María Luisa Carcedo, «porque no es lo mismo conocer el caso por las redes o por carta, que mirar a los ojos directamente a Sarah», dice Ismael, su padre. Según el catálogo actual, a Sarah le corresponderían «unos ganchos como los de las máquinas de la feria» para suplir sus manos, lamenta Ismael, que aclara que este documento tiene una antigüedad de 15 años, periodo en el que se ha registrado un gran avance tecnológico en las prótesis.

Sarah está a la espera de contar con unas manos biónicas que le ofrecerán una garantía estética y funcional similar a unas manos naturales. Gracias la campaña 'Somos tu ola' se están recabando fondos para que Sarah pueda contar con unas prótesis adecuadas. Pero la familia Almagro sigue luchando para que nadie vuelva a pasar por su dramática situación y quiere devolver a la sociedad todo lo que le está dando. «Con todo lo que recibimos sería egoísta hacer esto sólo por mi hija. Hay que hacerlo extensible», recalca.

De ahí que soliciten la actualización del catálogo, que hayan solicitado además que la vacuna tetravalente forme parte del calendario nacional, que mientras tanto haya una deducción en la renta para aquellas familias que quieran adelantar el gasto, o que se instaure un protocolo de actuación en casos de sepsis, similar a los que se aplican para el cáncer. Están satisfechos con la respuesta recibida en el Ministerio y, aunque no hay compromiso firmado, «hay sensibilización» por parte de la administración.

Ismael Almagro ha solicitado también el amparo de la Casa Real y audiencia con la reina Sofía para dar visibilidad a estos casos.

Mientras tanto continúa la lucha diaria. A finales de este mes Sarah tendrá que someterse a un trasplante de riñón. Su padre le donará uno de los suyos. «Como si le tengo que dar el corazón. Por un hijo se hace todo lo que sea necesario», asegura Ismael, que sólo piensa en que tras ese transplante Sarah podrá de dejar de depender de la diálisis. Un paso más por Sarah, y como se dice en el escondite, «por todos mis compañeros».