Cardiólogos de Málaga alertan del riesgo del ejercicio físico intenso en personas con una miocardiopatía hereditaria

Tres de los autores del estudio./SUR
Tres de los autores del estudio. / SUR

Esa dolencia cardiaca coronaria es una de las principales causas de muerte súbita en jóvenes y atletas

Ángel Escalera
ÁNGEL ESCALERAMálaga

La práctica de ejercicio físico intenso supone un riesgo para pacientes con una miocardiopatía de tipo hereditaria, una enfermedad cardiaca coronaria. Esta es la conclusión de un estudio científico dirigido por cardiólogos del Hospital Clínico Universitario de Málaga. Ese trabajo ha generado una publicación internacional de impacto científico. Los autores del trabajo son los especialistas en cardiología Manuel Jiménez Navarro, Amalio Ruiz Salas, Alberto Barrera y Javier Alzueta (director de la unidad de arritmias del Clínico). Los cuatro están vinculados a su vez al grupo de investigación en red para enfermedades cardiovasculares CIBERCV.

Esta investigación pone de manifiesto que el ejercicio dinámico en este tipo de pacientes podría estar relacionado con una mayor frecuencia de aparición de arritmias y disfunción ventricular, según indican los autores del trabajo, que está liderado por el cardiólogo del Clínico Manuel Jiménez Navarro. «La miocardiopatía hereditaria está considerada como una de las principales causas de muerte súbita en jóvenes y atletas. El impacto de la actividad física intensa en estas personas puede provocarles complicaciones de tipo arrítmico o disfunciones en el ventrículo derecho», explicó Amalio Ruiz, otro de los autores del estudio.

Este experto destacó que para llevar a cabo este estudio «se han recopilado datos sobre la actividad física realizada por los pacientes del hospital en el momento de ser diagnosticados de la enfermedad». Además, indicó este investigador que la intensidad se ha clasificado atendiendo a la frecuencia media de las sesiones semanales de ejercicio físico en los diez años anteriores a la manifestación de la dolencia y en los siguientes grupos: alta/competitiva (más de tres horas a la semana), moderada (de una a tres horas) e inactivo, con menos de una hora.

Los investigadores precisaron que el primer evento arrítmico importante y la aparición de disfunción ventricular derecha severa en los pacientes fue detectada primero en el grupo de ejercicio de alta intensidad, seguido por el grupo de intensidad moderada y más tarde en el grupo de baja intensidad o inactivos. Por este motivo, han concluido los autores que el riesgo de sufrir complicaciones de este tipo afecta antes a los individuos que realizan ejercicio más intenso que a aquellos que lo hacen de forma moderada o que no practican ninguna actividad.

Para determinar que una persona sufre una miocardiopatía de tipo hereditario hay que hacerle un estudio genético específico, dijeron a este periódico cardiólogos consultados.

 

Fotos

Vídeos