Martes Santo de contrastes

La Virgen de las Penas volvió a lucir un manto de flores dentro de la línea de décadas pasadas, cuando esta singular prenda se confeccionaba con diseños que recuerdan a los bordados

Martes Santo de contrastes
Salvador Salas
Jesús Hinojosa
JESÚS HINOJOSAMálaga

Llega ya el ecuador de esta Semana Santa en la que muchos nos sentimos un tanto extranjeros en nuestra propia ciudad. Las predicciones apuntan a que, a partir de hoy, el tiempo nos lo va a poner un poco más difícil, otra vuelca de tuerca en unos días de procesiones que van a quedar marcados por este nuevo recorrido oficial que está dando para tantas páginas de periódico, horas de radio y televisión, informaciones en las páginas web, y mensajes en las redes sociales, tal vez por encima de lo que se esperaba. Afortunadamente, hay cosas que no cambian y una de ellas es el afán de los cofrades por seguir puliendo el diamante de esta tradición, cada vez más seguida y arropada por foráneos y malagueños, aunque en algunas ocasiones deje mucho que desear su comportamiento.

Más Martes Santo

Este Martes Santo, la Virgen de las Penas volvió a lucir un manto de flores dentro de la línea de décadas pasadas, cuando esta singular prenda se confeccionaba con diseños que recuerdan los dibujos de los bordados. Ojalá no vuelvan los 'experimentos' de los últimos años y la hermandad siga potenciando la realización del manto dentro de unos cánones estéticos acordes con el estilo de la Semana Santa. La intención de los actuales responsables de la corporación de dejar en manos de un diseñador malagueño el proyecto del manto en años sucesivos, tras este primer dibujo de Javier Nieto inspirado en el primer manto de 1944, del que se cumplen 75 años, parece un buen camino para ello.

El obispo, Jesús Catalá, recibió ayer a la Hermandad de las Penas en su estación de penitencia en la Catedral, y le ofreció la venia para acceder al primer templo de la diócesis, todo un gesto de respaldo a la nueva directiva que preside Ángela Guerrero, salida de unas elecciones tras cuatro años de intervención por parte del Obispado. Desgraciadamente, algo que tampoco cambia en el panorama cofrade son las rencillas internas que no se entienden en asociaciones de cristianos.

Más noticias