Navarra y País Vasco, las comunidades con mejor sanidad; Murcia y Canarias, las que peor

Sanitarios atienden a un paciente en un hospital del País Vasco./
Sanitarios atienden a un paciente en un hospital del País Vasco.

Un informe desvela las «excesivas y no razonables» diferencias en la atención sanitaria entre las autonomías

Álvaro Soto
ÁLVARO SOTOMadrid

Navarra, País Vasco, Aragón y Asturias son las comunidades con mejores servicios sanitarios, mientras que Cataluña, Andalucía, Murcia y Canarias, en último lugar, son las que tiene peores servicios, según el informe 'Los servicios sanitarios de las Comunidades Autónomas', elaborado por la Federación de Asociaciones para la Defensa de la Sanidad Pública (FADSP).

El estudio analiza aspectos como el gasto per cápita en sanidad, camas, quirófanos y médicos por 1.000 habitantes, listas de espera, gasto farmacéutico o externalización de servicios y otorga una puntuación a cada comunidad autónoma. Navarra ha logrado 102 puntos, casi el doble que Canarias, que se ha quedado en 56. Son diferencias «claramente excesivas y no razonables, ha apuntado el presidente de FADSP, Marciano Sánchez Bayle, durante la presentación del informe, que utiliza datos de la OCDE, la OMS, Eurostat, HAQI (The Lancet) e indicadores claves del Sistema Nacional de Salud.

Las asociaciones constatan que «con la crisis económica se produjo un proceso de recortes que afectó a todas las comunidad autónomas, aunque en medida distinta. El resultado fue un deterioro importante en los recursos especialmente en los humanos y en las infraestructuras, mientras de manera paralela se incrementaba el proceso privatizador que ya estaba presente en la mayoría de ellas», agregan.

«Estos recortes se han evidenciado sobre todo el los recursos humanos disponibles (los trabajadores sanitarios) que han sufrido una disminución general aparte de un notable empeoramiento de sus condiciones de trabajo, pero también en el funcionamiento del sistema sanitario, especialmente en lo que respecta a las listas de espera, que han empezado a generalizarse de forma preocupante en Atención Primaria (el 24% de la población señala que le citan en AP con más de 6 días de demora), por lo que la opinión de la ciudadanía sobre el mismo ha empeorado de manera muy notable (por ejemplo el porcentaje de personas que señalan que el sistema sanitario funciona bien o bastante bien ha pasado del 73,88% en 2010 al 68,3% en 2018)», apunta el estudio.

«Aunque en los 4 últimos años se ha producido un aumento presupuestario, este ha ido dirigido de manera casi exclusiva al incremento del gasto farmacéutico (18% entre 2014 y 2018) y a las privatizaciones», asevera.