Extra Fiv Marbella

¿Puedo ser padre después de una vasectomía?

¿Puedo ser padre después de una vasectomía?
Las técnicas de recuperación espermática permiten a los hombres tener un hijo propio después de someterse a cirugía de planificación familiar

Hace algunos años, lo tenías claro: no querías volver a ser padre. Quizá ni siquiera lo habías sido nunca, y dabas por hecho que no ibas a cambiar de idea en un futuro. Así que decidiste cortar por lo sano: te hiciste una vasectomía.

Pero las circunstancias cambian. Una nueva pareja, un cambio en tus planes vitales, han despertado un instinto paternal que no sabías que tenías. Y ahora cada Día del Padre acabas dándote de cabezazos contra la pared.

Esta situación es bastante frecuente. Aproximadamente un 20% de los hombres que se han sometido a una cirugía de planificación familiar (vasectomía) se arrepienten al cabo de unos años. La buena noticia es que hay solución. Se puede ser padre después de una vasectomía.

La Reproducción Humana es un área muy especializada en el campo de la Medicina, y en los últimos años hemos visto sucederse numerosos avances en sus técnicas. A día de hoy contamos con suficientes medios para que los hombres que se han sometido a cirugía puedan volver a tener hijos propios.

Selección de espermatozoide para FIV en gran aumento.
Selección de espermatozoide para FIV en gran aumento. / FIV Marbella

Ser padre con una vasectomía: la recuperación espermática

En primer lugar, debemos entender en qué consiste una vasectomía.

En una eyaculación normal, el cuerpo expulsa entre 200 y 500 millones de espermatozoides. Sin embargo, los espermatozoides suponen menos de un 5% de la composición total del semen. El resto es una mezcla de fructosa, ácido cítrico y diversas moléculas que se producen en las vesículas seminales y la próstata y se denomina fluido seminal.

Los espermatozoides se generan en los testículos y se unen al semen a través de los conductos deferentes, unos pequeños canales que se conectan con los conductos eyaculatorios.

En la vasectomía, los conductos deferentes se cortan y se bloquean para impedir el paso de los espermatozoides. De este modo, cuando el hombre eyacula sigue produciendo semen, pero este no contiene células espermáticas.

Sin embargo, los testículos no dejan de trabajar. Incluso si los conductos están bloqueados, los espermatozoides se siguen produciendo con absoluta normalidad. La diferencia es que, al no tener por dónde salir, se quedan atrapados y son reabsorbidos por el cuerpo.

Para recuperar la fertilidad después de una cirugía de planificación familiar, es posible someterse al proceso contrario: una vasovasostomía. Es decir, volver a unir los conductos deferentes para permitir de nuevo el paso de espermatozoides. Sin embargo, esta técnica tiene algunos inconvenientes. Además de obligar al paciente a volver a pasar por una cirugía, con las molestias que el proceso de postoperatorio implica, la recuperación completa de la función reproductiva puede llevar hasta ocho meses. En muchos casos es posible que pase cerca de un año hasta que el paciente pueda volver a ser padre.

Por otro lado, algunos pacientes pretenden tener hijos una única vez y luego desearían mantener las condiciones de esterilidad de la vasectomía, algo que la cirugía reconstructiva de los conductos deferentes no permite.

Por este motivo, muchos hombres optan por la recuperación espermática. Se trata de un procedimiento sencillo en el que los espermatozoides se extraen directamente de los testículos, sin eyaculación.

A grandes rasgos, existen dos técnicas distintas para la recuperación de esperma:

El método más sencillo es la punción testicular. Se utiliza una aguja para llegar hasta el epidídimo, un conducto estrecho que recubre los testículos. En el epidídimo se acumulan los espermatozoides antes de pasar a los conductos deferentes.

La recuperación espermática se realiza mediante la aspiración del líquido contenido en el epidídimo o en uno de los testículos. Se realiza una punción a través de la piel del escroto y se aspira el líquido. Este método lleva apenas diez o veinte minutos y se realiza con anestesia local. Como es un sistema poco invasivo, la recuperación para el paciente es muy rápida.

En otros casos, según el criterio médico, en vez de la aspiración se puede realizar una biopsia testicular (TESE). Bajo anestesia con sedación, se practica una pequeña incisión en la piel que recubre el testículo para obtener tejido testicular, en el que van contenidos los espermatozoides. Aunque no entraña riesgos, es una técnica que se aplica como última alternativa ya que puede generar alguna molestia en el postoperatorio en el paciente. El tiempo de recuperación habitual oscila entre los dos y tres días y puede requerir tratamiento con analgésicos.

Espermatozoides teñidos visto a gran aumento.
Espermatozoides teñidos visto a gran aumento. / FIV Marbella

¿Qué se hace con los espermatozoides recuperados?

Una vez que se ha obtenido una cantidad suficiente de espermatozoides aptos, el siguiente paso es realizar la fecundación in vitro (FIV). Se toma un óvulo de la futura madre y se inseminan en el laboratorio. El embrión resultante se conserva en un incubador hasta que está listo para implantarse en el útero de la madre. En FIV Marbella cultivamos los embriones hasta el quinto o sexto día, cuando alcanzan el estadío de blastocisto. Esto nos permite seleccionar el embrión más apto y aumentar las posibilidades de lograr un embarazo exitoso.

La recuperación espermática, unida a la fecundación in vitro, presenta numerosas ventajas para los hombres vasectomizados que desean ser padres. El proceso completo, desde la obtención del esperma hasta la implantación del óvulo fecundado es breve, y puede completarse en un tiempo muy inferior al que permitiría la vasovasostomía. La cirugía de recuperación es sencilla, indolora y permite una rápida recuperación. Además, no es necesario revertir los efectos de la vasectomía tras alcanzar el número de hijos deseado.

Casting de espermatozoides: la triple selección espermática

Tras la recuperación espermática, es necesario escoger los espermatozoides más aptos para fecundar los óvulos. Esta selección es clave para ofrecer las máximas posibilidades de lograr el embarazo.

Habitualmente, el especialista selecciona los espermatozoides en base a la morfología y la movilidad que observa a través del microscopio, un proceso algo subjetivo.

Por eso, en FIV Marbella contamos con el servicio de triple selección espermática que nos permite realizar la elección de los espermatozoides mediante cualidades totalmente objetivas, que no son perceptibles por el ojo humano.

La triple selección espermática incluye tres técnicas complementarias: la inyección intracitoplásmica del esperma (ICSI), la selección de espermatozoides mediante ácido hialurónico (PICSI) y la selección mediante columnas de anexina (MACS). Realizamos este procedimiento para conseguir que solo los mejores espermatozoides disponibles fecunden el óvulo y aumenten las posibilidades de lograr el embarazo.

Con las últimas técnicas de recuperación espermática, la vasectomía ya no es un impedimento para que logres tu sueño de ser padre.

Más información

FIV Marbella

Avda. Severo Ochoa, 67. 29603 Marbella

Teléfono: +34 951 087 975

www.fivmarbella.com