Jesús Bellido: «Los vertidos fecales al mar pueden favorecer los enjambres de medusas»

Jesús Bellido, en la playa de La Misericordia. /Ñito Salas
Jesús Bellido, en la playa de La Misericordia. / Ñito Salas

«En el desastre ecológico esta especie se ve como ganadora», apunta el biólogo del Aula del Mar y miembro de la UICN

Ignacio Lillo
IGNACIO LILLOMálaga

Jesús Bellido es doctor en Biología Marina por la UMA, trabaja como biólogo del Aula del Mar desde 1999 y es coordinador de la oficina técnica del Comité Español de la Unión para la Conservación de la Naturaleza (UICN). Como experto en el mundo de las medusas, fue uno de los ponentes principales en la reciente Semana del Mar de Málaga.

¿Cómo prevé que sea este verano en cuanto a la llegada de medusas?

–El año 2018 fue excepcional, atípico, totalmente distinto a los anteriores y con una presencia muy constante de medusas. Por tanto, no esperamos repeticiones tan continuas. Ahora mismo lo más sencillo es comparar con lo que ocurrió en invierno y primavera del año pasado, que por ahora no tienen nada que ver, las condiciones de partida son distintas.

¿En qué sentido?

–El invierno pasado hubo un tren de borrascas continuo que trajo a la carabela portuguesa, y este año ha sido anticiclónico, con temperaturas altas, y eso debe tener un peso en el ciclo de la medusa. Y esto, a falta de ver lo que pasa durante la primavera, cuando se da un pico habitual en la especie 'Pelagia noctiluca', que es la más habitual en Málaga. Vamos a ver cómo viene pero se prevé seca, y vamos a comparar con otros años para hacer una expectativa de cara al verano, porque influyen muchos parámetros. Para un ciudadano de a pie un 'bloom' de medusas sólo se ve en verano, pero a nivel científico se considera cuando la población crece de forma anormal. Desde el desconocimiento no sabemos qué es esa normalidad, porque en determinados momentos hay poblaciones más grandes, por alguna circunstancia distinta. Sólo tenemos la percepción cuando son arrastradas a la playa, pero en invierno no se las tiene en cuenta. Lo relevante desde el punto de vista científico y ciudadano no es igual. Además, hay que recordar que la medusa está en su casa, el mar es su entorno, por eso hay que ser muy cuidadosos en la aproximación que hacemos a esta especie como problema, y todavía no sabemos las consecuencias de las intervenciones.

¿Por qué hay más algunos años?

–Los equilibrios marinos están alterados por los contaminantes de diverso tipo que llegan desde tierra. El calentamiento, la acidificación, la eliminación de competidores y depredadores influye. Es lo que ocurre con la pesca de la sardina y el boquerón, que compite con la medusa por el plancton: cuando eliminamos estos peces las favorecemos por las dos vías, como competidores y depredadores. Las medusas asimilan parte de la contaminación orgánica como alimento, por lo que en el desequilibrio sistémico y en el desastre ecológico la medusa se ve como ganadora, y por tanto es más abundante. La consideramos una especie con gran valor como indicador del estado del mar, y queremos discernir cuándo la abundancia es natural y cuándo es artificial. Luego hay factores que hacen que lleguen o no lleguen a la costa, por eso es difícil de predecir, y hay que ser cautos por las implicaciones en el turismo.

«El invierno pasado hubo un tren de borrascas que trajo medusas, pero este ha sido anticiclónico»

Entiendo por sus palabras que los vertidos de aguas fecales como el de Nerja favorecen su desarrollo.

–La medusa es una oportunista, aprovecha gran cantidad de recursos, hay que estudiar si tiene esa capacidad, que a priori pensamos que sí, pero todavía no esta suficientemente analizado. Ya se han observado microplásticos en su organismo, no es descabellado pensar que los picos de contaminación orgánica pueden favorecer su desarrollo.

¿Cómo valora lo que está ocurriendo con los vertidos en Nerja?

–Como muchos ciudadanos no dejo de sentirme escandalizado, dolido. El mar está muy tocado, explotado de forma sistemática, y a estas alturas no tener algo tan básico como es el saneamiento supone un paso atrás en todo lo que llevamos tantos años defendiendo. Se tiene que acabar ya, por lo menos en los países desarrollados, que tienen que ser los primeros.

Imagino que habrá vivido situaciones dantescas por esta causa.

–Estamos encontrando tortugas con plásticos dentro del organismo en las necropsias; la basura que el mar devuelve te hace ver la gravedad de la situación. La basura ha llegado ya a zonas donde el hombre no ha estado; hay islas de plásticos en alta mar... A nivel ciudadano ves el comportamiento de ciertas personas y después de tantos años de trabajo en educación ambiental no se avanza, aunque hay esperanzas en movimientos como el de los Viernes por el Futuro, en el que los jóvenes denuncian que los mayores no les estamos dejando un buen planeta.

¿Cómo afecta el cambio climático al Mar de Alborán?

– Se está produciendo una subida de temperatura progresiva, estamos ante un proceso de tropicalización que es una puerta abierta a especies invasoras. También hay un cambio en las condiciones normales que lo hace menos apetecible para especies autóctonas. La acidificación afecta a los corales y mueren. Todos estos efectos terminarán por llegar aquí si no se mitiga y se para. Hay que tomar grandes decisiones.

¿Qué va a suponer la nueva cátedra de Medio Marino de la UMA?

–Va a permitir disponer de investigadores trabajando para generar conocimiento sobre problemas que atañen a la costa de Málaga, con una visión más concreta. Somos privilegiados por vivir en el Mar de Alborán, una de las zonas mas ricas y diversas del mundo, tenemos que ser sus protectores y para eso hay que conocerlo a fondo. Una cátedra nos permite recoger ese conocimiento y dar contenido científico, por ejemplo, a las soluciones a las medusas sin que nos invadan las urgencias. Hay que trabajar y estudiar para ser conscientes de que el cambio climático traerá fenómenos extremos más frecuentes y analizar las medidas con un estudio científico profundo, para que Málaga sea un ejemplo de las soluciones basadas en la naturaleza.