«Tenemos en proyecto volver a utilizar el templete de madera dorada de la Virgen de la Victoria para un nuevo trono»

Miguel Orellana Ramos, nuevo hermano mayor de la Hermandad de la Victoria. /Migue Fernández
Miguel Orellana Ramos, nuevo hermano mayor de la Hermandad de la Victoria. / Migue Fernández

El nuevo hermano mayor de la hermandad de la Patrona se marca como objetivos asentar y extender aún más su devoción, para que lo se hará una imagen peregrina que recorrerá la diócesis durante todo el año

Jesús Hinojosa
JESÚS HINOJOSAMálaga

Su padre le inculcó desde pequeño la devoción por la Virgen de la Victoria y hoy, a sus 54 años, ha tomado las riendas de su hermandad como hermano mayor, tras una década de mandato de Francisco Toledo. Miguel Orellana Ramos afronta con ilusión esta nueva etapa para la que cuenta con un equipo que combina juventud y veteranía. Entre sus proyectos están extender aún más la devoción por la Patrona y realizar un nuevo trono procesional para el 8 de septiembre a partir del templete de madera dorada que ahora se utiliza para la novena en la Catedral. Este sábado, la Virgen de la Victoria estará expuesta en su camarín de 10.30 a 13.30 horas, antes de la bajada al trono en el que será trasladada al primer templo de la diócesis este domingo, a las 8.30 horas.

- ¿Por qué dio el paso para presentarse al cargo de hermano mayor el año pasado?

- No lo pensaba dar. Lo he dado un poco empujado y animado por los demás compañeros de la junta. Hemos configurado una junta de gobierno en la que están personas con experiencia pero también un grupo de gente joven con empuje, ganas y mucha ilusión. Hemos intentado buscar una directiva equilibrada. Hay de todas las edades.

- ¿Cuáles son sus líneas de trabajo para estos próximos cuatro años?

- Queremos hacer hermandad. Tenemos una casa hermandad que ya está hecha físicamente pero hay que darle vida. Y también buscaremos asentar y extender más si cabe la devoción a la Virgen de la Victoria. Para ese objetivo tenemos varios proyectos pero hay uno que ya está bastante adelantado que es realizar una reproducción de la imagen de la Virgen a partir del escaneado en 3D que se le hizo para llevarla por todos los arciprestazgos de la diócesis durante el año como imagen peregrina. Sería de un tamaño inferior al de la talla original. Vamos a intentar poner en marcha esta iniciativa en este curso que comienza en septiembre. Ya tenemos el visto bueno del Obispado para esto.

- En la devoción a la Virgen supuso un punto de inflexión la celebración de los actos de mayo del año pasado con motivo del 150º aniversario de su patronazgo y los 75 años de su coronación canónica. En la memoria de muchos malagueños están las colas que se formaron para el multitudinario besamanos a la imagen en la Catedral. ¿Se ha pensado en realizar este besamanos anualmente como sucede con otras imágenes marianas?

- Hay que aprovechar la inercia de esos actos, pero no tenemos idea de organizar un besamanos estable como tal. Sí en momentos puntuales o excepcionales. No obstante, como ya sucedió el año pasado, la Virgen va a estar expuesta en su camarín para que pueda ser contemplada de cerca por sus devotos este viernes y sábado antes de su traslado a la Catedral. No se pueden hacer muchos besamanos porque la talla está protegida y la policromía sufre. La Junta nos dijo que tuviéramos cuidado con eso y que mantengamos el criterio de hacerlo solo de forma extraordinaria.

- ¿Qué novedades va a presentar la novena de este año?

- En la línea que hablamos antes de darle vida a la casa hermandad, de la mano del bordador Sebastián Marchante, hemos puesto en marcha un taller para la confección de un nuevo frontal de altar para la novena a modo de repostero del que se va a estrenar una primera fase en estos próximos cultos que comienzan el próximo día 30. Es una iniciativa que ha tenido muy buena respuesta, hay unas 15 personas trabajando todas las semanas en ese proyecto. Eso crea hermandad y promueve la convivencia.

