Cerveza Victoria, Bruce Lee y una edición de SUR

F. G.MÁLAGA
EL ABUELO. Lucio Romero, con la edición especial de SUR./
EL ABUELO. Lucio Romero, con la edición especial de SUR.

«Malagueña y exquisita». Difícil de olvidar el lema de aquella rubia tan autóctona: la cerveza Victoria. 'El camino de los Ingleses' ha hecho una gran labor de ambientación y ha recuperado la Málaga de finales de los setenta a través de los decorados, pero también con los sentidos. Así, el sabor de aquella bebida tan malagueña -la empresa acabó siendo absorbida por una multinacional, que cerró su planta de envasado- regresa en el bar de González Cortés, donde se ha rescatado incluso un grifo para cañas. Allí también hay carteles de la Feria de Málaga, la pizarra con el menú del día -en pesetas, claro- o el letrero del 'coñac Osborne'.

Por su parte, el inquieto Babirusa viaja al pasado a lomos de su Mobylette, a la que hace sufrir cuando monta a su novia, la Gorda de la Cala (Berta de la Dehesa). Aunque el que lo pasa peor es el Abuelo del chico (al que encarna Lucio Romero), que duerme con su nieto y tiene que soportar las exhibiciones a lo Bruce Lee del joven, que tiene además empapelada la habitación con afiches de películas de artes marciales. En ese proceso de reconstrucción del pasado, los productores pidieron a SUR algunos ejemplares antiguos. Para ello, la rotativa volvió a tirar una decena de ejemplares del verano de 1978, que fueron utilizados en la película por el Abuelo. Un aficionado a leer diarios de días pasados.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos