¿Cada cuánto tiempo hay que echarse protección solar?

Evitar los efectos negativos del sol va más allá de tener en cuenta el factor SPF de la crema, también importa el momento y la cantidad que debe aplicarse

¿Cada cuánto tiempo hay que echarse protección solar?
RAQUEL MERINOMálaga

Cuantas veces se ve en la playa o la piscina que los bañistas se aplican la crema solar cuando ya se han acomodado en su hamaca, una acción que no suelen repetir tras darse un baño o pasado un tiempo. Estos son algunos de los errores más comunes que se suelen cometer a la hora de protegerse del sol. A continuación, se detallan algunos consejos a tener en cuenta para que la piel no sufra en verano.

Las cremas deben actúar contra los rayos UVB y UVA

En el momento de adquirir una crema solar no solo hay que fijarse en el SPF (15,30,50,50+) que actúan contra los rayos ultravioletas B (UVB), causantes de los eritemas o enrojecimiento de la piel; también deben proteger de los rayos ultravioletas A (UVA) responsables del envejecimiento de la piel. Ambas radiaciones pueden causar cáncer de piel.

Qué factor de protección es el adecuado

Hay que utilizar un bronceador que como mínimo tenga un SPF de 15 a 30, siendo el de 50 el de mayor protección. Cabe destacar que las cremas con un SPF superior a 50 no presentan apenas diferencias entre sí. De hecho, tal y como apunta la Academia española de Dermatología y Veneralogía (AEDV), los fotoprotectores de más de 50 se promocionan como 50+, ya que la diferencia entre un 70 y un 100 es mínima.

En cuanto al nivel de SPF recomendado, depende del tipo de piel. Según la AEDV, las personas de fototipo III -castañas con color de piel intermedio- deberían utilizar un SPF 30 mientras que los fototipo II -pieles claras y delicadas- o fototipo I -muy claras y pelirrojas- deberían recurrir a factor 40 ó 50.

Y una nota curiosa a la que hacen referencia los dermatólogos, la pantalla total no existe. Los rayos ultravioletas siempre llegan a la piel, por ello , en el caso de tener por ejemplo alguna cicatriz, aconsejan cubrir la zona para que no quede marca.

Aplicarse la crema 30 minutos antes de la exposición al sol

Este punto resulta de extrema importancia. Los dermatólogos aconsejan aplicarse la protección por todo el cuerpo entre 20 y 30 minutos antes de la exposición al sol, para que la piel absorba la crema, y repetir la operación cuando al llegar a la playa o la piscina.

Renovar la crema solar cada...

Dos horas como mínimo y después de darse un baño o sudar. Hay estudios que determinan que pasado este tiempo el 80% de la capacidad de barrera del producto se ha perdido. Y, aunque hay cremas resistentes al agua, es mejor aplicarlas de nuevo tras bañarse para garantizar su eficacia.

También hay que tener en cuenta la textura. En el caso de cremas ligeras o en espray, los dermatólogos recomiendan renovarla antes de las dos horas.

La cantidad importa

Aplicarse una cantidad escasa de crema solar puede afectar a su eficacia protectora. Según la OCU, la cantidad aproximada que debe usarse cada vez es de 35 gramos en todo el cuerpo, lo que equivale a unas cinco o seis cucharaditas de café.

Nunca hay que relajarse

Los estudios y encuestas de comportamiento ante la exposición al sol, según señala la OCU, determinan que se tiene más conciencia del riesgo de quemaduras solares con los niños. Una tendencia que empieza a disminuir cuando los pequeños se hacen mayores, principalmente a partir de los diez años, y se torna en relajación en el caso de los adultos.

Los fotoprotectores tienen que usarlo todas aquellas personas que se expongan al sol, incluso en la montaña. Y con los niños, en especial, hay que aumentar las precauciones con complementos como gorras y camisetas anti-UV.

Evitar el sol en las horas centrales del día

Los dermatólogos inciden en ello: hay que evitar tomar el sol entre las 12.00 y las 16.00 horas.

Caducidad de las cremas solares

La Academia española de Dermatología y Veneralogía (AEDV) señala en referencia a los protectores solares que "todo compuesto químico tiene un periodo de eficacia, pero pasado un tiempo sufre, como ocurre en cualquier medicamento, una etapa de descomposición en el que pierde eficacia" e incide en que estos productos no requieren condiciones especiales de conservación, pero una vez abiertos deben usarse en esa temporada, ya que pierden eficacia de un año para otro.

No obstante, recientemente la OCU ha publicado un estudio en el que señala que la efectividad de las cremas solares se mantiene transcurrido un año. Eso sí, conservándolas adecuadamente en un cuarto seco y fresco, nunca en el baño; mejor en un cajón o un armario y en un lugar donde la temperatura se mantenga estable, aproximadamente a unos 22 ºC. También aconseja que si al abrir el bote la crema huele mal, tiene un aspecto raro, como otro color, o su textura es más líquida, es mejor tirarla.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos