¿Pero qué pasa en el vestuario?

Los entrenadores que dirigen a deportistas de distinto sexo no entienden los comentarios machistas de Toni Nadal sobre la nueva capitana de la Copa Davis

Miki Oca da instrucciones a las jugadoras de la selección española de waterpolo./
Miki Oca da instrucciones a las jugadoras de la selección española de waterpolo.
FERNANDO MIÑANA

El patinazo de Toni Nadal ha sido largo y sonoro. Y con sus desafortunadas declaraciones ha convertido el debate sobre la capacidad de Gala León para ser la capitana de la Copa Davis en una cuestión sexista. O, visto de otra forma, este es el eco que rebota por todos los rincones de España: ¿El entrenador de Rafa Nadal es machista?

El primer día vino a decir que creía que el capitán debería ser un hombre, entre otras razones, porque en la Copa Davis «se pasa mucho tiempo en el vestuario con poca ropa». Después concedió otra tanda de declaraciones en las que aparentemente pretendía dejar claro que no veía mal que una mujer dirigiera al equipo español y casi que lio la madeja un poco más. «Me puedes tachar de anticuado, en todo caso, por tener problemas en compartir vestuario con una chica. No me apetece hacer un pipí delante de una chica. Machismo, para nada», explicó.

Menos mal que Toni Nadal no se ha planteado todavía si ha hecho pipí delante de un gay, que seguro que por probabilidad los habrá en el circuito masculino, pero desde luego su planteamiento suena retrógrado. Las atletas compiten desde hace años en muchas disciplinas con unas bragas y un top que es poco más que un sujetador, y nadie, ni el público ni los entrenadores ni sus compañeros, se echan las manos a la cabeza.

Toni Nadal reclama un hombre para el equipo

El entrenador de Rafa Nadal pide que le llamen anticuado y no machista por preferir a un hombre que a una mujer al frente del equipo de la Copa Davis.

Gala León, capitana de España en la Copa Davis

La extenista Gala León, directora deportiva de la Federación Española, se aupó al cargo de capitana del equipo español tras la dimisión de Carlos Moyá.

Carme Lluveras, que se esfuerza en recordar que no va de feminista por la vida, no da crédito a las declaraciones del hombre que formó a la leyenda. «El deporte español sigue masculinizado, obsoleto, desfasado», afirma esta mujer que aspiraba a dirigir algún día un equipo de la Liga ACB y que tuvo que conformarse con ascender al Aracena (Lleida) tres temporadas consecutivas y ejercer como asistente de Sergio Scariolo en el Unicaja de Málaga.

«Me sorprende que no se avance nada», insiste, «que se apele a la condición sexista y no a su aptitud». Lluveras se ríe con el comentario sobre la coincidencia en el vestuario. «¡Es tan ridículo! Dios santo, ¿cómo puede haber alguien que hable así? Eso ya es una cuestión de ignorancia, de analfabetismo. El deportista va al vestuario, se ducha y raja del entrenador, y cuando éste entra hablan de lo que tengan que hablar y punto».

A Inés Etxegibel, más que risa, le da «vergüenza» hablar de este asunto «en pleno siglo XXI». Esta mujer, una histórica del rugby, dirige esta temporada el equipo masculino del Durango Rugby Taldea, un caso insólito, y en sus dos primeros partidos en División de Honor B se ha llevado el triunfo. Inés se indigna con las declaraciones de Toni Nadal. «El vestuario es para ducharse y cambiarse, y hay espacios que deben respetarse, pero cuando he entrenado a chicas lo he hecho igual. Pero si tengo que entrar, entro sin ninguna pega, es una tontería pensar lo contrario. El problema viene de la educación que hayas recibido, porque qué problema hay si ves a un tío en calzoncillos... ¡Tampoco pasa nada!».

Etxegibel primero jugó al rugby en Durango y Cataluña y alcanzó el equipo nacional para convertirse en la jugadora que más veces ha vestido su camiseta (64), luego se convirtió en la seleccionadora y en la responsable del rugby femenino en la Federación Española y ahora dirige al Durango. «A mí no me sorprendió su llamada. Me conocen desde hace muchos años e imagino que daría el perfil y tendría los méritos suficientes para merecer el cargo. No le di más vueltas. Yo siempre he luchado contra los prejuicios y ahora no iba a ser menos. Y cuando llegué no vi ni caras de extrañeza ni a nadie molesto. En este ámbito local todo es mucho más espontáneo».

Lucas Mondelo está en plena preparación del Mundial de baloncesto. Él dirige la selección femenina, como otros hombres conducen las de fútbol, waterpolo o balonmano, y ve en esta polémica una mala interpretación de las palabras de Toni Nadal. «Yo llevo trabajando con mujeres como amateur desde 1991 y como profesional desde 2001 y siempre ha sido una relación natural. No es un problema de género».

«Lo tenemos superado»

El seleccionador, que tiene como asistente a Isa Sánchez, cree que si no hay más mujeres al frente de los equipos nacionales es por una cuestión «coyuntural». Porque el deporte femenino «era menos profesional que el masculino y por eso va algo más retrasado, pero con lo excelentes resultados que están logrando ahora es cuestión de tiempo».

El hombre más rápido de España hace décadas que derribó ese muro. Ángel David Rodríguez lleva trabajando con Dunia Martín, su entrenadora, desde hace 22 años y no ve mayor problema que ir al colegio y que tu profesor de Educación Física sea profesora. «En el atletismo eso lo tenemos superado, es habitual. Y si te vas a la selección de Rusia, la mitad son hombres y la otra mitad son mujeres». Y tiene clara la explicación: «Los primeros éxitos del deporte español llegaron en Barcelona92 y de ahí salieron las entrenadoras de ahora. Por eso, de las numerosas campeonas de hoy seguro que dentro de unos años saldrán numerosas entrenadoras que podrán dirigir a los hombres perfectamente».

Jorge Dueñas, que tiene 51, lleva 20 años en el balonmano entrenando a mujeres. Ahora dirige la selección femenina que prepara el Europeo. El técnico disculpa a Toni Nadal está convencido de que no es machista antes de precisar que su relación profesional con las mujeres es algo improvisado, natural. «Cuando un entrenador quiere entrar al vestuario lo normal es advertírselo a la delegada antes y ya está. Pero hay que romper algunos tabús: no pasa nada si tienes que hablar con una jugadora y te reúnes a solas en tu habitación o en la suya. Somos profesionales y es algo normal».

Lo que ve menos normal es la escasez de mujeres que ha en España al frente de las selecciones masculinas e incluso femeninas. «En ese sentido vamos con retraso. El problema es que el deporte femenino estaba poco valorado y eso es algo que se está mejorando, no hay más que observar los últimos resultados olímpicos. Confío en que veremos seleccionadoras algún día. Si están capacitadas, es lo lógico y antes o después llegarán».

El asunto ha desbordado el deporte y ha alcanzado otros ámbitos. El Instituto de la Mujer, sin ir más lejos, ha aprovechado este barullo para recordar que la igualdad real consiste en «normalizar» la presencia de las mujeres en «todos los espacios», y eso incluye el deporte. Y si hay un follón, allí aparece un político. Los portavoces de las principales formaciones del Congreso ven ridículo que se cuestione la idoneidad de Gala León por su condición de mujer. No puede ser de otra forma.

 

Fotos

Vídeos