A pie de calle. María de los Ángeles Muñoz Morillo, copropietaria de Muga-Arqueocosta: «Muchos creen que el arqueólogo entorpece al constructor»

CARMEN RUBIOMÁLAGA
RESTOS. Muñoz posa junto a los dibujos de cerámicas. / C.R./
RESTOS. Muñoz posa junto a los dibujos de cerámicas. / C.R.

Muga-Arqueocosta lleva más de 35 años construyendo maquetas comerciales. Desde 1997, también se dedican a la arqueología. María de los Ángeles Muñoz Morillo es copropietaria de esta empresa familiar y una de las arqueólogas.

¿Por qué decidieron ofrecer también servicios arqueológicos?

La idea surgió debido a la relación entre la expansión urbanística y el patrimonio histórico-arqueológico que sale a la luz como consecuencia de ésta. Además tanto yo como mi padre, Manuel Muñoz Morillo, somos arqueólogos, así que era una forma de desarrollar nuestra afición de manera profesional.

¿Cuáles son las labores del arqueólogo en un proyecto urbanístico?

Realiza lo que se llama 'intervención arqueológica preventiva', es decir, si aparecen unos restos, se estudian y documentan, y en base a eso se decide si merece la pena conservarlos. También, cuando se construyen autovías, se realiza el denominado 'control de movimientos de tierras' que no es más que vigilar si aparecen restos en todo el proceso, y si lo hacen, evaluarlos y documentarlos.

¿Es partidaria de que se conserven todos los restos posibles?

Si tienen relevancia sí, conservar por conservar no tiene sentido. Algunos están en muy mal estado, o no aportan nada nuevo. En estos casos, es suficiente con documentarlos: se limpian, se hacen fotos, dibujos, se toman medidas, etc. Los datos obtenidos pueden servir para investigaciones o estudios, pero no es necesario que se conserven.

¿Cree que se desconocen las funciones del arqueólogo?

Sí, la gente piensa que entorpecemos el ritmo de las construcciones, no entienden por qué nos pasamos horas bajo el sol excavando algo que para ellos puede ser insignificante.

¿Qué proyectos llevan actualmente?

Pues por ejemplo el control de tierras de la nueva variante de Cártama a Casa Palma. Creemos que podemos toparnos con los restos de una Villa Romana, porque existen documentos de su existencia.

MÁS INFORMACIÓN I Muga-Arqueocosta. Alameda de Capuchinos, 34. Bajo. 95 225 46 93.

www.muga-arqueocosta.com