Diez razones para no abusar de las chanclas este verano

Diez razones para no abusar de las chanclas este verano

Los podólogos advierten de los peligros del uso continuado de este calzado y sólo lo recomiendan para la playa, la piscina y las duchas públicas

Charo Márquez
CHARO MÁRQUEZ

Llega el verano y nuestros pies campan a su anchas, o mejor dicho a sus chanclas. Todo el día con el dedo metido entre sus tiras, como mínima barrera entre nuestras plantas y el ardiente suelo. Los podólogos afirman que son más los inconvenientes que las ventajas de las chanclas y que pueden provocar patologías a corto y medio plazo.

Estas son las 10 razones por las que no se recomienda el uso prolongado de las chanclas:

1. No es adecuado para realizar largas o cortas caminatas, ya que se dan pasos muy cortos, arrastramos el pie y el tobillo realiza un esfuerzo mayor.

2. Al no llevar sujeto el pie se genera un desequilibrio, por lo que aumenta el riesgo de caídas y esguinces.

3. Pueden producir heridas entre el 1º y 2º dedo, debido al roce con la tira que sirve para sujetarla.

4. Generan un estiramiento de la fascia plantar, el tejido situado en la planta que une el talón con los dedos, causando inflamación, dolor y cansancio.

5. Al tener una forma plana tiene pobre soporte plantar. La podóloga de Hospital Vithas Xanit Laura Fernández recomienda suelas con un grosor de uno o dos dedos y si existe mayor altura en el talón (una cuña), mucho mejor.

6. Pueden producir «dedos en garra», por inadecuada sujeción. Fernández explica que «de forma inconsciente» nuestros dedos tienden a doblarse para conseguir una mayor sujeción al suelo, para aumenatr la estabilidad.

7. Modificación del patrón de marcha, con las consecuencias biomecánicas que puede conllevar. Sobre todo, señala la podóloga, para las personas que tienden a doblar los pies hacia dentro o fuera, «que con las sandalias empeora»

8. En personas más susceptibles, como por ejemplo las diabéticas, que a menudo sufren una inadecuada circulación en sus pies, cualquier herida puede conducir a graves complicaciones.

9. El pie está desprotegido; esto es, muy expuesto a agentes externos, al sol, a las picaduras de insectos, a roces.

10. Por supuesto no es aconsejable realizar actividades deportivas con las chanclas y está prohibido su uso en la conducción.

Bueno pero las chanclas tienen algunas ventajas:

1. Permiten trasnpirar a los pies.

2. Son fáciles de calzar y descalzar

3. Se lavan rápidamente

No debemos desechar las chanclas después de estas recomendaciones. Porque los expertos consideran que son adecuadas para la playa, la piscina y las duchas públicas para evitar afecciones en la piel. Y los podólogos recomiendan que las sustituyamos por otras sandalias que tengan suela más gruesa y sujeción al tobillo.

Laura Fernández comenta que los humanos hemos perdido la costumbre de andar descalzos y necesitamos suelas en nuestros pies, aunque aclara que es muy recomendable andar descalzos por la playa.

Temas

Playa

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos