La Semana Santa soñada

La Semana Santa soñada
Txema Rodríguez

Pedro Luis Gómez
PEDRO LUIS GÓMEZ

Ha sido la que hoy acaba una Semana Santa soñada, aunque no fruto de la casualidad, sino de una causalidad labrada a lo largo de los últimos 30 años. La evolución de las cofradías malagueñas en su acción procesionista, uno de los principales motivos de su propia existencia, posiblemente ha llegado a su punto álgido, lo que no significa que no haya que evolucionar y mejorar, pues siempre hay detalles y situaciones para reconvertir. Pero es indiscutible que este año hemos tenido los mejores desfiles procesionales de la historia, fruto de una labor de superación que arrancó, según no pocos, en el momento del célebre pregón de Jesús Saborido, y que se consolidó en los convulsos y difíciles años 80 y 90, para encarar los de este siglo en un claro afán de ser cada vez mejores hasta lo visto este año. Acompañó hasta el tiempo, que no ha sido el mejor de los posibles, pero tampoco impidió ni una salida, que era algo a lo que se temía por este fin de invierno tan atípico e inusual en nuestra tierra.

Una vez en las calles, desde la Pollinica hasta el Sepulcro (Servitas) han sido un modelo de cuidado y buena puesta en escena. La actitud del público también ha sido muy aceptable, en lo que también la labor cofrade se nota. Ha habido emoción, acción, ilusión y repercusión, porque ha sido también la Semana Santa más mediática de nuestra historia gracias a las televisiones nacionales e internacionales y a la presencia de muchísimas personalidades y autoridades. (Por cierto, un respeto. Hay una manada de tuiteros que se han dedicado a despotricar de todo sin ninguna razón. Una legión de majarones de todo tipo que no han respetado ni las creencias de los cofrades, ni la celebración, ni la puesta en escena. Respeto. Eso es lo único que se les pide, ni siquiera que no escriban con faltas de ortografía, ni tan siquiera declaraciones, muchas de ellas llenas de falsedad -es falso aquello que se dice sin sentir- como hacen algunos con otras religiones y creencias cuando desarrollan sus celebraciones anuales, declaraciones, que, por cierto, tampoco las necesitamos. Allá cada cual).

Sigamos. En esta sensacional Semana Santa mucho ha tenido que ver la gran labor que hacen las cofradías en la calle el resto del año. Las tres 'S' que siempre ha dicho y proclamado Antonio Banderas (al que tantísimo le deben las cofradías malagueñas en general y en particular), la Semana Santa Solidaria lleva ya casi una década funcionando a todo tren y se nota. Fundación Lágrimas y Favores, Fundación Corinto, ayudas a Cáritas, Cudeca, asilos... Las cofradías, que siempre tuvieron una acción social en sus barrios pero que no era conocida, han unido sus fuerzas al respecto y en los difíciles momentos que se han pasado su labor asistencial y social ha sido extraordinaria, y eso ha hecho que muchos ciudadanos, muchos sectores de la calle que no habían reparado en ellas hayan dirigido sus miradas a las mismas en señal de respeto, solidaridad e incluso agradecimiento.

Si suman todo lo dicho, si lo ponen en la calle, y encima se nota el esfuerzo y la labor de superación, entonces se comprenderá el comienzo de este último 'Encierro' de la Semana Santa, la que siempre fue soñada y ya ha sido realidad. Disfruten de nuestro gran Domingo, el de Resurrección. El que da sentido a todo esto, no lo olvidemos...

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos