Jornada histórica con la Virgen del Rocío coronada por las calles de Málaga

María Santísima del Rocío Coronada pasa por el arco conmemorativo instalado en la plaza del Siglo./
María Santísima del Rocío Coronada pasa por el arco conmemorativo instalado en la plaza del Siglo.

Triunfal procesión de La Novia de Málaga en su regreso al barrio de la Victoria tras la coronación. Los malagueños llenan las calles y se vuelcan con la Virgen en un cortejo con diversas pealadas, cantes, bailes, calles alfombradas y continuos vivas a la imagen

ÁNGEL ESCALERAMálaga

¡Viva la Virgen del Rocío! ¡Viva La Novia de Málaga! Estas dos frases se repitieron sin cesar durante la tarde y la noche de ayer, así como los ¡Rocío, guapa, guapa, guapa! En esas palabras de admiración están recogidas la fe, la devoción, el amor y el cariño de los malagueños a María Santísima del Rocío Coronada. Las emociones y los sentimientos vividos a flor de piel durante el histórico acto de la coronación canónica de la Novia de Málaga en la Catedral volvieron a manifestarse en su máxima extensión en la triunfal procesión de la Virgen del Rocío en su regreso al barrio de la Victoria. Fue una apoteosis de júbilo y alegría en unas calles que se llenaron de gente para arropar, vitorear y aplaudir a La Novia de Málaga. La imagen lució radiante en su trono con la presea símbolo de su coronación y fue el centro de todas las miradas.

A lo largo del itinerario hubo de todo y para todos los gustos. Las ofrendas a la Virgen, en su recorrido de vuelta a su casa hermandad, fueron un rosario de cuentas sin fin, con un protagonismo especial a las petaladas lanzadas desde diversos lugares, los cantes y bailes, los arcos conmemorativos y las alfombras para indicar el camino por el que debía pasar el trono del Rocío. Los reposteros, banderolas y gallardetes adornaron la vía pública en distintos puntos. Muchos edificios se engalanaron. Todo se hizo con el objetivo de dar el mayor lucimiento posible a una procesión que creó una inusitada expectación y atrajo a Málaga a personas procedentes no solo de diversas ciudades de Andalucía, sino de toda la geografía española.

El cortejo se puso en marcha a las seis de la tarde desde el interior de la Catedral. Lo integraron unas 180 personas, entre devotos y hermanos con cirios blancos; representaciones de las hermandades de gloria y de pasión; autoridades e instituciones relacionadas con la cofradía. En la cabeza de la procesión fue la agrupación musical Vera Cruz de Campillos.

Los primeros toques de campana lo dio el hermano mayor del Rocío, Juan José Lupiáñez, que fue de mayordomo junto a Manuel Fenoll, Francisco Claros y José Félix Fernández Cerrillo. El Patio de los Naranjos estaba repleto de público esperando la salida de La Novia de Málaga. Ese instante se produjo a las 18.50 horas. La banda de música de la Paz interpretó el himno nacional. Una gran petalada cayó sobre la Virgen desde la balconada de la Catedral. El repique de las campanas anunciaba que se estaba viviendo un gran acontecimiento. La cara de felicidad de los hermanos del Rocío fue fiel reflejo de la alegría que sentían destacados integrantes de la cofradía victoriana como Félix Fernández Tinoco, Eloy Téllez, Antonio Pino, Mariano Reche, Curro Claros o Alejandro Reche, por citar solo a algunas de las personas que han trabajado durante mucho tiempo para que la coronación y la procesión posterior fuesen un éxito.

Saeta con anécdota

Cerca de medio centenar de actos se programaron en el recorrido que siguió la comitiva. Así, desde un balcón del edificio de la Clínica Gálvez Manuel Cuevas cantó una saeta. Como dato anecdótico, en su intervención dijo barrio de la Trinidad cuando en realidad lo que correspondía decir era barrio de la Victoria. El saetero se dio cuenta en seguida de la confusión y, tras corregirla, dio el do pecho. El público lo ovacionó.

En la calle San Agustín, esquina con la de Duque de Rivas, el coro Aire Andaluz, cuya directora es Isabel López Mayorga, interpretó la malagueña Salve Rocío. Bailaron Dolores y Merche Vargas. Instantes después, cuando el trono se levantó, se produjo un incidente. El halo que estrenaba de Virgen, debido a su peso, se deslizó hacia adelante. El cortejo estuvo parado unos 15 minutos mientras se procedía a asegurar la presea. Para ello, se utilizaron unos vientos de hilo transparente que se sujetaron al pollero del manto, en la espalda de la Virgen. Una vez solventado el incidente, se dieron vivas a la Virgen y hubo una gran ovación del público que abarrotaba la calle San Agustín sus aledaños.

