El Clínico dará de comer a los familiares que cuidan todo el tiempo a los enfermos

La medida beneficiará a las personas que acompañan a pacientes frágiles y discapacitados que deben pasar hospitalizados una larga temporada

ÁNGEL ESCALERAMÁLAGA

Desayuno, almuerzo y cena gratis. Esto recibirán los familiares que están permanentemente junto a pacientes, frágiles y con una gran discapacidad, que permanecen hospitalizados una larga temporada en el Clínico Universitario. La medida, que se va a aplicar de inmediato, permitirá que estos cuidadores reciban los menús que sirve el hospital, lo que les supondrá un ahorro económico y facilitará no tener que despegarse del enfermo para comer.

«Se va a beneficiar a personas que están todo el día a pie de cama del paciente, al que cuidan en sus casas, labor que siguen haciendo cuando necesita ser ingresado en el hospital. Creemos que es justo y lógico que les demos la comida de forma gratuita», explica la directora de enfermería del Clínico Universitario, Inmaculada Martínez Losada.

Los requisitos para tener derecho a recibir los menús del hospital pasan por ser una persona que tiene el grado de gran cuidadora (que está permanentemente pendiente de su familiar al no poder valerse éste por sí mismo) y una valoración favorable de los trabajadores sociales.

La iniciativa partió del área de enfermería del hospital, de las enfermeras de enlace y de los servicio generales del Clínico.

Diariamente, se elaboran unos 600 menús en la cocina del hospital. Esta cifra se va a incrementar ligeramente (aún no se sabe cuál será el aumento) para poder servir la comida esos familiares.

Hasta ahora, de forma informal, a veces se entregan bandejas de comida a algunos de esos grandes cuidadores. En breve, se hará de forma reglada y oficial. Cada día, el servicio de cocina sabrá cuántos menús tiene que preparar para las personas que acompañan en todo momento a los enfermos.

Ahorro económico

Para Inmaculada Martínez, se han barajado varios factores para tomar la decisión de dar la comida de manera gratuita a esos familiares. «Creemos que les vamos a ahorrar un gasto en alimentación y les vamos a evitar tener que dejar al enfermo para ir a comer», precisa la directora de enfermería. Añade que hay personas que, por carecer de suficientes recursos económicos, les cuesta trabajo pagar la comida que deben tomar fuera de su casa, sobre todo si tienen que estar cuidando durante muchos días a un paciente hospitalizado.