Málaga se olvida de sus Patronos

Salida del trono de San Ciriaco y Santa Paula desde la parroquia de los Santos Mártires. /Eduardo Nieto
Salida del trono de San Ciriaco y Santa Paula desde la parroquia de los Santos Mártires. / Eduardo Nieto

El escaso público marca la procesión de San Ciriaco y Santa Paula por el Centro

Antonio M. Romero
ANTONIO M. ROMERO

Hoy, 18 de junio, se celebra la festividad de San Ciriaco y Santa Paula, patronos de Málaga, aunque un buen número de malagueños aún lo ignora. Este desconocimiento, que lleva aparejado el consiguiente desapego devocional, es uno de los factores que explica, en parte, el escaso público que en la jornada de ayer acudió al Centro para ver la anual procesión. El buen tiempo, que animó a no pocos ciudadanos a decantarse por acudir a las playas o los paseos marítimos, el mundial de fútbol e incluso cierto hartazgo por la proliferación de desfiles procesionales son otros de los elementos que contribuyeron a este desinterés mayoritario de la capital hacia las imágenes de aquellos dos jóvenes cristianos malagueños que fueron martirizados en época romana y cuyas imágenes aparecen en el escudo de la ciudad.

La Congregación de los Santos Patronos, cuyo hermano mayor es Antonio Domínguez, se esmera cada año en darle el mayor realce posible a esta celebración –hay una reivindicación para que el día 18 de junio sea festivo, como lo era hasta 1987, cuando pasó al 19 de agosto–, pero se topa con un desinterés mayoritario. La corporación municipal sólo se incorporó de mitad del recorrido hacia adelante, antes, el alcalde, Francisco de la Torre, acudió a la salida desde la iglesia de los Santos Mártires a dar los primeros toques de campana. Entre el clero, no acudió ninguno de los dos vicarios ni el delegado episcopal de Hermandades y Cofradías, Manuel Ángel Santiago. Y entre las cofradías, de entre las de pasión sólo desfilaron tres hermanos mayores: Antonio Sánchez Herrera (Pasión), Rafael Gallego (Zamarrilla) –esta hermandad acudió con una amplia representación de hermanos–; y Francisco Javier Torres (Piedad).

De la Agrupación de Cofradías de Semana Santa, la representación la ostentó el vicepresidente segundo, Eduardo Rosell. También estuvieron el hermano mayor de la Victoria, Francisco Toledo y el presidente de la Agrupación de Congregaciones y Hermandades de Gloria, Juan Márquez Claros.

Presencia de la juventud

Uno de los pocos elementos positivos que se pueden sacar del desfile de ayer fue que hubo un gran número de jóvenes formando parte del cortejo de las hermandades de pasión y gloria que participaron en la procesión.

El desfile se puso en marcha a las siete de la tarde bajo el repicar de las campanas y los sonidos del Himno Nacional interpretados por la banda de cornetas y tambores de la Estrella, que abrió cortejo situándose tras los cinco agentes de la Policía Local con uniforme de gala a caballo. Tras la salida de los representantes de las distintas hermandades y cofradías, así como de integrantes de los veteranos de La Legión, la marina y los gurripatos, salió el trono, bellamente exornado y portado por un buen número de jóvenes. La banda de cornetas y tambores de El Carmen puso las notas musicales tras las imágenes de San Ciriaco y Santa Paula.

Durante algo menos de cuatro horas, los Santos Patronos San Ciriaco y Santa Paula recorrieron las calles del Centro –donde se pudo ver a un buen número de turistas–, reivindicando su lugar en el sentir devocional de Málaga.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos