El Clínico abrirá un hospital de día para atender a los pacientes diabéticos sin tener que ingresarlos

Unos 2.000 enfermos serán tratados al año en ese dispositivo, que funcionará de ocho de la mañana a ocho de la tarde Con esa asistencia se evitarán encames prolongados

ÁNGEL ESCALERAMÁLAGA
PREVENCIÓN. Las pruebas de glucemia permiten detectar si se padece diabetes. / SUR/ARCHIVO/
PREVENCIÓN. Las pruebas de glucemia permiten detectar si se padece diabetes. / SUR/ARCHIVO

La diabetes se extiende peligrosamente entre la población. El 10% de los andaluces sufren este trastorno del metabolismo, lo que significa que en la provincia de Málaga hay 150.000 diabéticos. De ahí la necesidad de contar con herramientas para ofrecer una asistencia de calidad a los enfermos. Por eso, el Clínico Universitario abrirá a lo largo de 2007 un hospital de día (los pacientes no se quedarán ingresados, sino que tras recibir la asistencia se marcharán a sus casas) para atender mejor a personas con diabetes, según explicó a este periódico el jefe del servicio de endocrinología y nutrición del Clínico, Francisco Tinahones.

Este hospital de día, que atenderá anualmente a unas 2.000 personas, evitará ingresos prolongados de los pacientes en una planta del Clínico, reducirá la presencia de esos enfermos en el servicio de urgencias y permitirá un mejor seguimiento del trastorno metabólico. El nuevo dispositivo funcionará 12 horas seguidas, de ocho de la mañana a ocho de la tarde, y contará con personal especializado para atender a los diabéticos.

«La creación de hospitales de día para diabéticos está contemplada en el Plan de Atención Integral de la Diabetes de la Consejería de Salud. Es una iniciativa que ofrece muchas ventajas a los enfermos», precisó el doctor Tinahones. Este servicio está pensado especialmente para tratar descompensaciones diabéticas graves. Anualmente, unos 150 pacientes ingresan en el Clínico por ese motivo. Por el hospital de día, cuando esté a pleno rendimiento, pasarán al año entre 1.500 y 2.000 personas con trastornos causados por la diabetes.

Sillones cómodos

Los pacientes serán enviados por los médicos de atención primaria y también serán derivados por el servicio de urgencias del Clínico. En el hospital de día, además de controlar la descompensación que sufra el diabético, se le enseñará la mejor forma de inyectarse la insulina, se le explicará el funcionamiento de las bombas de infusión de insulina y se le dará una serie de recomendaciones beneficiosas para su salud. Los enfermos estarán en unos sillones cómodos.

El hospital de día tendrá una capacidad para atender a la vez a entre seis y diez pacientes. «En 12 horas a lo sumo se le resolverá el problema y se evitará que tenga que quedarse ingresada la persona que ha tenido esa descompensación diabética», destacó el doctor Tinahones. Añadió que el hospital de día también contará con un espacio específico para tratar el pie diabético.

El jefe del servicio de endocrinología y nutrición del Clínico Universitario señaló que la diabetes es en estos momentos la principal lacra sanitaria y una enfermedad cada vez más frecuente entre la población. En ese sentido, subrayó que el 30% de los pacientes que ingresan en un hospital son diabéticos.