Los oncólogos se enfrentan al reto de saber en qué pacientes de cáncer irá bien la inmunoterapia

Ruth Vera, Isabel Baena, Emilio Alba y Pedro Ruiz./Salvador Salas
Ruth Vera, Isabel Baena, Emilio Alba y Pedro Ruiz. / Salvador Salas

Ese tratamiento contra algunos tumores se aplica con éxito a una parte de los enfermos, pero no aporta resultados en otros

Ángel Escalera
ÁNGEL ESCALERAMálaga

La inmunoterapia ha supuesto un gran avance en la lucha contra el cáncer y ha conseguido cifras de supervivencia impensables hace años en algunos tipos de tumores. Sin embargo, ese tratamiento no es efectivo en todos los enfermos. El reto al que se enfrentan los oncólogos es saber a qué pacientes les irá bien la inmunoterapia y a cuáles no les servirá. En esa tarea de identificar de forma correcta a los enfermos que pueden beneficiarse de la inmunooncología juegan un papel determinante los biomarcadores, según ha dicho este jueves la presidenta de la Sociedad Española de Oncología Médica, Ruth Vera, en la presentación del primer simposio SEOM Inmunotyerapy 18, que se celebra hoy y mañana en el Centro Pompidou de Málaga, con la asistencia de destacados expertos nacionales e internacionales en el campo del cáncer. El objetivo de este encuentro es abordar los avances y las perspectivas de futuro de la inmunoterapia.

Este tratamiento, encuadrado en la llamada medicina de precisión, ha demostrado su eficacia a la hora de combatir tumores de pulmón, vejiga, melanoma, cabeza y cuello, mama triple negativo y algunos cánceres hematológicos. La inmunoterapia consiste en inyectar por vía intravenosa unos anticuerpos para que el sistema inmunitario del paciente se dé cuenta de la presencia de las células tumorales que están enmascaradas y, a través de los linfocitos T, las aísle y elimine. Aunque en un principio esta terapia se daba solo cuando habían fracasados otros tratamientos, ahora se elige como primera elección en ciertos tipos de tumores. En unos casos se aplica en solitario y en otros se administra de forma combinada con quimioterapia y radioterapia.

La presidenta de SEOM ha puesto de relieve que se vive una época de absoluto cambio en el campo del cáncer, por lo que hacen faltan más expertos (oncólogos, biólogos) informáticos, matemáticos, etcétera) para trabajar de forma multidisciplinar. En referencia a los biomarcadores, la doctora Vera ha explicado que pueden ser biológicos o clínicos y sirven para predecir si la inmunoterapia va funcionar o no, a través del análisis de muestras de sangre o de tejidos, en un determinado enfermo. «Tenemos que seleccionar bien a los pacientes que recibirán inmunoterapia», ha precisado la oncóloga.

El director de la unidad de oncología integral de los hospitales públicos de Málaga, Emilio Alba, ha referido que la inmunoterapia no provoca vómitos o caída de pelo en los enfermos, pero presenta efectos adversos y toxicidad que, si no se detectan a tiempo, pueden ser muy graves. «Es muy importante saber qué pacientes se van a beneficiar de la inmunoterapia, porque no tiene sentido dar un tratamiento que no va ser efectivo. De ese modo, se les evita a los enfermos efectos secundarios y se logra un ahorro económico», ha dicho el doctor Alba.

La viceconsejera de Salud, Isabel Baena, ha indicado que la inmunoterapia salva vidas y ha destacado que la sanidad pública andaluza ofrece una asistencia integral a los enfermos de cáncer. A ese respecto, ha mencionado la apuesta de la Consejería de Salud por la investigación biomédica en general y la oncológica en particular. «La meta es ofrecer una medicina más personalizada, con mayor precisión en los diagnósticos y más seguridad en los tratamientos», ha señalado. Baena ha informado de que en Andalucía hay en marcha 710 estudios clínicos de investigación del cáncer, de los que 569 son ensayos clínicos y 193 se relacionan con la inmunoterapia.

Por su parte, el responsable médico de inmunoterapia de Roche Farma, Pedro Ruiz, ha concretado que Roche dedica más de 7.000 millones de euros al año a la investigación de la inmunoterapia oncológica, con lo que la compañía demuestra «su compromiso» con la investigación» del cáncer. «Queremos aportar más esperanza y vida a los pacientes a través de los avances en inmunoterapia», ha apostillado Ruiz.

 

Fotos

Vídeos