España vuelve a liderar una nueva resolución de la ONU contra el tráfico de órganos

España vuelve a liderar una nueva resolución de la ONU contra el tráfico de órganos
Archivo

El documento insta a los Estados Miembros a capacitar a los profesionales sanitarios, fuerzas del orden y agentes de control de fronteras para detectar y notificar posibles casos de trata de personas con fines de extracción

COLPISAMadrid

La Asamblea General de Naciones Unidas ha aprobado una nueva resolución para prevenir y combatir la trata de personas con fines de extracción y tráfico de órganos humanos. Los contenidos de la misma se inspiran en gran medida en el sistema español de trasplantes, un país aventajado que cumple con todas las propuestas y que ha promovido esta inciativa junto con Guatemala. En esta resolución han trabajado estrechamente el Ministerio de Asuntos Exteriores y la Organización Nacional de Trasplantes (ONT), dependiente del Ministerio de Sanidad, Consumo y Bienestar Social.

España apuesta por lograr que la trata de personas y el tráfico de órganos se analicen desde la perspectiva de los Derechos Humanos, la salud y la óptica penal. Se trata de delitos cuya prevención y persecución requieren de la formación adecuada y la estrecha colaboración de las autoridades sanitarias y especialistas de la salud con las Fuerzas y Cuerpos de seguridad del Estado.

La Resolución también reconoce el valor del Convenio del Consejo de Europa sobre la lucha contra el tráfico de órganos humanos, como primer documento legal internacional que define con precisión este delito y cuya apertura a firma se llevó a cabo en la ciudad española de Santiago de Compostela en el año 2015, en reconocimiento a nuestro país por su liderazgo en la lucha internacional contra este tipo de prácticas.

Contenido de la nueva resolución

La nueva Resolución insta a los Estados Miembros de Naciones Unidas a:

  • 1

Desarrollar sus propios sistemas de trasplantes, según los principios éticos defendidos por la Organización Mundial de la Salud (OMS) y sobre los que se asienta el sistema español de trasplantes.

  • 2

Velar porque la extracción de órganos humanos se produzca en centros específicamente autorizados por las autoridades sanitarias nacionales.

  • 3

Realizar auditorías periódicas de los centros acreditados para la donación y el trasplante.

  • 4

Desarrollar registros que permitan garantizar la transparencia de la donación y el trasplante, la trazabilidad y la calidad y seguridad de los órganos humanos.

  • 5

Aportar información periódica a los registros internacionales, como el Observatorio Mundial de Donación y Trasplante establecido por la OMS y gestionado por la ONT en España.

  • 6

Capacitar a las fuerzas del orden, a los agentes de control de fronteras y profesionales sanitarios para detectar posibles casos, incluso en internet, de tráfico de órganos y trata de personas con fines de extracción de órganos y denunciar prácticas ilegales presuntas o confirmadas.

  • 7

Adoptar todas las medidas necesarias, incluidas las jurídicas, para proteger a las víctimas de trata y buscar fórmulas para remediar la vulnerabilidad de las personas que venden sus órganos.