Nadie se acuerda de Italia

La exitosa subasta del tesoro coloca el selectivo por encima de los 7.900 puntos

CRISTINA VALLEJOMADRID
Interior de la Bolsa de Madrid. / Zipi (Efe)/
Interior de la Bolsa de Madrid. / Zipi (Efe)

¿Alguien se acuerda de Italia? ¿De que este fin de semana reapareció Berlusconi y el primer ministro, Mario Monti, anunció su dimisión? Casi nadie. Y eso que algunos analistas creían que podía desbaratar el último tramo del ejercicio. Aunque, seguramente, todavía quede mucha tela que cortar de aquí a que se celebren los comicios adelantados. De todas formas, todavía quedan algunos restos de la reacción del lunes. Por ejemplo, en el mercado de deuda. El deterioro que sufrió la deuda italiana en términos relativos respecto a la española se mantuvo: si el sobreprecio que se exige para invertir en bonos españoles a diez años antes que por sus comparables italianos era de 90 puntos básicos el viernes, el lunes bajó a 71 y en ese mismo nivel se mantuvo hoy. Porque si la deuda italiana el lunes se comportó peor que la española, el martes, lo hicieron igual. La prima de riesgo de España cerró la sesión en los 414 puntos básicos, por debajo de los 426 puntos básicos en que había terminado la sesión anterior. La de Italia, superado un bache que la llevó a situarse cerca de los 360 puntos básicos, cerraba el día en los 340 puntos básicos, también alrededor de diez puntos básicos por debajo del nivel de la jornada anterior. El mercado ha debido de haber reflexionado: al fin y al cabo, Berlusconi tiene muy pocas probabilidades de entrar en una coalición de Gobierno, seguramente gane el centroizquierda y éste ya apoya a Monti y, seguramente, una vez en el poder, continuaría con la senda de la austeridad. Por eso, la caída de las primas de riesgo de Italia y de España no obedeció sólo a la rebaja de las rentabilidades exigidas para invertir en ambas deudas, sino que también contribuyó la subida del interés del bono alemán.

No hay que olvidar tampoco que la subasta de deuda española a corto plazo salió muy bien. El Tesoro colocó 3.890,09 millones de euros en Letras a 12 y 18 meses, por encima del importe máximo previsto de 3.500 millones, con una rebaja del interés respecto a la anterior emisión de deuda de este tipo. Y, además, la demanda casi triplicó la oferta. En concreto, el Tesoro colocó 2.390 millones de euros en Letras a 12 meses. Su rentabilidad bajó desde el 2,97% hasta el 2,556%. Además, vendió 1.500 millones de euros en Letras a 18 meses. Su rentabilidad bajó desde el 3,034% hasta el 2,778%.

El buen resultado de la subasta tuvo su reflejo en la evolución del bono a dos años en el mercado secundario. Su rentabilidad volvió a caer del 3%, hasta situarse en el 2,90%.

El euro vuelve a situarse por encima de 1,30

La buena marcha de la deuda pública europea provocó que remontara el euro. La moneda única comunitaria llegaba al cierre cotizando por encima del nivel de 1,30 dólares. En el mercado de materias primas, continuaron las subidas en el crudo. El barril de Brent, de referencia en Europa, avanzó un 0,30%, hasta los 107,65 euros. El de West Texas, de referencia en Estados Unidos, se acercaba a los 86 dólares. El cobre y el oro cotizaron a la baja. Pero este último se mantenía sobre los 1.700 dólares la onza.

El mercado no sólo disfrutó de la corrección de una posible sobrerreacción a las noticias procedentes de Italia. También hubo buenos datos en los que basar las compras. Por ejemplo, los que llegaban de Alemania. El índice de confianza Zew mejoró bastante. La rúbrica que evalúa la situación actual mejoró desde los 5,4 hasta los 5,7 puntos, cuando se esperaba que subiera hasta los 6. Pero, quizás, lo que mejor sentó fue el capítulo respecto al clima económico, que mejoró desde los -15,7 hasta los 6,9 puntos, cuando se esperaba que se colocara en los -11,5 puntos. Estos datos se refieren a Alemania. Pero también mejoró el indicador que mide la situación en la zona euro: subió desde -2,6 hasta 7,6 puntos.

Por todas estas referencias, el Ibex-35 fue yendo de menos a más. Comenzó plano, a las diez de la mañana se instaló sobre los 7.840 puntos. A partir de las once, sobre los 7.860 puntos y, a partir de las tres de la tarde comenzó una escalada más ambiciosa, para terminar la sesión por encima de los 7.900 puntos. Al cierre, el selectivo daba un último cambio en los 7.920,90 puntos, lo que supone una revalorización del 1,49%. No fue el índice más rentable de la sesión. Le quitó el puesto el PSI-20 de Lisboa, que se apuntó un 2,05%, mientras que el Ftse Mib de Milán avanzó un 1,51%. Más rezagados se quedaron otros indicadores, como el Cac 40 francés o el Dax alemán, que subieron un 0,94% y un 0,78%, respectivamente, quizás debido a que en la sesión anterior no sufrieron el contagio de los males italianos.

No hay que pasar por alto que las subidas de última hora del Ibex tuvieron que ver también con lo que ocurría en Estados Unidos. Por un lado, los analistas han percibido un cambio de tono en el presidente del país, Barack Obama, a propósito de la negociación presupuestaria para evitar el 'fiscal cliff'. Está preparando a su partido para ese posible acuerdo. Además, en el mercado también se especula con la posibilidad de que la Reserva Federal norteamericana amplíe sus estímulos monetarios. Hoy comenzaba su reunión ordinaria de política monetaria de dos días y la solución la conoceremos mañana. En la sesión de hoy, además, conocimos datos tales como la balanza comercial, que fue algo menos deficitaria de lo esperado por los analistas. Y, por otro lado, se publicó la evolución de los inventarios, que en octubre crecieron un 0,6%, dos décimas más de lo previsto por los analistas.

Sea como sea, los índices estadounidenses comenzaron la sesión en positivo y, con ello, liquidaron los descensos acumulados desde la celebración de las elecciones presidenciales el pasado 6 de noviembre.

Sólo seis valores quedaron fuera de los números verdes

En el selectivo español, apenas media docena de valores quedaron excluidos de las subidas. El que más cayó fue Bankinter, que retrocedió un 2,33%. A continuación, IAG, que retrocedió un 1,31%. Ferrovial y Gamesa perdieron un 0,22% y un 0,18%, respectivamente. Sacyr Vallehermoso, por su parte, se dejó un 0,14%. Indra fue el otro valor que no se apuntó al verde: terminó la jornada en tablas.

En positivo, Bankia fue el valor que más ganó, con una revalorización del 3,96%. Le siguió FCC, que avanzó un 3,68%. Acerinox también se apuntó más de un 3%, mientras que Endesa avanzó justo un 3%. Entre los grandes valores, el mejor fue Inditex, que subió un 2,78%, hasta los 103,60 euros justo un día antes de la presentación de sus resultados del tercer trimestre. Iberdrola y BBVA, mientras ganaron alrededor de un 1,75%. Repsol y Telefónica, por su parte, se revalorizaron un 1,62% y un 1,31%, respectivamente.

En el mercado continuo, Lingotes fue el valor más rentable de la jornada, con una subida del 7,34%. A continuación, Realia, que se apuntó un 6,90%. En rojo, el valor que más cayó fue Reyal Urbis, que retrocedió un 5,95%.