Sara Gómez Martín: «Los equipos de dirección que incorporan a las mujeres son más productivos»

Sara Gómez, con estudiantes de la Escuela de Ingenierías Industriales de la UMA./Germán Pozo
Sara Gómez, con estudiantes de la Escuela de Ingenierías Industriales de la UMA. / Germán Pozo

La directora del proyecto Mujer e Ingeniería, profesora en la Universidad Politécnica, es la única mujer en el consejo de la Real Academia de Ingeniería

Francisco Gutiérrez
FRANCISCO GUTIÉRREZ

En pocos minutos se ganó la simpatía de las jóvenes estudiantes de la Escuela de Ingenierías de la UMA, con las que charló animadamente antes de participar en una mesa redonda, sobre mujer y tecnología, en el congreso de profesores de esta materia que hoy se clausura. Les aconsejó perseverancia, fe en ellas mismas y valentía para hacerse un hueco en el mundo de las ingenierías, profesiones en las que, reconoce, hay más hombres que mujeres, pero que «no es un mundo masculino».

¿Cómo lleva el hecho de ser la única mujer en el consejo de la Real Academia de Ingeniería?

–Estoy bastante acostumbrada a ser la única mujer en muchos sitios, por una cuestión de edad. En mi promoción solo éramos dos mujeres. Soy la única consejera de la Real Academia, donde estamos cuatro mujeres, aunque solo dos ingenieras. A estas alturas lo gestiono bastante bien.

Usted ha presentado en este congreso de profesores de tecnología el proyecto que dirige, 'Mujer y Tecnología', ¿en qué consiste?

–Es un proyecto a medio y largo plazo con el que intentamos dar soluciones a un problema que desde la Real Academia de Ingeniería entendemos que es estructural, la falta de vocaciones tecnológicas entre nuestros jóvenes, sin distinción de sexo. Fíjese que en los últimos 12 o 13 años hemos perdido aproximadamente un 25% de estudiantes en las carreras de ingenierías. Si a esto le añadimos que cada vez hay menos mujeres en determinadas carreras, el problema se agrava.

¿Qué porcentajes de mujeres manejan?

–El porcentaje global de mujeres en ingenierías, según los datos de la Conferencia de Rectores, es de un 24%. Pero hay una distribución muy asimétrica; por ejemplo, en Ingeniería Biomédica son casi más chicas que chicos, pero en Informática estamos solo en un 11% de presencia femenina. Parece que todo lo que lleva el prefijo 'bio' atrae más a las mujeres....

¿Qué iniciativas están desarrollando?

–Tenemos varios proyectos muy interesantes. Hay actividades dirigidas a los profesores de Secundaria, de ahí mi interés en participar en este congreso. Hemos puesto en marcha un concurso para hacer ingeniería en los centros y tenemos también un programa de mentorización, por el que ponemos en contacto a ingenieras que están a punto de salir de las escuelas con ingenieras senior, que ya están trabajando y que les ayudan a introducirse en el mundo laboral. El proyecto se ha implantado en varias comunidades, y nuestro próximo objetivo es Andalucía.

¿A qué achacan ustedes este bajo porcentaje de estudiantes en las carreras de ingenierías?

–Fundamentalmente porque no saben lo que hace un ingeniero. Y, en el caso concreto de las mujeres, creemos que las chicas no las hacen porque no ven la vertiente social, no ven cómo mejorar la calidad de vida de las personas a través de la ingenierías.

Y, ¿por qué insisten tanto en la necesaria presencia de la mujer en estas profesiones?

–Pues porque si somos un poco más del 50 por ciento de la población, perder un porcentaje tan amplio del talento femenino es un lujo que no podemos permitirnos. Y además porque creo profundamente que los equipos diversos en género, en cultura y en edad son muchísimo más productivos. Está demostrado que en los equipos de dirección donde hay esa sintonía de género, con hombres y mujeres, con diversidad de edades y de culturas, son más productivos y la cuenta de resultados aumenta.

Pero luego hay carreras con una presencia femenina mayoritaria, como Medicina, o Ciencias de la Educación...

–Creo que si somos la mitad de la población deberíamos estar en la mitad de todo, incluida Medicina, donde hay muchas más mujeres. O, como comenta, Enfermería o Educación Infantil, que son carreras más femeninas. Creo que hay que llegar a un equilibrio, también en estos otros estudios.

Una de las quejas de los alumnos de esta escuela es que son carreras muy difíciles, ¿cuál es su percepción como profesora?

–Creo que en el ámbito de las ingenierías industriales hemos hecho cosas bien y otras que podríamos haber hecho mejor. Es cierto que los contenidos no son fáciles, pero sí absolutamente abordables. Probablemente el problema esté más en la metodología de enseñanza y también hay que tener en cuenta la preparación con la que llegan los jóvenes.

¿Algún mensaje para los estudiantes de esta escuela?

–Les diría que aborden el futuro con toda la ilusión del mundo, que están en el momento adecuado y en el sitio adecuado, porque la demanda de perfiles profesionales en un porcentaje altísimo será para ingenieros y tecnólogos. Que es un mundo apasionante y que centren la ingenierías no en las máquinas o los procesos, si no en las personas.

¿Y para las chicas?

–A ellas decirles que el mundo de la ingeniería no es un mundo masculino, hay más hombres que mujeres, pero no es un mundo masculino. Y que la ingeniería tiene una implicación y un aporte a la sociedad indiscutible, y en este sentido creo que las mujeres escuchamos mejor, somos más empáticas, y el verbo ayudar lo llevamos en el ADN. Que no se desanimen, que no se hagan pequeñitas, que no renuncien a su carrera profesional, que concilien y que dejen el miedo en su casa, que es un mal compañero de viaje.

Día Internacional de la Mujer y la Niña en la Ciencia

Este lunes es el Día Internacional de la Mujer y la Niña en la Ciencia. Son muchas las actividades que se programan con este motivo. En el salón de actos del complejo tecnológico (Informática y Telecomunicación) tendrá lugar una mesa redonda (12 horas) en la que se tratará de dar respuesta a la pregunta que se hacen muchas jóvenes, ¿qué ingeniería industrial? Con el formato de mesa redonda, responderán a las preguntas de las estudiantes Cristina Urdiales, doctora ingeniera en Telecomunicación; Mercedes Amor, doctora ingeniera Informática; Isabel García, doctora ingeniera Industrial; Marina Cortés, doctora ingeniera Química y Nieves Álamo, doctora en Matemáticas. El objetivo principal de las jornadas es dar a conocer mejor las titulaciones de ingeniería a estudiantes de secundaria y bachillerato. Las ponentes responderán a las preguntas que los estudiantes han preparado y enviado previamente, y también por las que se quieran realizar durante el desarrollo de la jornada.

 

Fotos

Vídeos