La comunidad judía retoma el proyecto de una sinagoga en la calle Granada

El colectivo hebreo ha entregado al Ayuntamiento un borrador con el diseño del edificio, que completará la conexión con Alcazabilla mediante una nueva plaza La fachada tendrá una imagen singular con el uso de piedra y estucado blanco

JESÚS HINOJOSAMÁLAGA
DERRIBO. Aspecto del solar a través del cual se conectará Granada con Alcazabilla. / FERNANDO GONZÁLEZ/
DERRIBO. Aspecto del solar a través del cual se conectará Granada con Alcazabilla. / FERNANDO GONZÁLEZ

Las obras del llamado Plan de la Judería ya están en marcha. Hace unos meses que comenzó la rehabilitación del torreón mudéjar de la calle Granada para habilitarlo como oficina de turismo y se han llevado a cabo las demoliciones de los edificios expropiados para la creación de una nueva plaza que conectará con la calle Alcazabilla. Una vez diseñada la construcción en esta futura plaza de un edificio de diez viviendas de protección oficial y locales comerciales, así como la recuperación del mesón Juan Palomo, quedaba por concretar el proyecto para el solar colindante con el bar El Pimpi. Allí, está prevista la construcción de una sinagoga por parte de la Comunidad Israelita de Málaga, que recientemente ha entregado un estudio previo sobre el proyecto a la Gerencia Municipal de Urbanismo para recabar su autorización.

El estudio, realizado por el arquitecto Juan José Gutiérrez Blanco, prevé un edificio de planta baja, más primera, segunda y ático sobre una superficie de 430 metros cuadrados que procura ajustarse a la forma irregular del suelo delimitado por el Ayuntamiento para su construcción. Está previsto que el inmueble albergue los usos de sinagoga, salón de usos múltiples y museo sefardí. A este último dedicará la parte más próxima a la calle Granada, por donde tendrá un acceso independiente para acceder a la exposición, que ocupará unos 230 metros cuadrados construidos distribuidos en planta baja y primera.

Doble altura

Por su parte, la sinagoga ocupará unos 600 metros cuadrados de techo en una estancia con doble altura para permitir que los hombres estén separados de las mujeres para el culto, según se realiza en la religión judía. La planta baja tendrá capacidad para unos 150 hombres y la entreplanta para unas 80 mujeres. La sinagoga, que ocupará por lo tanto la planta baja y parte de la primera del edificio, contará con un 'hejal' que irá en la fachada a la plaza para estar orientado hacia la ciudad de Jerusalén. El 'hejal' es el muro este de la sinagoga y acoge el armario con los rollos de la Torá.

La segunda planta albergará un salón de usos múltiples para la comunidad judía con capacidad para acoger unas 150 personas. Está previsto que en esta estancia se puedan realizar actividades que contribuyan a difundir la cultura sefardí. Además, se incluirán diferentes despachos y habitaciones para el funcionamiento de la sinagoga y el museo.

Por último, en la planta ático, en una ubicación retranqueada respecto a la fachada y a las medianeras del entorno, está prevista la construcción de aulas de formación en la religión judía que ocuparán unos 180 metros cuadrados construidos.

En total, serán unos 1.400 metros cuadrados construidos que vendrán a completar las actuaciones del llamado Plan de la Judería, que quedó reducido a la realización de la mencionada plaza y su entorno tras las sucesivas ampliaciones del cercano Museo Picasso.

El arquitecto Juan José Gutiérrez Blanco comentó que la proximidad con esta pinacoteca y el emplazamiento del proyecto en pleno casco antiguo, en lo que fue la judería de la ciudad, obligan a que el diseño de la sinagoga y el museo revista un carácter «singular». Según indicó, aún no está totalmente definida la apariencia del inmueble, aunque adelantó que está previsto que los huecos de la fachada sean rectos pero con una distribución que evite su parecido con un edificio de viviendas. «El proyecto será cuidadoso y estudiará todos los detalles», puntualizó.

En cuanto al revestimiento exterior, detalló que se ha barajado la posibilidad de que sea a base de estucado en blanco y una piedra de color ocre claro denominada 'de Jerusalén' por proceder de esa ciudad, que posee una gran relevancia para la religión judía.

Por su parte, fuentes de la Gerencia Municipal de Urbanismo señalaron que el estudio previo de la sinagoga está siendo analizado en estos momentos por los técnicos para determinar si es necesario hacer algún cambio sobre esa base o puede seguir la elaboración del proyecto definitivo, que será acometido en los próximos años y tendrá un papel clave en la revitalización del entorno del Museo Picasso.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos