Andalucía mantiene la prevención sobre la gripe aviar pese a que no se ha detectado un solo caso

Los técnicos andaluces han realizado 12.509 pruebas biológicas a 7.477 aves en busca de la temida cepa H5N1 y los resultados han sido todos negativos Las precauciones se extreman en las cercanías de los parques naturales y en explotaciones avícolas

ANTONIO MONTILLASEVILLA
LIBRES. Gaviotas sobrevuelan la ría de Huelva. / EFE/
LIBRES. Gaviotas sobrevuelan la ría de Huelva. / EFE

¿Alguien se acuerda de la gripe aviar? El anuncio de la existencia de esta enfermedad irrumpió en 2005, tras conocerse el primer caso de contagio a un humano (sucedió en Hong Kong, y antes sólo se tenía noticia de casos en animales). La psicosis que se vivió en Andalucía, como en el resto del país, tuvo su punto álgido el año pasado. Cualquier signo extraño en un ave se convertía en una seria sospecha de que el virus podía estar llegando a nuestra comunidad autónoma. Se dio el caso, incluso, de que algunos vecinos pidieron el cierre de parques urbanos ante la posibilidad de que los pájaros transmitiesen este mal.

Pero las ansias mediáticas se calmaron y la población, poco a poco, se ha ido olvidando de la gripe aviar. La Junta de Andalucía sí mantiene la alerta, aunque en dos años no se haya detectado ni un solo caso, no ya de personas enfermas, sino de aves.

Andalucía creó, por decreto de 25 de octubre del año 2005, un comité ejecutivo, en el que participan las consejerías de la Presidencia, Gobernación, Agricultura, Medio Ambiente y Salud. Este comité es de carácter interdisciplinar e integral, dada la naturaleza multisectorial de las medidas que comenzaron a practicarse entonces, y que se siguen haciendo. El Gobierno autonómico quiso transmitir entonces, e insiste en hacerlo ahora, un mensaje claro a la población: la gripe aviar se puede afrontar con medidas de protección y tratamientos antivirales que pueden frenar la enfermedad, moderando sus síntomas y, sobre todo, reduciendo sus complicaciones.

Dos años

Andalucía lleva dos años desarrollando una intensa actividad preventiva. En los trabajos del comité técnico no sólo participan las instancias de la Comunidad Autónoma, sino que también están presentes los ayuntamientos, a través de la FAMP, así como el Ejecutivo central, representado por la Delegación del Gobierno en Andalucía.

Fruto de este trabajo se ha establecido un procedimiento de recogida y eliminación de cadáveres de aves, tanto en el medio urbano como en el rural, tanto para aves silvestres como para domésticas. Se ha aumentado el número de humedales determinados por la Administración del Estado, considerados territorios de actuación especial. También se ha optado por ampliar el perímetro de actuación de los humedales, y se recomienda el confinamiento de las aves de corral en la zona ampliada. Asimismo, se ha diseñado un curso de formación para personal de diferentes colectivos, entre los que están el voluntariado, la policía local o los propios bomberos.

Los datos son esperanzadores. Pese a las numerosas consultas realizadas, aún no se ha reportado ningún caso positivo en todos los análisis que se han realizado de la cepa altamente patógena del virus H5N1.

En caso de sospecha de infección, o bien de mortandad de cierta importancia, el equipo móvil del Centro de Análisis y Diagnóstico de la Fauna Silvestre, de la Consejería de Medio Ambiente, se desplaza al lugar del incidente, realiza las necropsias correspondientes y toma directamente muestras biológicas del ave. Estas se remiten de inmediato al Centro de Análisis y Diagnóstico de la Fauna Silvestre, que la supervisa, la registra y la remite en menos de 24 horas al laboratorio central de Algete, central de veterinaria y centro de referencia nacional sobre gripe aviar. Hasta la fecha, se han enviado al laboratorio 12.509 muestras biológicas pertenecientes a 7. 477 aves. Esto supone que Andalucía ha multiplicado por cinco las previsiones que establecía el Plan Nacional de Vigilancia, que eran 263 muestras.

Otro de los departamentos involucrados en este seguimiento es la Consejería de Agricultura y Pesca, que dirige Isaías Pérez Saldaña. Sus técnicos han acudido a 1.238 avisos (un 93, 43%de los recibidos en total) y, hasta el pasado 30 de abril, habían recogido 7.198 aves. A más de 2.000 se les hizo el pertinente muestreo. Cualquier resultado positivo a virus genérico de influencia ha dado lugar a la inmovilización cautelar, hasta que no se constataba la ausencia del temido H5N1 (el virus altamente patógeno).

Inmovilizaciones

Por esta razón se han llevado a cabo inmovilizaciones e investigaciones epidemiológicas y también diagnósticas en 102 granjas, siempre con el mismo resultado negativo. La Consejería de Agricultura dispone de un servicio de sacrificio de animales en caso de que sea necesario; se ha procedido a la vacunación de las aves más sensibles en los parques zoológicos y en los recintos acotados. Además, está previsto el mecanismo de recogida de cadáveres en el ámbito doméstico y se ha procedido al registro administrativo de un total de 3.060 explotaciones avícolas de consumo.

Se han prohibido, dentro de este paquete de medidas, eventos de caza en los que pudiera haber aves de diversa procedencia, así como vetado la celebración de exposiciones, ferias o mercados que supongan concentraciones de aves de riesgo.

El consejero encargado de coordinar estos esfuerzos es Gaspar Zarrías. El titular de Presidencia, en una comparecencia celebrada en el Parlamento de Andalucía para explicar la situación de este importante dispositivo, aseguró: «Andalucía lo tiene en perfecto estado de revista». Zarrías apostilló que, la mejor noticia sería que nunca fuese necesario utilizar los mecanismos y el despliegue de medios materiales y humanos previstos por la Junta. «En todo caso, junto con la tranquilidad que deben de tener los ciudadanos de nuestra tierra, Andalucía está preparada para hacer frente a una crisis de estas características, como es la actuación de la gripe aviar», señaló.