Jóvenes rompen las ventanas del autobús en el que iban para divertirse

Los implicados, siete de ellos menores, están acusados del destrozo de 14 lunas y un espejo retrovisor con un martillo. El grupo venía de una noche de marcha en Torremolinos

JUAN CANOMÁLAGA
EN GRUPO. Los vándalos viajaban en la parte trasera. / ANTONIO SALAS/
EN GRUPO. Los vándalos viajaban en la parte trasera. / ANTONIO SALAS

Empezó siendo una broma pesada a un amigo que se quedó dormido, pero acabó como el rosario de la aurora. La Policía Local de Málaga ha denunciado a 16 jóvenes, siete de ellos menores, por destrozar casi todos los cristales del autobús en el que viajaban, al parecer, para divertirse.

Según ha podido confirmar SUR de fuentes cercanas al caso, el grupo -aún queda por establecer la autoría y la responsabilidad de cada uno- ocasionó daños en 14 cristales y en un espejo retrovisor de un autobús de Portillo que cubre la línea regular entre Málaga y Benalmádena.

Todo comenzó a las ocho de la mañana, cuando el conductor del vehículo recogió a un grupo de jóvenes, todos de edades comprendidas entre 16 y 24 años, en el centro de Torremolinos. Al parecer, venían de pasar una noche de marcha en las discotecas de la localidad. Se sentaron en la parte trasera y el autocar reanudó la marcha con destino a Málaga capital.

Los disturbios comenzaron poco después. En su declaración ante el Grupo Escoltas, Menores y Atención Ciudadana (Gemac) de la Policía Local, el conductor advirtió que, a la altura de La Colina, se formó un gran alboroto en el autobús. Al mirar por el espejo retrovisor, observó que los jóvenes iban de un lado a otro en la parte trasera del vehículo.

Según comentarios que hicieron algunos de los implicados, uno de ellos destrozó la primera luna para darle un susto a un compañero que se había quedado dormido durante el viaje. Sólo era el principio. A continuación, empezaron a romper los cristales del autobús -seis lunas del lateral derecho, siete del izquierdo y la trasera- y un espejo retrovisor con los martillos. Al final del viaje, sólo quedaban dos sin daños.

Risas durante el viaje

El propio conductor confirmó a la Policía Local que los jóvenes no estaban peleándose ni nada por el estilo, sino que se escuchaban risas durante el viaje, lo que parece indicar que lo habrían hecho por diversión, según las fuentes.

No obstante, algunos de los implicados comentaron que un miembro del grupo se hirió al romper uno de los cristales, se enfadó, y la emprendió a patadas con el resto de las lunas.

Al parecer, unos pasajeros le pidieron al conductor que avisara a la policía. Éste hizo lo propio, aunque no detuvo el autobús para evitar un enfrentamiento con los vándalos. El chófer fue dando su posición a la sala del 092 de la Policía Local hasta que tres patrullas salieron a su encuentro cuando se encontraba en la avenida de Velázquez.

Los funcionarios impidieron que nadie se bajara del autobús y lograron identificar a todo el grupo. En total, siete menores y nueve jóvenes de 19 a 24 años han sido denunciados a la Fiscalía -los primeros- y al juzgado de guardia -los segundos-. De momento, no se ha podido establecer la responsabilidad de cada uno en lo ocurrido, ya que están a la espera de prestar declaración en dependencias judiciales.