- ¿Algún cambio en la procesión?

- Hemos estado barajando la posibilidad de cambiar el recorrido para hacer la subida hacia el barrio por la calle Granada en vez de Alcazabilla, pero finalmente no va a ser posible porque todavía no se puede quitar la valla que delimita la obra del hotel frente a la parroquia de Santiago. Lo volveremos a estudiar para el año que viene. Hemos medido la calle y el trono cabe.

- Hablando del trono, ¿hay algún proyecto para cambiarlo?

- Bueno, lo primero que queremos hacer es restaurar el templete de madera dorada que se usa para la novena en la Catedral. Ya estamos pidiendo presupuesto. No obstante, estamos pensando en la posibilidad de volver a usar ese templete como trono procesional para el 8 de septiembre como se hizo décadas atrás. Es un proyecto que hay que asentarlo y rodarlo. Se está viendo la estabilidad que tiene el templete, hay que analizar su estado de conservación y si estructuralmente aguantaría una procesión. Lo está viendo ya el tallista Manuel Toledano. Con motivo de la magna del año pasado se intentó restaurarlo. La peana necesita un repaso grande e intentar quitarle peso. Si se echara mano del templete para la procesión del 8 de septiembre, el nuevo trono ya sería con un cajillo pequeño y sencillo, haciéndole juego a la peana. Ese proyecto está ahí y ya se está estudiando, pero antes tenemos otras prioridades.

La Virgen de la Victoria, en la procesión del 8 de septiembre de 1960, en el trono con el templete que actualmente se usa para el altar de la novena en la Catedral.
La Virgen de la Victoria, en la procesión del 8 de septiembre de 1960, en el trono con el templete que actualmente se usa para el altar de la novena en la Catedral. / Fondo Bienvenido-Arenas. Archivo histórico CTI-UMA.

- Este año van a incorporar un cortejo de personas con cirios en la procesión, ¿qué se pretende con ello?

- Queremos darle un sentido más mariano y devocional al cortejo, sin que pierda su carácter institucional que debe tener por la condición de Patrona de la Virgen. Se ha pretendido que los hermanos y devotos puedan tener un sitio más fácilmente en la procesión. Ese cortejo de cirios irá detrás de las representaciones de las cofradías, a las que este año hemos pedido que nos acompañen con una insignia mariana y cuatro cirios, en vez de bastones. De este modo, la sección de cirios daría continuidad a los de las cofradías.

- ¿La hermandad invita a que las representaciones de las cofradías lleguen hasta el santuario?

- Sí, es algo que siempre se ha hecho. Lo que sí pedimos es que, si no van a continuar hasta la Victoria, se retiren en un mismo sitio ordenadamente. Así, las representaciones oficiales se retiran en la plaza del Obispo, y las cofradías lo pueden hacer en la calle Alcazabilla. Eso te permite organizar mejor el ritmo del cortejo y controlarlo.

- Actualmente está cerrada la visita al camarín y al museo de la Virgen a raíz de los desprendimientos que se registraron en la cripta de los condes de Buenavista. ¿Cuándo se podrán reabrir?

- Son dos cosas distintas. La cripta y el edificio son titularidad del Obispado y la parroquia; y la hermandad se limita a colaborar con ellos. En cuanto al museo, aprovechando que ahora está cerrado, de la mano de Socorro Mantilla de los Ríos, que es una institución en la conservación de tejidos, y del bordador Sebastián Marchante, se está haciendo una recolocación de los antiguos mantos de la Virgen para que se conserven mejor. En función de cómo vayan las cosas, reabriremos el museo al margen de las obras que se puedan hacer en la cripta o esperaremos para hacerlo conjuntamente.

Temas

Málaga