Revolcón a Interior tras quedar libres «los chechenos de Al-Qaida»

Fernández Díaz aseguró en agosto que era uno de los golpes "más importantes" y ahora el juez Ruz los excarcela por falta de pruebas

MATEO BALÍNMADRID
Eldar Magomedov, uno de los dos chechenos. / Archivo/
Eldar Magomedov, uno de los dos chechenos. / Archivo

Fue una de las operaciones "más importantes contra Al-Qaida" a nivel europeo; eran individuos "extremadamente peligrosos", llegó a asegurar en su día el ministro del Interior, Jorge Fernández Díaz. Pues bien, ocho meses después, el juez de la Audiencia Nacional Pablo Ruz ha ordenado la puesta en libertad de los dos chechenos y ha impuesto una fianza de 30.000 euros para el ciudadano turco, al que se le encontró en su casa 150 gramos de pólvora con la que, según el ministro, "podría haber volado un autobús".

Los dos chechenos, Eldar Magomedov y Ankari Amadov, salieron de la cárcel la semana pasada y la policía les esperaba en la puerta para ingresarlos en un Centro de Internamiento de Extranjeros (CIE), por infringir la Ley de Extranjería al no disponer de documentación alguna. El plazo máximo de instancia en el CIE es de 60 días y después serán expulsados a Rusia, según adelantó Terra.es y confirmaron fuentes judiciales. Mientras que el tercer detenido, el turco Cengiz Yalzin, está a la espera de pagar la fianza y volver a su casa de la Línea de la Concepción.

La operación suscitó controversia desde pocas horas después de realizarse. El juez Ruz tuvo que prolongar 48 horas los arrestos de los chechenos antes de dictar prisión, por no encontrar entre los datos aportados por la Policía indicios suficientes. En ese lapso de tiempo, los agentes trasladaron al juez información de Servicios de Inteligencia extranjeros que apuntaban su peligrosidad y sus presuntas relaciones con la red terrorista Al-Qaida.

Sin pruebas

Finalmente, Ruz dictó prisión incondicional a petición de la Fiscalía, que ahora ha propuesto la excarcelación de los dos chechenos por falta de pruebas. Sin embargo, ambos siguen acusados de pertenencia a organización terrorista y tenencia o depósito de sustancia explosivas. Sobre la integración en Al-Qaida, Ruz aguardaba información pendiente de enviar por Francia, que finalmente no ha aportado indicio alguno como para postergar los ocho meses en la cárcel que llevaban los "peligrosos" miembros de la red.

Las detenciones fueron practicadas por la Comisaría General de Información y causaron malestar en los servicios antiterroristas franceses, que habían alertado de la presencia en España de los chechenos pero no a efectos de sus detenciones, que consideraron prematuras. Pese a ello, varios mandos policiales fueron condecorados con la medalla roja al mérito, reconocimiento que conlleva una retribución económica vitalicia