Extra San Telmo Business School

«La principal fortaleza de San Telmo son sus antiguos alumnos»

Antonio Hidalgo, secreatario general de San Telmo Business School-/
Antonio Hidalgo, secreatario general de San Telmo Business School-
Entrevista a Antonio Hidalgo, secretario general de San Telmo Business School

La escuela nació en 1982. Desde entonces la formación, el mercado y la propia sociedad ha cambiado mucho. ¿Cómo se ha adaptado San Telmo a estos cambios?

Efectivamente en estos casi 40 años el entorno ha cambiado mucho. Andalucía, y sobre todo su clase empresarial. Es por eso que las necesidades de las personas a las que nosotros nos dirigimos, la alta dirección de esas empresas principalmente, requiere hoy de propuestas distintas.

Pero también han cambiado otras cuestiones como el modo de hacer los negocios en la actualidad; la forma de competir en un entorno cada vez más global; o el impacto que están teniendo las nuevas tecnologías en los negocios. Y esto ha requerido un esfuerzo de adaptación por nuestra parte tanto en los contenidos, como en nuestra manera de acercarnos a las empresas y saber qué están necesitando en cada momento, y por supuesto los formatos en lo que se imparte la formación. Por ejemplo, hemos ido evolucionando hacia actividades más cortas, más concentradas en el tiempo, sin una necesidad de una presencia muy prolongada. También hemos cambiado nuestra forma de llevar a cabo nuestro propio negocio, la manera en la que nos dirigimos a los clientes y cómo se dirigen ellos a nosotros. En definitiva, a lo largo de estos años hemos realizado un esfuerzo de innovación continua, de estar en contacto con el mercado y con las necesidades de la empresa para darle una respuesta ágil y adaptada.

En San Telmo fuisteis pioneros en el ámbito de la escuela de negocios en Andalucía.

Sí. La verdad es que en el año 82 se veía como una locura fundar una escuela de negocios en Andalucía. Parecía que era un concepto hecho solo para ciudades como Madrid o Barcelona. Y curiosamente ese razonamiento, pero al contrario, fue el que tuvieron las dos personas que iniciaron esta iniciativa, Gerarda de Orleans y Javier López de la Puerta. Ellos pensaron que donde realmente era necesaria una escuela de negocios de referencia era en Andalucía, lo que demuestra una gran visión por su parte. Por eso podemos decir que somos la primera escuela de negocios andaluza. Y lo más reseñable de esto es que, de ser una escuela netamente regional, hemos sido capaces de crecer nacional e internacionalmente desde Andalucía, con las sedes de Sevilla y Málaga.

No en vano, uno de los motivos por lo que decidimos, en el año 2000, abrir un campus en Málaga fue precisamente para dotar a la escuela de una capacidad mayor para atraer participantes internacionales. Nuestro campus de Málaga aspira a convertirse en un referente para esos empresarios y directivos internacionales, obviamente por la calidad de la formación, pero también por los atractivos de la zona.

¿Qué distingue a la escuela de otras empresas del sector?

En San Telmo nos diferenciamos, en primer lugar, porque desde el principio hemos tenido muy claro que nuestro objetivo es dar un servicio de excelencia a la alta dirección de las empresas en tema de formación. Esto también se manifiesta en el tipo de programas y cursos que organizamos, mayoritariamente enfocado a las personas que toman las decisiones en las organizaciones. Y ese perfil indudablemente requiere una cercanía y un conocimiento de la realidad de las empresas que en otros niveles no es tan necesario, porque puede fundamentarse más en la teoría.

Eso nos lleva a otra de nuestras diferencias, la apuesta constante por la metodología del caso, basada en debatir con los participantes situaciones empresariales que ponen de manifiesto distintos cursos de acción, que pueden ser mejores o peores (no significa que sean la solución), pero plantean una situación a los alumnos con la guía del profesor en casa caso. Y, en tercer lugar, e igualmente relacionado con el punto anterior, nos distingue nuestra investigación aplicada. En San Telmo nos enfocamos a conocer qué problemas tienen las empresas y llevar eso al aula a través de la escritura. Ahora mismo somos una de las escuelas de negocio que más casos escribe en español, incluyendo España y Latinoamérica. A esto se suma la ventaja competitiva de que procuramos que, durante el debate, además del profesor que ha escrito el caso se cuente con la participación del directivo protagonista de la situación.

Con todo esto unimos las necesidades de la empresa, con la investigación que nosotros hacemos, la metodología del caso y la participación de los propios protagonistas. Yo creo que esa línea de rigor en la investigación, pero a la vez cercanía de profesores que están muy en contacto con las empresas, la producción de material propio y el enfoque en la alta dirección son las cuatro líneas que marcan la diferencia de San Telmo.

Además de los programas mencionados, sois una referencia mundial en la formación de directivos de la Cadena Alimentaria.

Efectivamente, es una de nuestras señas de identidad y estamos muy orgullosos de hacerla, no solo en Andalucía, sino también en el resto de España y en otros países como Italia, Estados Unidos, y en Marruecos.

¿Qué proyectos tenéis en esta área actualmente?

Ahora mismo, además de nuestros programas de referencia, estamos terminando de plantear una propuesta muy innovadora que hemos denominado 'InFood'. Se trata de un programa enfocado a directivos del sector alimentario, pero con menos experiencia que la alta dirección, y que necesitan una primera inmersión sobre el sector para conocer las claves, tendencias y retos. 'InFood' comenzará en breve en la sede de Málaga, se impartirá en inglés y tendrá una semana de duración en formato intensivo. Esperamos recibir alumnos tanto de España como de otros países europeos y latinoamericanos.

Además, nosotros continuamente estamos proyectando nuevas iniciativas siempre y cuando detectemos que existe una necesidad en el sector. En su momento fue una novedad lanzar un seminario en Miami para todos los países latinos, o hacer un programa nacional para la alta dirección del sector alimentario al que se sumaron personas de otros países, entre muchos otros ejemplos.

Entre los nuevos programas que también está incorporando la escuela destaca el de Transformación Digital.

Efectivamente. Acorde a esa obligación de adaptarnos a las necesidades de la empresa que he comentado, hemos querido dar respuesta a esa realidad de la que se viene hablando en los últimos años y que podríamos resumir en la sentencia: «O se está en el ámbito digital, o no se está». En San Telmo hemos estado siguiendo atentamente la evolución de este fenómeno y, cuando hemos tenido claro dónde ponemos aportar a las empresas, cuáles son los problemas reales que la transformación digital genera y, sobre todo, cómo están respondiendo las organizaciones a esos retos, hemos decidido lanzar el programa. No se trata de decir que hay que transformarse en el ámbito digital, que es una obviedad y está muy manido. En San Telmo tratamos de determinar cómo se debe hacer esa transformación, cuál debe ser la estrategia que debe diseñar cada empresa a partir de los inputs que genera este nuevo ecosistema digital, y por supuesto las herramientas que precisan para aterrizar dicha estrategia e implantarla en la práctica.

Para ello, aunque tenemos mucho material elaborado a lo largo de todos estos años, hemos considerado oportuno contar con un partner de primera línea como es Accenture, la primera consultora del mundo en transformación digital que además tiene una gran presencia en el PTA de Málaga. De este modo, hemos llegado a un acuerdo para lanzar este programa que, en mi opinión, tiene como principal diferencia con otras propuestas que no solo vamos a dar las claves para el diseño de la estrategia, sino que también vamos a facilitar a los participantes herramientas y manera de llevar a la práctica esta estrategia.

¿Cuál es la aportación que hace Sal Telmo al tejido empresarial de Andalucía?

Bueno, hay algunas medidas que nosotros hacemos a nivel interno que nos ayudan a ver si nuestro enfoque es correcto. Una de las que más nos ha ayudado, sobre todo en la época de la crisis, a comprobar la aportación real que hacemos a las empresas a las que prestamos el servicio de formación es la comparativa entre estas y las empresas en general. Y podemos decir con orgullo que el grado de supervivencia, adaptación y crecimiento de las organizaciones que se habían pasado por San Telmo era bastante superior a la media andaluza y nacional. Por eso las empresas siguen confiando en nosotros. Además, hace aproximadamente un año que participamos en un sistema de medición llamado BSIS que realiza la Fundación Europea de Escuelas de Negocios, de la que somos miembros. Este estudio mide el impacto de las escuelas de negocio en la sociedad. Y tras el análisis obtuvimos el reconocimiento por nuestra aportación.

Este puede considerarse uno de los principales logros de la escuela, ¿no es así?

Desde el punto de vista de reconocimientos públicos sí. Pero lo cierto es que, desde el prisma de cumplimiento de nuestra misión, a nosotros hay cuestiones que son mucho menos manifestables y que nos satisfacen más. Una de las principales es sin duda la implicación de nuestros antiguos alumnos, que siguen viendo a la escuela y participando en los programas de continuidad. Ellos nos dan las claves y nos ayudan a seguir avanzando y mejorando. Sin duda alguna la principal fortaleza de San Telmo son sus antiguos alumnos.

Transformación Digital para la Alta Dirección, una apuesta por la innovación

San Telmo Business School y Accenture han firmado un convenio marco de colaboración para la puesta en marcha del programa 'Transformación digital para la Alta Dirección', que viene a cumplimentar los fines de ambas instituciones y que tiene como objetivo la reflexión estratégica sobre esta nueva realidad, con la concreción de ideas prácticas que faciliten la ejecución e implementación de dicha estrategia: el qué y el cómo de la transformación digital, desde la perspectiva de las personas que tienen la máxima responsabilidad de tomar las decisiones en sus organizaciones.

'Transformación Digital para la Alta Dirección' persigue no sólo fomentar la reflexión estratégica, sino también facilitar la ejecución de aquella, a través de la concreción de un plan de acción a medida de cada organización. Para lograrlo, se emplearán tres metodologías activas que interactúan y potencian mutuamente: Método del caso, diálogos con la AD (Diálogos inspiradores, con la presencia de «key speakers», expertos en las tendencias de vanguardia, y «live cases», en la que altos directivos compartirán cómo están acometiendo en sus empresas los retos de la transformación digital) y workshops.

Tal y como apuntó Juan Pedro Moreno, presidente de Acenture en España, Portugal e Israel durante la firma del acuerdo: «Según nuestros estudios, si las empresas invirtieran en digitalización e innovación al mismo nivel que la media europea, el PIB nacional se incrementaría hasta en 48.000 millones de euros adicionales en 2021. En Accenture -en los dos últimos años- hemos puesto en marcha nuestra Arquitectura de la Innovación e inaugurado y ampliado varios centros en Málaga, Madrid, Bilbao y Alicante; seguimos colaborando con los ecosistemas de innovación públicos y privados y trabajamos para acercar el mundo académico a las necesidades reales de las empresas, a través de la capacitación y formación del mejor talento. La firma de este acuerdo es una nueva prueba de ello».

Por su parte, Antonio García de Castro, director de San Telmo Business School, añadió que la escuela siempre ha sido consciente de que la tecnología permite llevar a cabo unos procesos más eficientes y una mejor medición de los resultados para acercarse más a los objetivos y, con ellos, a la calidad deseada. No obstante, para ello, sostiene que es imprescindible el cambio de mentalidad en la Alta Dirección. «Si no lo hacen no van a ser capaces de incorporar esa tecnología. Deben ser capaces de entender el nuevo ecosistema: si la alta dirección no lo entiende, no será capaz de detectar las oportunidades y amenazas que se van a presentar».

Este programa, dirigido a empresarios, presidentes, consejeros, directores generales, miembros de comités directivos y altos cargos de empresas e instituciones públicas y privadas, comenzará a impartirse el próximo 25 de noviembre en la sede de San Telmo en Sevilla. De cinco meses de duración, se desarrollará de manera presencial, dos días al mes.

Información sobre el programa

- Lugar y fechas. Campus de San Telmo en Sevilla. Av. de la Mujer Trabajadora, 1. 41015 Sevilla. Fechas: 25 y 26 de noviembre de 2019; 16 y 17 de diciembre de 2019; 27 y 28 de enero de 2020; 24 y 25 de febrero de 2020; 23 y 24 de marzo de 2020.

- ¿A quién se dirige? Empresarios, presidentes, consejeros, directores generales, miembros de comités directivos y altos cargos de empresas e instituciones públicas y privadas.

- Objetivos. Los objetivos del programa son:

1.- Conocer el nuevo ecosistema digital. Ser conscientes de las exigencias de la toma de decisiones en entornos «VUCA» (volátiles, inciertos, complejos y ambiguos).

2.- Entender en qué medida las tecnologías digitales afectan e impactan al propio negocio y pueden suponer una amenaza a la pervivencia del mismo.

3.- Descubrir oportunidades en el ecosistema digital: nuevos modelos de negocio y formas nuevas de realizar los negocios actuales.

4.- Reflexionar sobre la estrategia necesaria, formalizarla y desarrollar un plan de acción para su ejecución.

5.- Comprender las competencias directivas que exige el nuevo escenario y el tipo de organización que requiere el ecosistema digital.