En jet para opositar por partida doble

Cientos de personas esperan para comenzar la oposición de enfermería en Gijón. :: Alberto Morante / efe/
Cientos de personas esperan para comenzar la oposición de enfermería en Gijón. :: Alberto Morante / efe

Cuatro enfermeros de Orense alquilan un avión para poder hacer las oposiciones a su especialidad en Galicia y Madrid el mismo día

DANIEL ROLDÁN

Era uno de los chismorreos que se comentaban en los corrillos. Muchos de los enfermeros que habían llegado al campus de Somosaguas, que la Universidad Complutense tiene en la localidad madrileña de Pozuelo de Alarcón, creyeron que era una broma para relajarse de cara a la oposición que comenzaba a las 10.30 horas. Pero, en las aulas de la Facultad de Psicología, el rumor se convirtió en cifra: «Ofrecen una plaza de avión para hacer el examen en Galicia por 1.200 euros». La gran mayoría se tomó la idea a chufla; otros, ni la escucharon. Pero lo cierto era que sí, que cuatro colegas habían decidido alquilar un jet para poder hacer las oposiciones en Madrid y en Silleda (Pontevedra).

La muñidora de esta idea fue Mercedes Gómez. Orensana -como el resto de los participantes de esta aventura-, 47 años, casada, dos niños y 18 años como interina. Busca la tranquilidad de una plaza fija, que las administraciones no han convocado en los últimos años. Hasta el domingo, Día de la Enfermería: Oferta Pública de Empleo (OPE) de 20.501 plazas en trece comunidades. Todas el mismo día. Once por la mañana y dos por la tarde: La Rioja y Galicia. Tras ver todos los horarios y las ofertas de las administraciones, Mercedes ideó un plan. Podía presentarse a la OPE de Madrid, que es la que más posibilidades ofrecía con 5.226 plazas y más aspirantes tenía (unos 25.000), y a la de Galicia, 830 plazas y 8.738 profesionales, si viajaba en un avión adaptado a sus necesidades. Los comerciales, descartados. Así que pensó en un jet privado.

Tres compañeros más se apuntaron a esta aventura aérea que les habría costado -ellos se han negado a decir una cifra concreta- sobre los 6.500 euros, si eligieron el modelo más económico. «No somos niños ricos. Gano lo mismo que mis compañeros», explica la enfermera orensana, que comenzó su periplo el sábado. Ella, su marido y sus tres compañeros llegaron en coche a Madrid. El domingo, se dividieron (tres y uno) entre los dos campus de la Complutense. La idea era marcharse antes de la hora y media de examen, ya que nadie puede salir de una OPE durante los primeros y los últimos treinta minutos. La prueba, que duró dos horas, comenzó a las 10:30 horas. Antes de mediodía salieron todos menos uno, que tuvo que esperar hasta las 12.40 horas. Primer retraso. El avión ya no saldría a las 13.00 horas hacia Santiago.

El alquiler de un modelo pequeño puede costar unos 6.500 euros para un viaje Madrid-Santiago

El cuarto miembro llegó por fin a la terminal ejecutiva de Barajas y el avión despegó a las 13.10 horas. El marido de Mercedes se volvía a Galicia en coche. Esperó por si alguno se quedaba en tierra. Pasadas las 14.30 horas, el pequeño jet tomó tierra en Santiago de Compostela con los cuatro aventureros. Les esperaba el hermano de Mercedes. A las 15.15 horas aparcaban en el recinto ferial de Sellida para encarar el segundo examen, que en el caso de Mercedes fue «peor» que el madrileño. Ahora solo queda comprobar las plantillas, saber cuál es la puntuación y esperar a que esta «importante» inversión tenga como premio una plaza fija.