Radares pedagógicos, el arma desconocida de la DGT: ¿pueden multarte?

Radares pedagógicos, el arma desconocida de la DGT: ¿pueden multarte?

Los radares pedagógicos son cada vez más utilizados para concienciar a los conductores sobre los excesos de velocidad

E. Q.

Una de las herramientas más utilizadas por la Dirección General de Tráfico para detectar infracciones son los radares, dispositivos que multan a aquellos conductores que sobrepasan el límite de velocidad impuesto en la vía. Con el objetivo de reducir la siniestralidad en las carreteras, la DGT ha instalado este verano nuevos cinemómetros por todo el país. Los hay fijos, móviles y de tramo entre otros, pero últimamente está aumentando el número de los llamados radares pedagógicos.

Los radares pedagógicos, también denominados didácticos, son un tipo de cinemómetro cuyo objetivo va más allá de imponer sanciones por exceder el límite de velocidad. De hecho, estos aparatos no tienen la capacidad de denunciar los excesos de velocidad a las autoridades ni de hacer una fotografía de la matrícula, sino que simplemente son un sistema de aviso a los conductores.

Estos radares se componen de un panel luminoso en el que aparece reflejada la velocidad a la que circula cada vehículo, medida por un láser, como detalla Ideal. El número se mostrará verde si el coche va a una velocidad apropiada, y en rojo si la excede. En algunos casos los números en rojo se acompañan de un mensaje lumínico que advierte «reduzca la velocidad» o «atención zona escolar».

De esta manera se pretende educar a los conductores, resaltando cuándo su conducta no es la correcta. Aunque al pasar por delante del cinemómetro éste alerte del exceso de velocidad, no se impondrá ninguna sanción. Según los expertos, estos radares reducen hasta un 25% la velocidad debido a un efecto psicológico por la sensación negativa de recibir una llamada de atención.

Estos radares se suelen ubicar en zonas urbanas donde los conductores suelen sobrepasar la velocidad permitida o en áreas con gran tránsito de peatones o cercanas a colegios. Otra función que pueden tener es analizar datos de tráfico, ya que cuentan con una memoria para registrar las velocidades y el número de vehículos que pasan por delante durante un periodo de tiempo.