El ejercicio mejora la salud mental, pero más de tres horas al día son perjudiciales, según un estudio

Mujer hace ejercicio en un parque cubierto de nieve./Afp
Mujer hace ejercicio en un parque cubierto de nieve. / Afp

Los autores utilizaron datos de 1,2 millones de adultos en los 50 estados estadounidenses que completaron la encuesta

EUROPA PRESSMadrid

Un estudio realizado en 1,2 millones de personas en Estados Unidos ha demostrado que las personas que hacen ejercicio tienen 1,5 días menos de salud mental deficiente al mes pero, sin embargo, practicarlo durante más de tres horas al día la empeora a niveles de sedentarismo. Se trata de la mayor investigación observacional de este tipo, y ha sido publicada en la revista 'The Lancet Psychiatry'.

En particular, de acuerdo con los resultados de este trabajo, los deportes de equipo, el ciclismo, el aeróbic e ir al gimnasio están asociados con las mayores reducciones. Sin embargo, más ejercicio no siempre es mejor, ya que el estudio ha revelado que hacer deporte durante 45 minutos de tres a cinco veces por semana se asocia con los mayores beneficios. A partir de ahí, las ventajas decaen gradualmente.

«El ejercicio se asocia con una mayor salud mental en las personas sin importar su edad, raza, sexo, renta familiar y nivel educativo. Ahora estamos usando estos datos para tratar de personalizar las recomendaciones de ejercicio y, así, ayudar a mejorar la salud mental de la gente», señala uno de los investigadores del estudio, el doctor Adam Chekroud, profesor asistente de Psiquiatría en la Universidad de Yale (Estados Unidos).

En su investigación, los autores utilizaron datos de 1,2 millones de adultos en los 50 estados estadounidenses que completaron la encuesta del sistema de vigilancia de los factores de riesgos conductuales en 2011, 2013 y 2015. Esto incluyó datos demográficos, así como información sobre su salud física, mental y comportamientos saludables. El estudio no tuvo en cuenta los trastornos de salud mental, aparte de la depresión.

A los participantes se les pidió que calcularan cuántos días de los últimos 30 calificaron su salud mental como «no buena», basándose en el estrés, la depresión y los problemas emocionales. También se les preguntó con qué frecuencia practicaron ejercicio en los últimos 30 días fuera de su trabajo habitual, así como cuántas veces a la semana o mes hicieron este ejercicio y por cuánto tiempo.

Tres o cuatro días 'malos' al mes

En promedio, los participantes experimentaron tres o cuatro días de mala salud mental cada mes. En comparación con las personas que informaron no hacer ejercicio, las personas que hicieron ejercicio reportaron 1,5 días menos de mala salud mental, una reducción del 43,2 por ciento (2 días para las personas que hicieron ejercicio frente a 3,4 días para las personas que no hicieron ejercicio).

La reducción en el número de días de mala salud mental fue mayor para las personas que habían sido diagnosticadas previamente con depresión, donde el ejercicio se asoció con 3,75 días menos de mala salud mental, una cifra equivalente a una reducción del 34,5 por ciento (7,1 días para las personas que se ejercitaron frente a 10,9 días para las personas que no lo hicieron).

En general, se analizaron 75 tipos de ejercicio y se agruparon en ocho categorías: ejercicio aeróbico y de gimnasia, ciclismo, hogar, deportes de equipo, actividad recreativa, correr y trotar, caminar e invierno o deportes acuáticos. Todos los tipos de ejercicio se asociaron con una mejor salud mental, pero las asociaciones más fuertes para todos los participantes se observaron en deportes de equipo, ciclismo, ejercicio aeróbico y de gimnasio (reducción en días de salud mental mala de 22,3%, 21,6% y 20,1%, respectivamente) .

Incluso completar las tareas del hogar se asoció con una mejora de alrededor de medio día menos de salud mental mala al mes. La asociación entre el ejercicio y la mejora de la salud mental (una reducción del 43,2% en la mala salud mental) fue mayor que muchos factores sociales o demográficos modificables.

Por ejemplo, las personas con educación universitaria tuvieron una reducción del 17,8 por ciento en días de salud mental deficientes en comparación con personas sin educación. Las personas con IMC normal tuvieron una reducción del 4 por ciento, en comparación con las personas que eran obesas, y las personas con ingresos superiores a 43.00 euros (50.000 dólares) experimenatron una reducción del 17 por ciento, en contraste con aquellas que ganan menos de de reducción en comparación con personas que ganan menos de 13.000 euros.

La frecuencia del ejercicio también importa

Con qué frecuencia y por cuánto tiempo se hace ejercicio también fue un factor importante. Las personas que hacían ejercicio entre tres y cinco veces a la semana tenían una mejor salud mental que las personas que hacían menos o más ejercicio a la semana, lo que se asocia con alrededor de 2,3 días menos de mala salud mental frente a las personas que hacían ejercicio dos veces al mes.

Hacer ejercicio durante 30-60 minutos se asoció con la mayor reducción en los días de mala salud mental (2,1 días menos). Se observaron reducciones pequeñas para las personas que hacían ejercicio durante más de 90 minutos al día, pero hacer ejercicio durante más de tres horas se relacionó con una peor salud mental que en aquellos que no hacen ejercicio.

Los autores señalan que las personas que hacen cantidades extremas de ejercicio pueden tener características obsesivas, que «podrían ponerlos en mayor riesgo de una mala salud mental». «Las personas creen que cuanto más ejercicio hacen, mejor es su salud mental, pero nuestro estudio sugiere que no es así. Hacer ejercicio más de 23 veces al mes o hacer ejercicio durante más de 90 minutos se asocia con peor salud mental», concluye Chekroud.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos