Urbanismo estudiará varias opciones para encajar el paso de las procesiones por Carretería una vez que se reforme

Recreación del tramo norte de la calle Carretería, en el que se aprecia la futura calzada./
Recreación del tramo norte de la calle Carretería, en el que se aprecia la futura calzada.

La Agrupación demanda una anchura de calzada de cinco metros frente a los tres contemplados en el proyecto para renovar este eje urbano

Jesús Hinojosa
JESÚS HINOJOSAMálaga

La Agrupación de Cofradías de Semana Santa ha mantenido este martes en el Ayuntamiento una reunión con técnicos de la Gerencia Municipal de Urbanismo en la que se ha abordado la problemática suscitada por el proyecto de remodelación de las calles Carretería y Álamos ultimado por el Ayuntamiento para reforzar el uso peatonal de este eje del Centro. Como ha avanzado SUR, la propuesta de reducir la calzada a tres metros de anchura para ampliar las aceras, manteniendo la diferencia de nivel del asfalto respecto a estas, ha provocado inquietud en las 14 cofradías que pretenden seguir pasando por Carretería pese al cambio del recorrido oficial, ya que sus tronos son más anchos que el espacio que se reserva para los coches.

«Vamos a estudiar lo que nos plantean y veremos las distintas posibilidades que puedan analizarse para darles una respuesta», ha apuntado el concejal de Ordenación del Territorio, Francisco Pomares, al término de la reunión, en la que ha estado presente el presidente de la Agrupación de Cofradías, Pablo Atencia, y otros responsables de la entidad de San Julián. Por parte de Urbanismo, han acudido tres técnicos del departamento de Arquitectura e Infraestructuras.

La Agrupación va a presentar por escrito una alegación contra el proyecto que fue expuesto la semana pasada a vecinos del Centro para solicitar que la calzada de tres metros prevista inicialmente pase a tener cinco metros de anchura, de forma que pueda albergar la envergadura de los tronos que transitan por esta vía sin que exista un diferente nivel de suelo que entorpezca el caminar y la función de los portadores. No obstante, ello implicaría para el Consistorio tener que renunciar a la ampliación de las aceras hasta casi dos metros para ganar espacio peatonal, que es el objetivo del proyecto redactado por Urbanismo y para el que ha recabado fondos de la Unión Europea.

El equipo de gobierno municipal pretende resolver cuanto antes esta cuestión y cerrar el diseño de la actuación para presentarla a la Consejería de Cultura, que debe emitir un dictamen vinculante al respecto, antes de que el Ayuntamiento inicie los trámites para la contratación de las obras, que podrían dar comienzo el año que viene con un plazo de ejecución de un año y medio, distribuido en seis fases.

Más