El Málaga prescinde de 15 personas con un expediente de regulación

El club ultima la solicitud de un ERE que perjudicará a tres jugadores (Romero, 'Chengue' Morales y Manu) y a doce empleados. Los futbolistas serán incluidos si el jueves no se acuerda su salida

SERGIO CORTÉSMÁLAGA
DIRIGENTES. Fernando Sanz (en primer plano, junto a Vega Arango), Luis Yáñez y Bernardo Pinazo, en el palco. / ANTONIO SALAS/
DIRIGENTES. Fernando Sanz (en primer plano, junto a Vega Arango), Luis Yáñez y Bernardo Pinazo, en el palco. / ANTONIO SALAS

El Málaga prescindirá de quince personas (tres jugadores y otros doce trabajadores) al optar por un expediente de regulación de empleo (ERE), según ha podido confirmar este periódico. Este planteamiento ya estaba previsto desde hacía un mes y será una realidad en los próximos días pese a que iba a producirse a finales de la semana pasada (el jueves o el viernes).

«Tenemos una plantilla de trabajadores de un equipo de 'Champions'», suelen recalcar los actuales dirigentes del Málaga. Durante los últimos años de la etapa anterior la nómina de empleados del club se había disparado bajo la dirección de Antonio Mendoza y con el beneplácito del presidente, Serafín Roldán.

Reducción de salarios

Los propietarios del Málaga consideran que el nuevo estatus del club, en Segunda División y con unos ingresos muy limitados, obliga a reducir considerablemente la lista de empleados. Ya durante el mes de septiembre, semanas después de la llegada de la familia Sanz a la sociedad, el club invitó a los que contaban con los emolumentos más altos -básicamente, el personal de las oficinas- a una reducción de los sueldos. Sólo uno de ellos declinó la propuesta.

El problema para el Málaga reside en que está atado de pies y manos en el aspecto económico. Los ingresos por los derechos televisivos y de publicidad no existen, y el club se sustenta en la actualidad gracias a las ridículas recaudaciones por la venta de entradas en las taquillas. Ni siquiera queda remanente de la cantidad recibida en concepto de abonos.

Los administradores concursales ya expusieron en las conclusiones del informe presentado ante el juez de lo Mercantil, Enrique Sanjuán, que era conveniente que el club iniciara «un nuevo periodo donde impere el sentido común, la diligencia y un adecuado ajuste de la capacidad de generación de ingresos con los gastos correspondientes y ajustados para las mismas». Además, anteriormente se apuntaba: «Sorprende que la sociedad no haya tomado medidas en relación con la solicitud de expedientes de regulación de empleo por causas objetivas en la situación económica en la que se encuentra desde hace varios ejercicios».

Según ha podido saber este periódico, los administradores ya tenían completa información respecto a la decisión del club de solicitar un ERE. De hecho, la presentación del informe fue el martes y cuarenta y ocho horas después estaba previsto que el Málaga presentara toda la documentación.

Dos uruguayos y Manu

El número de afectados está definido: quince. Entre ellos aparecen dos jugadores uruguayos (Romero y 'Chengue' Morales) y Manu, ya que el otro 'charrúa' descartado, OJ Morales, termina contrato y no es conveniente desde el punto de vista económico incluirlo en el ERE. Lógicamente los tres futbolistas pasarán a engrosar esa lista si el jueves no se llega a un acuerdo con sus representantes en el acto de conciliación ante el juez Enrique Sanjuán.

A día de hoy, parece complicados que se produzca el acuerdo. El abogado de los uruguayos exige que los futbolistas perciban el 70 por ciento de los emolumentos que les corresponden esta temporada y la próxima. Por su parte, el agente de Manu -que también ejerce como asesor jurídico- ha solicitado la cantidad de 400.000 euros (casi 70 millones de pesetas).

Respecto a la docena de empleados que se verán afectados por este expediente de regulación de empleo no han trascendido sus nombres, puesto que los responsables del club pretenden comunicárselo con anterioridad a los implicados. Esta situación se producirá previsiblemente en las próximas horas.

Este es el primer paso dentro de un proceso que debe ser aprobado administrativamente y en el que debe existir consenso entre las partes. En principio el club pretende que la indemnización a los afectados se corresponda con la cantidad de veinte días por año trabajado.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos