La granizada

Gloria Canencia, 33 años taquigrafiando lo que pasa en el Congreso: «A veces nos hablan sólo a nosotras»

En el Hemiciclo. Gloria Canencia, sentada en la mesa desde donde tiene una privilegiada visión de la actividad política en el Congreso./José Ramón Ladra
En el Hemiciclo. Gloria Canencia, sentada en la mesa desde donde tiene una privilegiada visión de la actividad política en el Congreso. / José Ramón Ladra

Es la responsable de que, 209 años después del primer Diario de Sesiones, el Cuerpo de Redactores Taquígrafos y Estenotipistas siga dejando constancia fiel de todo lo que sucede en la Cámara Baja

JOSÉ ANTONIO GUERRERO

Gloria Canencia es la responsable de que, 209 años después del primer Diario de Sesiones, el Cuerpo de Redactores Taquígrafos y Estenotipistas siga dejando constancia fiel de todo lo que sucede en el Congreso de los Diputados. Toda la historia del parlamentarismo español aparece recogida en esos diarios como si fueran la caja negra de la Cámara Baja. Gracias a su equipo, en el Hemiciclo, junto al célebre Salón de los Pasos Perdidos, no se pierde una palabra. Porque Gloria es luz y taquígrafos.

La hemos visto por la tele tecleando en el Congreso hasta las tantas de la noche, ¿qué le dicen en casa?

Aunque avise a mi marido de que hoy tengo pleno, él me dirá: '¿Y llegarás tarde?'. Sí, siempre llego tarde, jajaja. No se acaban de acostumbrar. Recuerdo una noche trabajando a la una y pico de la madrugada en una comisión que debatía la Ley de conciliación laboral y familiar. ¡Qué ironía!

La página 9.276 del Diario de Sesiones número 146 comienza con esta frase: 'En ese momento y cuando eran aproximadamente las dieciocho horas y veinte minutos….', y termina así: 'Queda interrumpida la sesión'. Un colega suyo escribió eso antes de meterse bajo la mesa. ¿Sabe qué es?

Sí, claro. El 23-F. Un ejemplo de heroicidad de tres compañeros que estaban allí para dejar constancia de todo lo que se dijo y todo lo que sucedió aquella tarde.

Quién le iba a decir a usted cuando empezó hace 33 años en el Congreso que iba a vivir en directo la proclamación de un nuevo Rey…

A veces lo tengo que volver a pensar y se me vuelve a poner la carne de gallina. Pensaba: '¿pero es verdad que estoy aquí viviendo un momento verdaderamente histórico?'. Fue un honor y un privilegio. Eso compensa todas esas sesiones tediosas que he aguantado hasta la una y media de la madrugada. Mis futuros nietos verán esa foto y dirán: '¡Mira la abuelita dónde está!'.

España estrenó Rey, ¿y usted?

Un vestido monísimo y discreto, jajajaja. Sabes que estás en medio de todo, pero también sabes que ni eres ni debes ser el foco de atención. A la peluquería no pude ir..., había que venir bien temprano porque estaba todo lleno de controles. La peluquera fue una misma, jaja.

Ustedes dan coherencia a las intervenciones de los oradores, salvan errores, cuidan la corrección gramatical, verifican que un nombre se escriba correctamente… Todo eso son muchos minutos de labor callada de despacho.

Sí, solemos decir que cinco minutos de orador equivalen a cincuenta de despacho. Primero hay que mecanografiarlo y luego hay que hacer todas las adaptaciones del lenguaje oral al lenguaje escrito con sus correcciones gramaticales y de nombres, dando sentido a la frase y viendo dónde pones la puntuación para que todo quede claro manteniendo el estilo del orador.

¿Qué hacen con los 'ejem', 'claro', 'ehhh', 'bueno'?

Esos latiguillos se suprimen para que la lectura sea fluida. Hay otros que no, porque son latiguillos con nombre propio, como aquel 'por consiguiente' de Felipe González.

El 'histórico pico' de Iglesias y Domenech, ¿quedó recogido en el Diario de Sesiones?

No, aquello no tenía relación directa con el discurso; era una felicitación, en lugar de una palmadita fue un llamativo beso. Entiendo que mediáticamente fuera una anécdota estupenda, pero sin cabida dentro del Diario de Sesiones.

Secretos blindados

¿Y el 'Manda huevos' de Trillo?

Tampoco. Al presidente se le olvidó apagar el micrófono y se oyó el comentario, pero no tenía nada que ver con el discurso.

¿Y la impresora de Rufián?

Eso sí, porque sí influía en el debate. El señor Rufián dijo: 'Esto es lo que están persiguiendo'. Pero, ¿a qué se refiere cuando dice 'esto'? Hay que describir lo que está sucediendo para que el lector entienda el significado de la frase.

En su departamento son 36 profesionales (35 mujeres) y hay licenciados en Derecho, Filosofía, Periodismo y hasta en ¡Veterinaria! ¿Tantas animaladas se dicen unos a otros?

Noooo... Se tratan temas de animales, como la gripe aviar, las vacas locas o la peste porcina, y es una suerte que haya compañeros que sepan de tantas materias.

¿Recuerda aquel 'miembros y miembras' de la ministra Aído?

Pues sí, aquello llamó la atención. El todos y todas, el ciudadanos y ciudadanas, hay veces que es un tanto reiterativo, pero lleva una intencionalidad sociopolítica, con lo cual, no podemos quitar ese elemento. Hay, incluso, algún orador varón que empieza su discurso diciendo 'nosotras pensamos'. Y como tiene su intencionalidad, hay que reflejarlo.

El taquígrafo de la Comisión de Secretos Oficiales, ¿se los lleva a la tumba?

En esa comisión no se hace Diario de Sesiones. Sería interesantísimo entrar, pero no nos dejan.

¿Qué ocurrió con aquello de 'se remofila' y 'bucijo'?

Jajajaja, tuvimos que preguntar al orador. Los acentos, a veces, nos hacen estas jugadas. Concretamente, se referían a 'Cerremos filas' y 'Bush hijo'.

En ocasiones vemos escenas del Congreso desoladoras, con un orador en la tribuna y casi nadie escuchando...

Sí, a veces hay sesiones en las que parece que los diputados nos hablan solo a nosotras. Te miran y te da apuro no mirarle tú a él. Es como si te estuvieran dedicando su intervención.