Un lugar para los magos del papel

El jueves se inaugura el primer museo del continente dedicado al 'origami'

ENCARNI HINOJOSAMADRID
Pingüinos de 'origami'. / Foto: Gruzapa | Vídeo: Youtube/
Pingüinos de 'origami'. / Foto: Gruzapa | Vídeo: Youtube

El conocido artista japonés del siglo XIX Katsushika Hokusai añadió una imagen hipnótica en una serie de dibujos dedicados a los magos. En ella se podía ver a un ilusionista tirar una hoja de papel al aire y cómo esta se doblaba hasta transformarse en un pájaro de verdad. La poesía gráfica de Hokusai interpretaba como magia una disciplina real basada en el doblado de papel y con siglos de historia, pero que en esos años comenzaba a ser documentada y estudiada: el 'origami'.

Hoy en día, la papiroflexia es una técnica muy extendida en todo el mundo. Sin embargo y a pesar de su popularidad, son pocos los museos dedicados a esta actividad. Uno de estos exclusivos centros abrirá sus puertas el próximo jueves, 19 de diciembre, en Zaragoza y contará con la asistencia del embajador de Japón en España, Satoru Satoh. La Escuela Museo de Origami de Zaragoza (EMOZ), ubicada en la segunda planta del Centro de Historias de la capital aragonesa, se convertirá en el único espacio europeo dedicado a estas obras de arte de papel. La celebración de los 400 años de relaciones diplomáticas entre España y Japón en 2013 y 2014 ha acelerado la consecución de un propósito soñado durante mucho tiempo. Es uno de los proyectos principales del Año Dual España-Japón, ya que será el único que continúe en el tiempo, explica el director del museo, Jorge Pardo, que además es uno de los artistas más importantes a nivel mundial de 'origami' modular.

El gran maestro

El espacio se dividirá en una sala para la colección del museo -alrededor de 1.000 piezas de los mejores creadores del mundo- y en otros ambientes para las exposiciones temporales, que serán la clave del centro. Precisamente, la gran cita del museo es la del 14 de marzo del año que viene, cuando se inaugurará una exposición del padre del 'origami' moderno: Akira Yoshizawa. La fecha del comienzo de la muestra no es casual, ya que el artista japonés nació y falleció un 14 de marzo de 1911 y 2005, respectivamente. Yoshizawa fue no solo un gran artista de la papiroflexia sino también su principal divulgador, ya que diseñó la simbología que se usa internacionalmente para las instrucciones de 'origami'. El EMOZ acogerá así la primera gran muestra de las obras del maestro tras su fallecimiento, gracias a la colaboración de la viuda de Yoshizawa quien estará presente en la inauguración y que permitirá la permanencia de las creaciones en Zaragoza durante dos meses, cuando habitualmente las exposiciones del autor no superan el mes.

Pero la pregunta que suscita la creación de un espacio como el EMOZ es clara: ¿qué relación tiene Zaragoza con la papiroflexia como para llegar a impulsar un museo? La historia no deja indiferente: En el año 1944, en plena posguerra, empezaron a reunirse en el café de Levante de Zaragoza una serie de personas para participar en tertulias sobre literatura, arte, etcétera. Allí, comenzaron a realizar sencillas figuras con papel. Un cura, un estudiante, un profesor, todo tipo de personas de lo más dispares empezaron a reunirse entonces para hacer papiroflexia, explica Jorge Pardo, quien asegura que el grupo que se originó entonces y que todavía sigue en activo es el más antiguo del mundo dedicado al 'origami'.

Sin embargo, el Grupo Zaragozano de Papiroflexia estuvo a punto de desaparecer en los años 70 por la muerte de su principal impulsor, Eduardo Gálvez: Dos jóvenes interesados por el 'origami', Carlos Pomarón y Gabriel Álvarez, insistieron en contactar con los antiguos miembros y provocaron el renacimiento del grupo, cuenta el director del museo. Al igual que aquellos amantes de la papiroflexia de la posguerra, los integrantes actuales del grupo siguen reuniéndose en el café de Levante de Zaragoza el primer y tercer lunes de cada mes. A sus reuniones acuden personas de todas las edades, desde niños hasta ancianos.

Un sueño hecho realidad

Tanto los integrantes del Grupo Zaragozano de Papiroflexia como todos los que han hecho posible el museo tienen un denominador común: son 'soñadores'. La web del museo, en la sección 'Vivir un sueño', permite la aportación económica mediante cuatro opciones: simpatizante, simpatizante anual, amigo y socio colaborador del centro. Sorprendentemente, la mayoría de los simpatizantes son japoneses. Jorge Pardo explica el porqué: Hace un par de meses fui a Tokio invitado por la Nippon Origami Association y presenté allí el proyecto del museo. Muchos japoneses colaboraron entonces. Del centenar de amigos y simpatizantes que tenemos ahora mismo, la mayoría son japoneses. Con el reclamo del museo, los zaragozanos pretenden cambiar el hecho de que su ciudad no se encuentre entre las más visitadas por los turistas japoneses. Algunas agencias aragonesas ya están trabajando en la comercialización de diferentes paquetes para la visita al museo y al monumento de pajaritas de papel ubicado en Huesca, que se considera la escultura urbana dedicada al 'origami' más antigua del mundo.

El nombre del museo pone en primer lugar la palabra 'escuela' para recalcar su espíritu divulgativo. Así lo explica su director: Para nosotros es muy importante; tenemos una zona que nos sirve de aula, taller y biblioteca. Queremos hacer talleres con los escolares, visitas guiadas con curso incluido para ellos por las mañanas, con otros grupos por las tardes y para todo tipo de visitantes los fines de semana. En un principio, los talleres serán de iniciación al 'origami', pero más adelante, cuando tengan una buena base de datos de aficionados a este arte, la oferta se ampliará a cursos avanzados.

Todo apunta a que Zaragoza se convertirá en poco tiempo en la capital europea de la papiroflexia y en una de las ciudades de referencia en el mundo, teniendo el EMOZ como epicentro. Y no sería descabellado imaginar que el próximo mago que convertirá hojas de papel en pájaros de verdad no será japonés sino maño.