Miles de malagueños se verán afectados por los nuevos límites de las playas que realiza Costas

Medio Ambiente recibe cientos de alegaciones de propietarios disconformes con los deslindes El Ministerio tramita en la actualidad 54 expedientes que afectan a más del 80% del litoral de la provincia

MARÍA JOSÉ CRUZADOMÁLAGA
EN ESTUDIO. Vista aérea de la playa de la Malagueta, una de las zonas incluidas en los expedientes de deslinde. / SUR. ARCHIVO/
EN ESTUDIO. Vista aérea de la playa de la Malagueta, una de las zonas incluidas en los expedientes de deslinde. / SUR. ARCHIVO

Tener privilegiadas vistas al mar en primera línea de playa puede suponer un quebradero de cabeza para más de un malagueño. La Dirección General de Costas, organismo dependiente del Ministerio de Medio Ambiente, está decidida a recuperar el dominio público marítimo-terrestre. Se trata de la mayor actuación en el litoral malagueño desde la fecha de aprobación de la Ley de Costas de 1988, hace ahora dos décadas, un proceso que afectará, en mayor o menor medida, a las viviendas, las fincas y los negocios de miles de ciudadanos.

De los casi 170 kilómetros del litoral malagueño, sólo se han aprobado hasta el momento deslindes del dominio marítimo-terrestre en 22,3 kilómetros de litoral, lo que supone únicamente el 13% del total. Actualmente existen otros 22,5 kilómetros revisados y pendientes de aprobar, mientras que el resto, más del 73%, está pendiente de revisión. En total 54 expedientes y 142,2 kilómetros de playa aún por delimitar. Juan Carlos Fernández Rañada, jefe de la Demarcación de Costas de Andalucía-Mediterráneo, prevé que la totalidad de la costa malagueña puede estar revisada para finales del año que viene. «Se trata de un proceso muy garantista, donde los ciudadanos tienen bastantes posibilidades de presentar alegaciones si están en desacuerdo con los nuevos límites del dominio público, por lo que se trata de un proceso burocrático muy lento», sostiene.

Las primeras alegaciones no se han hecho esperar. Cientos de ciudadanos han mostrado ya su disconformidad con lo que el Ministerio considera que es suelo público. Carlos Foradada, jefe de Servicio de Demarcación de Costas, explica que el 80% de estas alegaciones proceden de Marbella, el punto más conflictivo de la costa malagueña desde el punto de vista urbanístico. La Fiscalía considera que sólo en este municipio podría haber más de 23.000 viviendas ilegales cuya ubicación es un atentado contra la ordenación del territorio.

El mensaje de Costas es, sin embargo, de tranquilidad. Aunque reciben alegaciones «de todos los bufetes de abogados del país» y se prevé que sean miles los ciudadanos con propiedades colindantes que se vean afectados en mayor o menor grado, lo cierto es que en la mayoría de los casos son cuestiones menores que no afectan gravemente a la propiedad privada. como retranqueo de muros, adecuación de accesos al mar, o señalización de la zona. Además, la realización de los correspondientes deslindes no sólo es una obligación legal, sino también una forma muy eficaz de protección y defensa de amplios espacios naturales situados en la zona de confluencia entre el mar y la tierra, así como una garantía de seguridad frente al fenómeno de la erosión y retroceso de la línea de costa.

Otra cosa son las demoliciones. Málaga, junto a Almería, Alicante, Valencia, La Coruña, Guipúzcoa y Las Palmas de Gran Canaria están en el punto de mira del Gobierno. Hace tan solo unos días el Ministerio aprobó la incorporación de casi dos millones de metros cuadrados del litoral español al dominio público, en el marco de un programa que pretende incluir alrededor de 20 millones de metros cuadrados de fincas. La inversión se refiere a la compra, a la demolición -cuando existen edificios sin utilidad respecto a los nuevos objetivos-, restauración de los terrenos y adecuación al uso público.

El Ministerio de Medio Ambiente, a través de la Dirección General de Costas, viene desarrollando desde el año 2005 este programa de recuperación del dominio marítimo terrestre que incluye la demolición de todas las construcciones existentes en el mismo que no estén amparadas por un título administrativo que las habilite para su ocupación. Hasta el momento ha llevado a cabo 14 actuaciones de demolición de instalaciones de ocho municipios malagueños, desde el 14 de marzo de 2004 hasta la fecha, tres en el litoral oriental, y el resto en la zona occidental, con Marbella a la cabeza. En la zona oriental, Costas ha actuado en el chiringuito 'Caballito de Mar' en Nerja, en la estación de bombeo de Vélez-Málaga y el espigón de la Cala en el Rincón de la Victoria.

En Marbella se demolieron el espigón del Oasis, el Pantalán del Rey Fahd, dos torres del cargadero del cable, la cimentación del muro del paseo marítimo y el chiringuito de la entidad SILK, S.L. En Benalmádena se retiró el depósito del agua, en Fuengirola, la cimentación de un antiguo hotel; en Mijas, el Pantalán de Leyla; en Manilva se actuó en el tramo de levante del paseo marítimo de Sabinillas, y en Estepona se retiró el chiringuito del hotel Flamingo. Respecto a las fincas, el Ministerio estudia actualmente la adquisición del Litoral de Almayate, en Vélez; El Morche, en Torrox, así como los terrenos del Litoral de Maro y la AA-13 Playa Carabeo, en Nerja.