El Cristo de Mena, a los sones del Novio de la Muerte