Guía para ayudar a niños miedosos a superar sus temores

El vídeo del monitor de tirolina asustando a un niño abrió un intenso debate días atrás./Youtube
El vídeo del monitor de tirolina asustando a un niño abrió un intenso debate días atrás. / Youtube

Consejos para proporcionarles herramientas necesarias para que sepan afrontarlos, siempre con la ayuda y respaldo de los padres

Rossel Aparicio
ROSSEL APARICIOMálaga

En el vídeo aparece un niño de diez años equipado con casco y arneses instantes antes de lanzarse en tirolina en un campamento de verano de Jaén. En ese momento, el monitor bromea con la posibilidad de caer al vacío y el chico empieza a angustiarse. «Aquí se han caído un montón de niños a lo largo de los años, pero no todos se han muerto», le dice. «El casco es de plástico malo, pero algo te amortiguará», prosigue el joven en lo que, a la postre, justificó como una «broma pactada con los padres» de los pequeños. «No quiero saltar, me estás asustando», respondía el menor haciendo pucheros. El polémico vídeo llegó a viralizarse a principios de este mes. Corrió como la pólvora en redes y grupos de WhatsApp, indignando a cientos de usuarios que se apresuraron a despotricar la supuesta ocurrencia macabra del monitor. El debate estaba servido. Muchos se hacían la misma pregunta: ¿Ayuda esta actitud en algo a un niño a superar el miedo que pueda sentir a la hora de hacer una actividad de este tipo?

En opinión de la especialista en psicología infantil, Elisa López, -aunque se trate de una inocentada que contaba con la complicidad de los padres, según explicaron a los medios-, «lo único que se consigue, a juzgar por lo que se aprecia en el vídeo, es generar un miedo absolutamente innecesario en el menor. Me parece una barbaridad, aunque sea una broma», apostilla. De hecho, según su experiencia, éste sería un claro ejemplo de lo que NO hay que hacer en situaciones en los que los niños sientan miedo. ¿Cómo ayudarles entonces a superar sus temores? «Es fundamental transmitirle al niño tranquilidad, seguridad, confianza y ayudarle a superar el miedo con mucho cariño, comprensión y paciencia», adelanta la experta con la que elaboramos una guía básica para que los padres ayuden a sus retoños miedosos.

La función del miedo

En primer lugar, pese a que los miedos tengan socialmente una connotación negativa, López resalta que, como emoción básica que es, tiene una «función fundamental para nuestra supervivencia que es alertarnos ante el peligro, por lo que es una emoción necesaria y adaptativa. Desde una perspectiva evolutiva, el miedo nos aleja de situaciones de peligro, por lo tanto, nos mantiene a salvo», explica. Algunos miedos pueden llegar a ser perjudiciales para el desarrollo del niño, sin embargo, muchos otros le pueden ayudar, como decimos, a ser más precavido.

Otra cuestión a tener en cuenta es que los miedos infantiles atienden normalmente a fases del crecimiento del niño y que suelen ser transitorios y acaban marchándose sin más, de manera natural. Por ello no hay que preocuparse más de la cuenta. De forma general, suelen aparecer cuando el niño todavía no entiende el mundo que le rodea y aún le cuesta discernir entre lo real y lo imaginario.

¿Qué hacer para vencer los miedos infantiles? Adelántate a ellos

La psicóloga malagueña aboga por tratar de adelantarnos a su aparición, de evitarlos, proporcionándoles las herramientas necesarias para que sepan afrontarlos, siempre con ayuda de los progenitores. Para ello pueden ser muy útiles los siguientes consejos:

1-Educa en positivo. Apuesta por una educación en positivo, evitando castigos o amenazas. «No uses el miedo del menor para conseguir una determinada conducta».

2-No transmitas a tu hijo tus miedos. Controla tus miedos para no transmitirlos a tus retoños. Empieza por dar ejemplo. Muchos de los terrores infantiles tienen mucho que ver con el ambiente en el que viven ya que pueden estar fundados en experiencias negativas en casa o en algún otro ambiente en el que suelan estar.

3-No te burles ni ignores su miedo. «Para el niño o la niña su temor es importante, no lo ignores, ni lo menosprecies, eso no hará que desaparezca. Hazle sentir que te importa lo que siente pues es para él eso a lo que teme es real. Nunca te rías de sus miedos, ni lo ridiculices, el respeto es fundamental. Ante todo, debe sentirse arropado por sus padres», matiza la especialista.

4-Ayúdalo a que resuelva sus problemas diarios. En el día a día fomenta y dota de las habilidades necesarias para que el niño resuelva problemas cotidianos por sí solo. No lo soluciones siempre tú todo, déjalo que actúe. Eso le ayudará a «enfrentarse a la frustración y a la vez a no reaccionar con miedo ante situaciones desconocidas».

5-Refuerza los pequeños actos de valentía. Por pequeño que sea el gesto o el paso del menor, arrópale y hazle saber que estás orgullos/a de que haga algo que inicialmente no podía hacer por miedo. «Si le animas, le incentivas a seguir por el buen camino para superar ese miedo».

6-Protégelo pero sin sobreprotección. Debemos ayudar y acompañar al niño pero si lo sobreprotegemos conseguiremos todo lo contrario: «criamos a niños inseguros que necesitan constantemente que resolvamos sus conflictos. Eso habría que evitarlo», apunta la experta.

¿Y si tiene miedo ya?

Aún cumpliendo todas las recomendaciones anteriores es normal que los pequeños desarrollen miedos y temores que habrá que abordar con paciencia y cariño. También hay que tener en cuenta el tipo de temor que presente el niño, si es irracional que no pueda controlar (como el miedo a las arañas o la oscuridad) o es un temor real. «Hay casos de niños con familiares enfermos que temen la muerte, por citar un ejemplo, o temen que les roben en casa después de haber sufrido un atraco. En esos casos trabajar el miedo es más delicado», indica la psicóloga infantil. En el resto de situaciones de miedos habituales, lo suyo es ayudar al niño a enfrentarse poco a poco a él siempre y cuando consideremos que ese terror que siente es perjudicial para el pequeño:

-Exponlo al miedo, paso a paso. Es una técnica excepcional para enfrentarse a los miedos infantiles. Si le da miedo la oscuridad, por ejemplo, prueba a encender las luces para que vea que no hay peligro, a ponerle pequeños puntos de luz y explicarle que no hay ningún mal en la penumbra de casa. «Se trata de que, día a día, haga pequeños avances hasta que lo supere».

-Transmítele seguridad. Durante el proceso de enfrentamiento al miedo hazlo siempre transmitiéndole confianza y cariño tal y como hemos comentado con anterioridad.

Te interesa

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos