Extra Colegios

Los beneficios cognitivos y sociales de prácticar deporte desde pequeños

Los beneficios cognitivos y sociales de prácticar deporte desde pequeños
Pixabay

Además de crear hábitos de vida saludables, el deporte es una herramienta de gran valor en la educación de los niños.

A través de estas actividades se fomentan valores, se crean rutinas, y se desarrollan habilidades físicas y mentales de manera sana y divertida.

Los psicólogos afirman que practicar deportes o hacer ejercicio físico desde pequeños ayuda a los niños a activar todas las funciones cerebrales indispensables para el desarrollo cognitivo, y les enseña una serie de habilidades y conocimientos de gran utilidad para toda su vida.

Otra de los beneficios que aporta el deporte es el desarrollo de uno mismo en el entorno, permitiendo la interacción de los aspectos sociales, emocionales y físicos del bienestar humano.

No obstante, aunque parezca obvio cabe destacar que estos resultados no son automáticos y dependen del compromiso de cada persona, y en el caso de los pequeños, de los familiares responsables.

Beneficios integrales y valores

Según los expertos en enseñanza deportiva y psicología, más allá de lo físico, la práctica deportiva promueve el desarrollo y la integración social. No en vano, a pesar de la competencia se trata de un juego, y en estos entornos no se diferencia por razas, credos o estratos, fomentando el respeto a las diferencias entre las personas.

En esta misma línea, los deportes en equipo generan sentido de pertenencia, forjan la disciplina y ayudan a la convivencia, ya que los niños se acostumbran a trabajar en equipo y colaboran unos con otros, incluso en actividades que posteriormente se realicen de manera individual.

Además,la actividad física continuada eleva la autoestima y promueve valores y virtudes como la justicia, lealtad, superación, respeto, compañerismo, trabajo en equipo, responsabilidad y tolerancia.

En el plano cognitivo, el ejercicio físico es un aliado muy importante para reducir el estrés.

También regula la segregación de tres neurotransmisores asociados a una buena salud mental. Estas sustancias son la dopamina, la serotonina y norepinefrina. De este modo, hacer ejercicio estimula la memoria y las funciones ejecutivas del lóbulo frontal, por lo que los niños que lo hacen con regularidad identifican más rápido los estímulos visuales y se concentran más que los niños pasivos.