El trono prosiguió su caminar acompañado por las marchas interpretadas por la banda de música de La Paz. Espectacular fue el paso de La Novia de Málaga por Echegaray. Desde un balcón de esa calle, Luz María Muriana cantó una saeta, cuya letra corresponde al pregonero de la Semana Santa de Málaga de 2015, Rafael de las Peñas.

Cohetes y fuegos artificiales

Durante el recorrido se lanzaron cohetes y hubo fuegos artificiales en la confluencia entre las plazas del Siglo y del Carbón. La Novia de Málaga cruzó triunfal el arco conmemorativo instalado por la Cofradía del Monte Calvario en la plaza del Siglo. En la antigua plaza de Spínola, la Hermandad del Carmen de Tebas entregó su medalla al Rocío, la asociación cultura El Monaguillo recitó un poema y la agrupación musical de la Pollinica de Marbella tocó la marcha Ros Coeli Regina, de Sánchez Sordo.

Los actos continúan hoy con el traslado a San Lázaro

Con la histórica procesión de ayer de la Virgen del Rocío, tras su coronación canónica en la Catedral, no se ha puesto aún el punto y final a los actos programados con motivo de este singular acontecimiento. Hoy continúan con el traslado de la imagen desde la casa hermandad de la cofradía hasta su sede canónica en la parroquia de San Lázaro. Está previsto que esta procesión dé comienzo a las 19.30 horas. Contará con el acompañamiento de la banda de música de Rincón de la Victoria y efectuará un recorrido corto y directo hacia el templo por las calles Párroco Ruiz Furest, Puerto Parejo, Cristo de la Epidemia y plaza de la Victoria.

Mañana lunes, las puertas de San Lázaro volverán a abrirse para acoger dos días en los que la imagen de María Santísima del Rocío Coronada estará expuesta en ceremonia de besamanos a la veneración de los fieles. Será de 9.00 a 21.00 horas, ininterrumpidamente. Por último, el domingo día 20, a las 11 horas, se celebrará una misa también en San Lázaro como acción de gracias por la coronación y clausura de sus actos.

Tras varios actos de homenaje más, la Virgen se adentró una plaza de la Constitución abarrotada de gente. Desde el balcón de La Canasta, Encarni Navarro interpretó la malagueña Málaga a ti te corona. Una vez terminó, se oyeron tres toques de campana y luego y cuarto:el trono se levantó a pulso desde el suelo para empezar su caminar por la Calle Larios, donde los vivas y los aplausos a la Virgen del Rocío se unieron al mar de cámaras de los teléfonos móviles izados para inmortalizar a La Novia.

En la procesión estuvieron las representaciones del Ayuntamiento de Málaga, encabezada por el alcalde, Francisco de la Torre, y de la Diputación Provincial, liderada por su presidente, Elías Bendodo. El pendón de la ciudad lo portó la concejala del PP Elisa Pérez de Siles. Los ediles lucieron chaqué como los miembros de la junta permanente de la Cofradía del Rocío. En la presidencia estuvieron concejales y diputados del PP, el PSOE y Ciudadanos.

En la calle Mesón de Vélez se instalaron 14 arcos de flores de papel y Manuel Cuevas cantó otra saeta, en un acto organizado por la familia Reche. En Puerta del Mar, las hermandades invitadas abandonaron el cortejo, como previamente habían hecho las autoridades en la calle Larios. El trono de la Virgen pasó por la calle Nueva, un enclave muy del gusto de los cofrades. Hubo otra petalada. En la calle Cisneros, esquina a San Juan, la junta de gobierno de Fusionadas entregó una penca de biznagas a la Virgen.

La Tribuna de los Pobres recibió a la Novia de Málaga a lo grande. No cabía un alfiler en esas populares escalinatas. El cambio de hombres de trono se llevó a cabo en la calle Carretería, a la altura de la plaza de los Viñeros.

Finalmente,tras la procesión triunfal por las calles malagueñas, la Virgen del Rocío Coronada se ha encerrado sobre las 8.15 horas en la casa hermandad. Numerosos devotos acompañaron a La Novia de Málaga hasta el final del recorrido, despidiéndose de la imagen entre vítores y aplausos.

 

Fotos

Vídeos