El fraude del clarete afrancesado

Un vaso y una botella con vino clarete. :: r. c. /
Un vaso y una botella con vino clarete. :: r. c.

Descubren diez millones de botellas de rosado importado de España a granel y vendido como si fuera francés

FERNANDO ITURRIBARRÍA CORRESPONSAL

Vino francés que en realidad es español. 'El fraude del siglo', clama a toda página el diario 'Le Parisien' al revelar la estafa del clarete afrancesado. Las autoridades galas han detectado más 70.000 hectolitros de rosado producido en España y comercializado en Francia como si fuera su genuino 'rosé'. El volumen falsificado equivale a diez millones de botellas.

Algo debe tener el vino español cuando lo bautizan de francés. Su precio. Cuesta la mitad. Negociantes desaprensivos lo importan a granel y lo maquillan con etiquetas en las que aparece un 'château', una aldea gala con su típico campanario, una flor de lis o una banderita tricolor para dar el pego. Beber para olvidar la geografía. La Dirección General de la Competencia, del Consumo y de la Lucha contra el Fraude recibió a finales de 2015 varias alertas y realizó una amplia investigación a todos los niveles del sector vinícola. Una quinta parte de los establecimientos galos inspeccionados incurrían en anomalías más o menos graves.

Se ha dado el caso de un negociante de Narbona, en el sur de Francia, que maquilló él solo 30.000 hectolitros en tres años. «Me acuerdo de un Château Cassignac -un vino español rebautizado así para que sonara francés- que era vendido en China», se lamenta Ludovic Roux, presidente de la cooperativa de Tailaran, preocupado por «el impacto catastrófico para nosotros».

El perjuicio a los viticultores honrados es desastroso. «El rosado español vendido a granel en 2016 tenía un precio de 0,35 euros por litro mientras que el precio medio en Francia es de 0,85 euros, más del doble», destaca Jérôme Despey, secretario general del sindicato agrícola FNSEA. La gran diferencia se atribuye a los excedentes de producción registrados en España en 2016.

Ya se han abierto procedimientos penales por los delitos de engaño, prácticas comerciales engañosas, engaño en banda organizada o usurpación de signos de calidad; cargos castigados con penas de hasta dos años de prisión y multa mínima de 300.000 euros. En un supermercado de la región de París fueron retiradas 16.700 botellas de un vino español con etiquetado ambiguo. Las menciones 'produced in France' o 'embotellado en Francia' se suelen usar para inducir a error.

La estafa del rosado es otra batalla de la guerra del vino entre las dos potencias mundiales. En los últimos años son frecuentes en Francia los ataques a camiones cargados con caldos del otro lado de los Pirineos y la destrucción de botellas en grandes superficies o almacenes al por mayor. Para calmar la situación, en mayo de 2017 los gobiernos de París y Madrid acordaron poner en marcha un comité mixto a imagen del creado en su día para frutas y hortalizas. El fraude demuestra que el clarete no es peleón.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos