Aparecen 'pipicanes' con la cara de Trump en Brooklyn

'Oríname', dicen los bustos. /
'Oríname', dicen los bustos.

OBRA DE UN PUBLICISTA.

A primera vista, podrían parecer trofeos. Sin embargo, los bustos del presidente de los Estados Unidos que han aparecido diseminados por distintas aceras de Manhattan, sobre unas miniparcelas de césped, no tienen el propósito de reconocer a nadie. Piden que les hagan pis encima. 'Oríname', reza en la base de cada uno. Es el reclamo para que los dueños de perros los acerquen allí cada vez que los saquen a pasear por el barrio neoyorquino para que aligeren sus vejigas y así se alivien en la cara de Donald Trump.

La provocadora iniciativa es obra del publicista Phil Gable, con la que ha querido mostrar su «desdén» hacia el político republicano, «como presidente y como persona», ha explicado a Gothamist. Como propietario de un can, el creativo sabe que estos animales tienden a orinar en el mismo lugar donde lo han hecho antes otros perros, por lo que, antes de distribuir las estatuillas, las roció con un spray de entrenamiento para asegurar su éxito. «Creo que pronto vamos a conseguir una buena masa crítica», auguró jocoso.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos