«Mamá, ¿los Reyes Magos existen?» Cómo contarle la verdad y mantener la magia

«Mamá, ¿los Reyes Magos existen?» Cómo contarle la verdad y mantener la magia

Tarde o temprano llegará la pregunta que muchos padres temen. Cuando llegue ese momento esta repuesta puede ayudar a no decepcionar y mantener la ilusión

Rossel Aparicio
ROSSEL APARICIOMálaga

La magia se reptite cada año alentada por los adultos de la casa. Cuanto más pequeño -o inocente- sea el niño, más brillan sus ojos por la llegada de los Reyes Magos. Los primeros años todo encaja: hay que esforzarse y portarse bien para recibir regalos, recibir a sus majestades en la multitudinaria cabalgata y acostarse temprano, con los nervios en la barriga, sin olvidar dejar un vaso de leche y galletas como recompensa al esfuerzo de sus majestades de Oriente. Los padres desearían parar el tiempo, estirar esa inocencia, esa ilusión. Sin embargo, tarde o temprano, dudarán y preguntarán quiénes son realmente los Reyes Magos, alertados, probablemente, por un compañero, un amigo o vecino más avispado. No es ningún trauma, no. Todos los niños acaban por toparse con la cruda realidad de los Reyes Magos, Papá Noel o, incluso, el ratoncito Pérez. Llegado el momento puedes decantarte por contarle la verdad, directamente, advirtiéndole que ahora debe guardar el secreto para mantener la ilusión de aquellos pequeños que siguen creyendo. Sin embargo, también se puede optar por usar 'Los tres deseos de los Reyes Magos', el popular mensaje de WhatsApps que se viralizó las navidades pasadas y que muchos progenitores usaron para enfrentarse a este momento con sus hijos. El mensaje -que otras navidades corría como la pólvora por grupos de padres- recoge una conversación entre una madre y su hijo que empieza a dudar de la existencia de sus majestades de Oriente. Ella idea un plan para contarle la verdad y mantener la magia al mismo tiempo. El contenido íntegro del popular whatsapp es el siguiente:

Imagen del mensaje de WhatsApp de 'Los tres deseos de los Reyes Magos'.
Imagen del mensaje de WhatsApp de 'Los tres deseos de los Reyes Magos'. / SUR

«LOS TRES DESEOS DE LOS REYES MAGOS»

«- Mamá, mamá… Ana dice que los Reyes Magos son los padres, ¿es verdad?

La madre de Alejandro sonríe, le da un beso y le dice:

- Mira Alejandro. Tengo que enseñarte algo que guardo en este cajón desde hace 10 años. Su madre saca del cajón un sobre blanco. Lo abre y le dice a Alejandro:

- Esta carta la recibimos en casa el día en que naciste. Es una carta escrita por los Reyes Magos y que nos piden que les hagamos tres favores. ¿Quieres que te la lea? - ¡Sí mamá, por favor! ¿Qué quieren los Reyes Magos de vosotros?

- Pues escucha y lo sabrás. Así dice la carta:

Apreciados mamá y papá de Alejandro.

Somos los Reyes Magos. Sabemos que acaba de nacer Alejandro. Es un niño precioso que os va a hacer muy felices a las dos. Ya sabéis que cada seis de enero nosotros vamos en silencio a casa de todos los niños y les dejamos unos regalitos para celebrar la Navidad y lo bien que se han portado ese año y para decirles lo orgullosos que estamos de ellos.

Pero a partir de ahora no podremos hacerlo porque estamos muy viejecitos y cada vez hay más y más niños en este mundo. No podemos ir a casa de todos. Ya estamos muy mayores y necesitamos pediros tres favores muy importantes:

Primer favor: Que nos ayudéis a poner los regalos a los niños. Cada padre y madre harán nuestro trabajo cada Navidad: leerán las cartas de sus hijos e hijas y, con la misma ilusión que la nuestra, les pondrán los regalos como si fuéramos nosotros. Así todos los niños del mundo tendrán sus regalos y nosotros podremos descansar y ver, desde lo lejos, sus caritas de alegría.

Segundo favor: Como esto es un gran secreto, no se lo podréis decir a Alejandro hasta que cumpla los 10 años u os lo pregunte. Cuando tenga esta edad, ya será mayor y sabrá guardar este secreto. Los niños pequeños no deben saber que nosotros ya no podemos poner los regalos y que son los padres y madres los que nos ayudan porque sino, ¿qué pensarán de nosotros? ¿Dónde estará la magia? El secreto se ha de decir solo a los niños responsables, a los que ya pueden entender que nosotros les queremos mucho y que por eso pedimos ayuda a los mayores, las personas que más les quieren a ellos.

Tercer favor: Algunos padres que nos ayudan están enfermos o no tienen dinero para comprar regalos a sus hijos. Y también hay niños que no tienen la suerte de tener dos papás o dos mamás. Por eso, necesitamos que vuestros hijos se conviertan 'un poquito' en Reyes Magos y compartan algunos regalos con los niños que no tienen tanta suerte como ellos.

Nada más. ¿No es demasiado, verdad? Cuando Alejandro te pregunte por primera vez quiénes son los Reyes Magos léele esta carta. Entenderá por qué nosotros hemos confiado en vosotros para hacer nuestro trabajo: porque sois las personas que más le queréis en el mundo y que mejor pueden ver su enorme y bondadoso corazón de perla.

Melchor, Gaspar y Baltasar».

Más