Símbolos que sobreviven en Torremolinos

En 1988 el municipio se independizó de Málaga. A pesar del tiempo transcurrido, en varias calles aún quedan letreros con el escudo de la capital. El Ayuntamiento los sustituirá en los próximos meses

TEXTO Y FOTOS: EUGENIO CABEZAS MÁLAGA
VÍAS. Rotulación de algunas de las calles del municipio que aún mantienen el escudo de Málaga capital./
VÍAS. Rotulación de algunas de las calles del municipio que aún mantienen el escudo de Málaga capital.

EL 27 de septiembre de 1988, el municipio de Torremolinos conseguía su independencia de Málaga, tras nueve años de lucha reivindicativa liderada por la Junta Pro-Autonomía. Desde entonces, la localidad ha experimentado un crecimiento espectacular en todos los sentidos, convirtiéndose en uno de los núcleos turísticos principales de todo el litoral mediterráneo. De su pasado común con la capital existen testimonios documentales que se guardan en los distintos archivos del municipio. Pero, sin duda, un ejemplo curioso de aquel pasado común todavía sobrevive en las calles de algunas zonas de Torremolinos: los letreros de estas vías aún lucen el escudo de la capital malagueña.

Fuentes municipales explicaron ayer que el número de calles en las que se produce esta circunstancia es «muy reducido y no llega a supera la decena». Asimismo, confirmaron que el Consistorio sustituirá en breve -«en los próximos meses»- estas viejas señales por otras nuevas, en las que, como en el resto del municipio, lucirá el escudo de Torremolinos. «Son zonas de urbanizaciones, en las que hay diversas obras en marcha, por lo que cuando éstas concluyan se cambiarán también los letreros de las calles», añadieron.

En efecto, este periódico pudo constatar cómo en la urbanización conocida como El Pinar, en al menos media docena de calles aún hay señales con el escudo de Málaga, aunque en muchos casos, éste casi no se puede ver por lo desgastado que está. Así, en las calles El Paraíso, Camino del Pinar, Sierra de Montanchez, Alto del Pinar y Paseo Pequeño está impreso el símbolo de la capital, una circunstancia en la que, según los propios vecinos, algunos no habían reparado. «Alguna vez lo habíamos comentado, pero nunca le dimos importancia», comentaba ayer una residente en la calle Camino del Pinar.

De hecho, para esta vecina existen problemas «más graves» en la zona que sustituir las viejas señales. «No tenemos red de alumbrado ni de alcantarillado, y en muchas zonas no hay asfalto, por lo que cuando llueve casi no podemos salir de casa», se lamentó. Así, exigió que el Ayuntamiento mejore las condiciones de los vecinos de la urbanización El Pinar.

Por su parte, fuentes municipales explicaron que el arreglo de este tipo de zonas -«que son urbanizaciones privadas»- requiere que los vecinos «se pongan de acuerdo y paguen la mitad del coste». «El Ayuntamiento financia en estos casos el 50% de las obras de luz, alcantarillado y asfaltado», matizaron.

Fotos

Vídeos