Melilla: «Yo soy mediterráneo y tengo dentro la luz del mar»

«Un cuadro, siempre lo he dicho, es como un hijo tuyo al que despides porque se marcha de tu casa»

SURMELILLA
PINTOR. Eduardo Morillas, artista melillense. / SUR/
PINTOR. Eduardo Morillas, artista melillense. / SUR

Eduardo Morillas estuvo de actualidad hace poco tiempo por recibir un galardón importantísimo, un reconocimiento de su ciudad, y por haber expuesto sus últimas obras en el Club Marítimo.

¿Cómo fue la exposición?

Bien. Tuvimos la mala suerte de que el día de la inauguración, el 23 de noviembre, había tres o cuatro actividades culturales. Yo estoy contento. La exposición duró doce días y el que no fue el de la inauguración tuvo más oportunidades para hacerlo. Las ventas no fueron mal aunque el objetivo de una exposición es mostrar el esfuerzo de año y medio de trabajo en 25 o 30 cuadros, como satisfacción personal, porque un cuadro, siempre lo he dicho, es como un hijo tuyo al que despides porque se marcha de tu casa. Yo siempre tengo la costumbre de invitar a mis amigos, porque me gusta que estén en ese momento.

¿Qué ofreció Eduardo Morillas en esa última muestra?

Normalmente el artista se deja influenciar por aquello que le rodea y esta exposición está dedicada exclusivamente a Granada, a los pueblos de la Alpujarra y a sus flores. Yo tengo mi casa allí y en épocas en las que hay poco turismo se disfruta muchísimo de todo aquello. Si vas a final de verano y otoño, el campo es una sinfonía. Yo nunca había reparado en lo que tenía alrededor hasta que un día ví un macizo de flores silvestres en el monte y las posibilidades inmensas de hacer cosas que están delante de tus ojos y que nunca habías visto. Me puse a trabajar en ese tema y el año pasado dediqué una exposición exclusivamente a flores. Este año la mitad de la exposición son flores de allí. La otra mitad está dedicada a Capileira, un pueblo precioso que se conserva con toda su personalidad y todo su carácter. Yo hago muchas escapadas. En otoño no hay mucha gente. Hay donde alquilar una habitación, comer y gozar de una paz total en el ambiente.

De usted han dicho que crea la unidad del espacio a partir de la luz. ¿Qué significa eso?

Yo soy mediterráneo y tengo la luz del mar dentro. El artista, si es honrado, tiene que seguir los impulsos lógicos. Yo conozco los países nórdicos, he intentado pintar cosas de allí y veo que eso lo pinto y no es real, es falso, algo no funciona porque no soy de allí. Sin embargo, en mi exposición verás una explosión de luz, todos los cuadros son muy luminosos y no lo hago adrede, sino por el entorno. Una de las cosas que llaman la atención al crítico es ese sentir la luminosidad de los nacidos por el Mediterráneo. Parece una permanente primavera. Se nota en mi pintura que soy del sur.

¿Es usted disciplinado?

Muy disciplinado. Si no hay trabajo no hay resultados. Picasso decía que el arte era un 20 por ciento de inspiración y un 80 de transpiración. Yo soy acuarelista. Es una técnica difícil, más que el óleo, porque no se puede rectificar ni pintar encima, es todo a la primera intención. Si insistes con el color lo enturbias, lo estropeas, le quitas la ortodoxia. Tienes que tener muy claro cuál es el color que tienes que poner. Esto cuesta mucho trabajo conseguirlo, necesitas hacer cosas, fracasar, insistir.

Fotos

Vídeos