Una memoria de la génesis poética

Las revistas literarias han sido el escaparate de los principales movimientos que se han sucedido en el mundo de las letras

ÁLVARO GALÁN
VANGUARDIA. Ramón Gómez de a Serna publicó sus manifiestos en las revistas. / SUR/
VANGUARDIA. Ramón Gómez de a Serna publicó sus manifiestos en las revistas. / SUR

UN siglo de revistas literarias, es una de las coletillas posibles para definir, a modo de epíteto homérico, en correcto aunque deslucido endecasílabo, el periodo que comienza a finales del siglo XIX, lo que acertadamente se reconoce como albores del siglo XX. En efecto, echando un simple vistazo en algunas, -desconozco si en todas, sospecho que no- hemerotecas universitarias, uno aprecia el ingente número de publicaciones que florecen, en primavera como en otoño, durante la llamada 'Edad de oro de las revistas literarias'. Y si se la conoce como dorada no es exclusivamente por su peso atómico, es decir, por lo copioso de su producción. De hecho, esta circunstancia es secundaria. Pero, aunque lo realmente principal es la excelencia de muchos de los que las han hecho, resulta imposible dar una lista representativa en tan pequeño espacio.

Hay casos paradigmáticos, como el de 'Litoral', que permanece en el consciente, que no cognoscente, colectivo, aunque no sean tantos los que saben que se edita en la actualidad. Antes que la malagueña, existieron otras míticas como 'Grecia' (1918-1927), que empieza siendo retaguardia del modernismo en español para convertirse después en estandarte de la estética ultra y, por tanto, en avanzadilla de entidad de las vanguardias. Obviamente, en esta segunda línea siguen también las dos 'Vltra' (Oviedo, 1919-1920, y Madrid, 1921-1922). Fundada, entre muchas otras, como 'Litoral', por Manuel Altolaguirre (y Concha Méndez), está la mágicamente titulada 'Caballo Verde para la Poesía' (entre fines de 1935 y principios de 1936), con la que se inicia el camino hacia la rehumanización del arte de la mano de su director, Pablo Neruda, que publicó en ella su manifiesto 'Poesía sin pureza'. Para ella escribieron muchos de los componentes de la Generación del 27.

Ligado, tal vez de manera inevitable, a la rehumanización, vendrá el compromiso político. Los dos bandos enfrentados por la guerra promueven sus propias revistas. Es el caso de 'El Mono Azul', hoja semanal de la sección española de la Alianza de Intelectuales Antifascistas, y, de la parte falangista, 'Vértice'. Ambas abarcan los tres años que duró el conflicto. Muchas revistas desaparecen en esos años, como la misma 'Caballo Verde' o la orteguiana 'Revista de Occidente' (1923 de julio de 1936) y 'Cruz y Raya' (1933 de junio de 1936).

Las revistas, las más de las veces, tienen un carácter programático, incluyendo manifiestos, como la precoz 'Prometeo', en la que Ramón Gómez de la Serna incluye una adaptación a la española del 'Manifiesto futurista' de Marinetti. Muchos son los ismos que desde ellas lanzan sus proclamas. Un experimento interesante fue el llevado a cabo por Juan Ramón Jiménez, en alguna de cuyas revistas se publicaban textos sin firma, con lo que se pretendía desligar lo biográfico de lo poético, algo que en ocasiones resulta muy difícil.

El vértigo de la creación

La literatura española del siglo XX no se entiende sin estos y otros muchos títulos. Las revistas nos permiten acercarnos a los hitos históricos de la gestación de movimientos literarios imprescindibles. Al margen de hieráticas antologías, más o menos representativas, nos muestran, en el vértigo de estos tiempos, el arte en el momento mismo de su creación, el verbo haciéndose carne, la carne haciéndose verbo.

No han faltado críticas ante la proliferación de publicaciones. Luis Cernuda, con su acritud esencial, dijo a propósito de esto: «Acaso a quien ayuda la existencia de tantas revistas es a los polizones literarios», pero no hay que olvidar que la poesía del autor de 'La Realidad y el Deseo' fue rescatada del destierro para el lector español por revistas como la cordobesa 'Cántico', que lleva el nombre del grupo que la creó, en el intento de hacerse un hueco en el panorama cultural de mediados de siglo. En definitiva, cuando Guillermo de Torre afirma «En el principio fue la Revista», tiene su razón.

Fotos

Vídeos