Un juzgado obliga a una empresa de transportes a eliminar de sus camiones la imagen de una mujer desnuda

Benavent Transportes Frigoríficos

El juez considera que se alienta el estereotipo de la mujer objeto

J.V. MUÑOZ-LACUNACiudad Real

El Juzgado de Instrucción número 4 de Ciudad Real ha obligado a una empresa de transportes de Alcázar de San Juan (Ciudad Real) a eliminar de las cabinas de sus camiones la imagen de una mujer desnuda.

La imagen de grandes dimensiones de una mujer rubia exhibiendo sus pechos y el trasero en actitud sonriente «fomenta y alienta el estereotipo de la mujer objeto» y es más propia de «carteles anunciadores de páginas de contactos sexuales o de clubes de alterne rancios». Así lo entiende el juez titular de este juzgado, Carmelo Ordóñez Fernández, según adelantó este lunes la Ser de Ciudad Real.

Fue la Asociación de Usuarios de la Comunicación, con sede en Madrid, y miembro del Consejo de Consumidores y Usuarios (CCU), la que denunció en 2016 a la empresa «Benavent Transportes Frigoríficos» por la utilización de estas imágenes.

 

Machismo vejatorio

 

Según la denuncia, la firma lleva años demostrando un trato sexista, discriminatorio y vejatorio hacia la mujer con el simple fin de servir de reclamo publicitario. También el Instituto de la Mujer de Castilla-La Mancha y el Círculo Podemos Feminismos de esta comunidad pusieron el grito en el cielo al entender que las fotos de las cabinas «atentan contra los derechos de las mujeres y forman parte de un sistema machista y patriarcal que trata de hacernos ver como meros objetos y no como personas siendo una forma más de violencia machista». En noviembre de 2016 exigieron su retirada, algo que, casi tres años después de la denuncia, recoge esta sentencia.

A raíz de esta resolución judicial, «Benavent Transportes Frigoríficos» deberá sustituir estas figuras femeninas de sus camiones y abstenerse en el futuro de exhibir otras similares.

Esta empresa, que desde hace 20 años se dedica al transporte nacional e internacional en cámaras frigoríficas de carne procedente de mataderos, monterías y festejos taurinos así como de verduras, frutas y hortalizas, sostiene en su defensa que nunca ha pretendido denigrar a la mujer sino, por el contrario, exaltar su belleza.