Cómo mimar la piel tras los excesos del verano

Cómo mimar la piel tras los excesos del verano
SUR

La exposición al sol, el cloro de las piscinas, la sal del mar y una alimentación desequilibrada durante las vacaciones provocan la deshidratación, la flacidez y la falta de luminosidad de la piel, por no hablar de las temidas manchas

Raquel Merino
RAQUEL MERINOMálaga

Además de esos kilitos de más que suelen traer consigo los meses de verano, otra de las dammificadas de la época estival es la piel. La mayor exposición solar, las altas temperaturas, el cloro de las piscinas y la sal del mar colaboran a la pérdida de humedad de la piel y, en consecuencia, a su deshidratación, por no hablar de falta de luminosidad, flacidez y las temidas manchas. De hecho, según apuntan desde el Servicio de Dermatología del Hospital Vithas Xanit Internacional, más del 70% de las consultas por manchas en la piel se producen después del verano.

Por todo ello, resulta esencial llevar a cabo una hidratación continua e intensiva de la piel para ayudar a su recuperación, además de una limpieza diaria para eliminar la piel muerta, recuperar un buen descanso nocturno y llevar una alimentación equilibrada.

Estos son algunos consejos que ofrecen los especialistas para intentar que la piel vuelva a lucir radiante tras los excesos del verano:

Protección

Hay que seguir utilizando a diario un buen protector solar tanto en el cuerpo como en el rostro. De hecho, los dermatólogos hacen especial hincapié en que no hay que protegerse de los efectos negativos de los rayos UVA y UVB solo en la playa o la piscina sino de manera rutinaria en el día a día.

Limpieza

Desde la Academia Española de Dermatología y Venereología (AEDV), recomiendan el uso de limpiadores suaves con un pH no alcalino y alta tolerancia. También resulta aconsejable exfoliar la piel que al broncearse se engrosa como medida de defensa natural, lo cual hace que se muestre más seca y agrietada. Con la exfoliación, se logra que «la piel seca y muerta se mantenga a raya y las células más profundas se podrán mostrar mejor», señala Myriam Yébenes, directora de varios institutos de belleza del mismo nombre, quien incide en que «exfoliar la piel no hará que el bronceado se vaya más rápido».

Archivo

Hidratación

Para controlar la deshidratación de la piel facial es aconsejable utilizar una mascarilla hidratante todos los días durante un mes después de las vacaciones, tal y como indica Juan Carlos Gavilán, Jefe del Servicio de Medicina Interna de Vithas Xanit. También se debe usar un sérum reparador y crema de día y de noche. En este último caso, se recomienda un producto con retinol si hay manchas y, si no las hay, uno con resveratrol. En zonas en las que la piel haya sufrido mayor agresión, se recomiendan cosméticos específicos indicados por el dermatólogo que contengan antioxidantes como la vitamina C y E, muy eficaces para neutralizar los radicales libres que aceleran el envejecimiento de la piel.

La Academia Española de Dermatología y Venereología apunta también a cosméticos con productos queratolíticos a base de ácido retinoico o hidroxiácidos, además de peelings superficiales o medios realizados por dermatólogos.

Para la piel del cuerpo hay que decantarse por cremas hidratantes con componentes «humectantes» que atraigan el agua dentro de la piel y con componentes de efecto oclusivo, que sirven de barrera, para impedir la pérdida de agua epidérmica, tal y como subraya la AEDV.

Alimentación

Durante las vacaciones resulta habitual descuidar un poco la alimentación al abusar de comidas copiosas, consumir más alcohol y reducir la ingesta de agua, lo que provoca la deshidratación de la piel, la dilatación de los poros y la mayor secreción de sebo. Por ello, tras el descanso veraniego resulta necesario recuperar los buenos hábitos. Los alimentos que pueden ser claves en este proceso son, entre otros, el salmón, el brócoli, la zanahoria, las legumbres, los frutos rojos, la soja, las nueces, el té verde, el arroz integral y, cómo no, el aceite de oliva virgen extra. Y para los más golosos, el chocolate negro (70% en adelante) tiene sustancias antioxidantes como la teobromina y los polifenoles que aportan a la piel un aspecto más rejuvenecido.

Para la retención de líquidos, Myriam Yébenes recomienda consumir alimentos diuréticos como los espárragos y el apio. El pepino ayuda también a la eliminación de líquidos y el limón favorece la eliminación de toxinas por el hígado, así que se puede empezar el día exprimiendo un limón en un vaso de agua.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos