El joven Ricardo Rodríguez entrenará al filial y completará el organigrama deportivo

El asturiano, que acaba de subir al Girona a Segunda B, colaborará con Benítez en la coordinación de la cantera

A. GÓNGORAMÁLAGA
DIRECCIÓN. Ricardo Rodríguez, durante un reciente partido. / LLUIS SERRAT. EL PUNT/
DIRECCIÓN. Ricardo Rodríguez, durante un reciente partido. / LLUIS SERRAT. EL PUNT

Juan Ramón Muñiz completó ayer el organigrama deportivo del Málaga cara a la próxima temporada con la contratación del que será el entrenador del segundo equipo y el principal colaborador del Antonio Fernández Benítez en la coordinación de la cantera. Ricardo Rodríguez es un joven técnico, de 33 años, que llega avalado por el ascenso a Segunda B del Girona, equipo al que entrenaba formando un tándem con Javier Salamero. Este asturiano comenzó su vinculación al fútbol en el Oviedo, donde estuvo en el cuerpo técnico del prime conjunto y también del filial (se encargó de la preparación física).

Un contratiempo truncó su carrera futbolística cuando militaba en categoría juvenil, en tierras asturianas. A partir de ahí se mantuvo ligado al mundo del deporte, aunque desde otra perspectiva. Se doctoró en Ciencias de la Actividad Física y el Deporte en La Coruña, completando su formación académica con un máster en alto rendimiento del Comité Olímpico Español y con el título nacional de entrenador. Tras los cinco años como preparador en el Oviedo, en sus distintos equipos, Rodríguez aceptó el cargo de director deportivo de las escuelas del Real Madrid en México, en las que permaneció tres temporadas. Este aprendizaje puede servirle para ofrecer alternativas a los numerosos problemas que se le presentarán en la cantera malaguista.

Reto personal

La pasada campaña, la que acaba de terminar, aceptó su primer reto como entrenador en las filas del conjunto juvenil de división de honor del Girona, a sólo cuatro días del arranque del campeonato. Pese a que el objetivo era la permanencia, Rodríguez se encargó del primer equipo de la entidad cuando su equipo ocupaba la quinta plaza del campeonato. Tras su llegada a la primera plantilla, acompañado por Salamero, el preparador ovetense consiguió alcanzar la segunda plaza en la clasificación de su grupo de Tercera y el ascenso a Segunda B tras eliminar al Mutilvera y el Alcalá en sendas eliminatorias.

A partir de ahora tendrá un cargo de más responsabilidad, si bien también tendrá que intentar subir al Málaga a Segunda B. Deberá hacer más labores de oficina, ya que buscará, junto a Benítez, organizar una cantera sin recursos y con unas instalaciones insuficientes para todos sus equipos.

También dispondrá de un cargo destacado en el organigrama deportivo el segundo entrenador del equipo, Fernando Gaspar, que ampliará sus competencias a partir de la próxima temporada.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos