La contaminación nubla el puente a los conductores en Madrid

Panel de la M-30 anunciando la velocidad máxima a 70 km/h con el protocolo anticontaminación. / EFE/ATLAS

Limitada a 70 km/h la velocidad en los accesos a la ciudad y este jueves tienen prohibido aparcar los vehículos de los no residentes

J. Luis Alvarez
J. LUIS ALVAREZMadrid

La elevada contaminación por emisiones de dióxido de nitrógeno (NO2) va a complicar la circulación en Madrid durante el inicio del puente de la Inmaculada y la Constitución. Los madrileños tienen más o menos asumidas las restricciones al uso del coche privado, unas medidas que pueden coger por sorpresa a las decenas de miles de turistas que llegan estos días a la capital por carretera para disfrutar del ambiente prenavideño, para visitar los museos o simplemente de compras. ¿Qué se puede hacer? ¿Qué puede pasar hasta el próximo domingo?

Y es que el puente que comienza lo hace con dos retos importantes para el tráfico. El primero es la reciente entrada en vigor de Madrid Central, donde solo pueden circular los vehículos con las etiquetas Cero Emisiones, ECO, C y B que emite la Dirección General de Tráfico. Y el segundo las restricciones por alta contaminación que están en vigor.

Esta alerta –que este miércoles se ha puesto en vigor por primera vez este otoño- es consecuencia de dos factores. Por un lado las emisiones de la industria, el tráfico rodado y del encendido de las calefacciones, y por otro la estabilidad atmosférica que se traduce en ausencia de viento y de lluvia. A esto último, obviamente tan positivo para disfrutar de la ciudad, se conoce como meteorología «desfavorable» en los protocolos anticontaminación del Ayuntamiento madrileño.

Por este motivo, el Consistorio que dirige Manuel Carmena ha decidido este miércoles pasar al segundo escenario en las medidas contra la polución. De esta manera, a la limitación de la velocidad máxima de los vehículos a 70 km/h en las carreteras de acceso a la ciudad –desde el cruce de esas con la M-40 y el casco urbano- y en la circunvalación M-30, se suma este jueves la prohibición de aparcar en las plazas incluidas en la zona del servicio de estacionamiento regulado (SER). El problema es que esta zona afecta a todas las calles que se encuentran en el interior de la citada M-30, el centro de la capital.

A efectos prácticos, cualquier persona que este jueves llegue a Madrid tiene que saber que no podrá pasar de 70 km/h en los accesos. Sin embargo, sí podrá aparcar sin problemas en el centro de la ciudad. Al ser un día festivo, la zona SER no funciona. Los parquímetros están apagados. De manera que las plazas de estacionamiento son de libre uso.

Precisamente, al ser una jornada festiva y reducirse de forma ostensible el tráfico, las emisiones contaminantes podrían tender a bajar a lo largo de la jornada. Si se diera esta situación, o el Ayuntamiento volvería al escenario 1 del protocolo, con lo que solo limitaría la velocidad en los accesos, o, en el mejor de los casos, retiraría todas las restricciones.

El problema es que la situación de contaminación podría persistir. Esto supondría que el viernes sí estará en funcionamiento el SER, con lo que cualquier coche no autorizado –eléctrico, híbrido o de una persona discapacitada- aparcado en las plazas de estacionamiento delimitadas en azul será sancionado con 90 euros. Para evitar sorpresas dado que la vigilancia del SER comienza a las 9:00 horas es aconsejable buscar antes un aparcamiento público para dejar el vehículo. En todo caso, está previsto que el consistorio anuncie a media mañana de este jueves qué medidas va adoptar al día siguiente.

Para todas aquellas personas que visiten Madrid estos días y quieran conocer las medidas anticontaminación puede consultarse en la página web municipal –madrid.es-, paneles informativos de tráfico del Ayuntamiento, de la Dirección General de Tráfico, en las paradas de los autobuses interurbanos del Consorcio Regional de Transportes y los municipales de la EMT, y en las redes sociales.

La situación podría ser más complicada. El actual equipo de Gobierno del Ayuntamiento aprobó en meses pasados un nuevo protocolo contra la contaminación mucho más duro que el diseñado en su día por el equipo del PP que dirigía Ana Botella. Sin embargo, hace dos semanas fue suspendido, dado que el Ayuntamiento no consultó el mismo con la Comunidad de Madrid. Este podría volver a ser aprobado de nuevo en los próximos días y con el mismo las restricciones a los desplazamientos afectarían ya a los vehículos potencialmente más contaminantes.

Más información

 

Fotos

Vídeos