Arabia Saudí ya no condena el cine

Una sala de cine en Riad se prepara, ayer, para su apertura. :: efe/
Una sala de cine en Riad se prepara, ayer, para su apertura. :: efe

El príncipe Mohamed Bin Salman impulsa el estreno en la monarquía islámica de 'Pantera negra', una película de superhéroes de Marvel

MIKEL AYESTARAN

Arabia Saudí regresa al pasado, retorna a ese 1983 cuando había cines en el país. El rigorismo religioso consideró a los cines como contrarios a su interpretación del Islam y han sido necesario 35 años para que las autoridades reculen y vuelvan a dar una oportunidad al séptimo arte. La película elegida para un momento tan especial es 'Pantera negra', una historia de superhéroes que se ha proyectado en un pase cerrado para profesionales del sector y personalidades del mundo de la cultura en un nuevo cine del barrio financiero de Riad.

El Centro de Comunicación Internacional del Ministerio de Información informó de que se trata de «la primera de una serie de pruebas en las que participarán especialistas de la industria y que serán organizadas a modo de últimos preparativos de cara a la apertura del cine al público», prevista para dentro de un mes. La sala que acaba con tres décadas de tabú tiene una capacidad para 620 personas y no se ha aclarado hasta el momento si es mixta o solo para hombres, ya que en el reino, en los espacios públicos, rige la separación de sexos.

Las autoridades saudíes anuncian la reapertura de los cines como una más de las medidas reformistas del príncipe treintañero Mohamed Bin Salman (MBS), auténtico hombre fuerte del país, que también ha dado luz verde a que las mujeres puedan conducir o vestir una versión colorida de la abaya, distinta del tradicional manto negro que ha sido hasta ahora una especie de uniforme obligatorio. Otro de los cambios más mediáticos anunciados por el joven heredero es la apertura de los estadios de fútbol a las mujeres.

Esta serie de reformas y apertura internas -cuyo máximo exponente es el 'Proyecto de la Visión de Arabia Saudí 2030', un plan que busca reducir la dependencia del petróleo a través de la diversificación de las inversiones y fuentes de ingresos- se produce al mismo tiempo que en política exterior MBS ha metido al país en guerras como la de Yemen y de forma indirecta, hasta ahora, en la de Siria y ha ordenado el bloqueo de Catar. Es la otra cara del futuro rey, que recientemente pasó por España y firmó un contrato de armamento militar con el Ministerio de Defensa valorado en unos 2.000 millones de euros. El príncipe combina un rostro amable para intentar ganarse el afecto de la mayoría de ciudadanos de su país, que tiene menos de 25 años, con la mano dura a nivel regional para intentar frenar la expansión de su gran enemigo: Irán. La animadversión por la república islámica le ha llevado a reforzar sus lazos con Israel y convertir al reino en segundo importador de armas del mundo, solo superado por India.

La proyección de 'Pantera negra' servirá para alejar los tambores de guerra durante los 134 minutos que dura esta cinta de Marvel, dirigida por Ryan Coogler, a la que el giro ordenado por MBS le hará pasar a la historia como la película que ha devuelto el cine a Arabia Saudí.